Diplomacia económica

España se alía con Alemania para presionar a Francia y desatascar el MidCat

Bolaños insiste en una visita a París en completar el gasoducto entre Catalunya y el país vecino para reducir la compra a Rusia

La Moncloa ve clave el proyecto para el futuro porque también podrá llevar hidrógeno verde al resto de la Unión Europea

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el canciller alemán, Olaf Scholz, atienden a la prensa, el 18 de marzo en Berlín.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y el canciller alemán, Olaf Scholz, atienden a la prensa, el 18 de marzo en Berlín. / Efe

3
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El chantaje de Rusia con el gas ha obligado a los socios de la Unión Europea a repensar el mapa energético para dejar de ser dependientes del Kremlin y está favoreciendo algunas alianzas diplomáticas que pueden beneficiar económicamente a España a largo plazo.

Alemania, que durante décadas se había apoyado en el gas barato ruso para desarrollar su economía, se ha convertido en diana de las coacciones de Vladimir Putin, que ha llegado a cortar algunos días el suministro a través del gasoducto Nord Stream 1, que une Rusia con la costa alemana. La urgencia de Berlín por buscar alternativas ha llevado a su canciller, Olaf Scholz, a apoyar que se retome la construcción del MidCat, entre Catalunya y Francia, para que la Península ibérica pueda exportar gas al resto de Europa. Ese ducto también podría conducir a medio plazo hidrógeno verde, una energía limpia, producida a partir de agua, que será clave para luchar contra el cambio climático. Pedro Sánchez ha defendido en varias ocasiones que España tiene todos los requisitos para convertirse en una "potencia mundial" en esa energía.

El presidente español y el canciller se reunirán el martes en el castillo alemán de Meseberg

Abandonado en 2019

El jefe del Ejecutivo ha encontrado en Scholz, socialdemócrata como él, al mejor aliado para presionar al Gobierno francés y rematar el Midcat, del que hay enterrada solo una parte de la tubería (hasta Hostalric). Faltarían unos 200 kilómetros hasta la frontera que, según la vicepresidenta de Transición Ecológica, Teresa Ribera, se podrían construir en "ocho o nueve meses".

El chantaje de Putin ha llevado al Gobierno español a cambiar de posición, ya que en 2019 tanto Madrid como París consideraron que el proyecto salía demasiado caro y lo abandonaron de forma consensuada. Francia, en cambio, sigue reacia, porque cree que no solucionaría la crisis actual. Sánchez y Scholz abordarán este asunto el próximo martes en la visita que el presidente español hará al castillo de Meseberg, a 70 kilómetros de Berlín, un lugar que el Gobierno alemán destina a alojar a destacados dirigentes internacionales.

¿Quién paga?

Ambos dirigentes quieren presionar a Emmanuel Macron, pero también a Bruselas: ambos coinciden en que el proyecto debería ser pagado por todos los europeos. Sánchez considera que España, que cuenta con una deseada red de seis plantas que regasifican el gas natural licuado que llega por barco, ya paga esas instalaciones y deben ser los socios europeos, que se van a beneficiar, los que sufraguen el conducto.

Ribera defiende la opción francesa antes que la italiana: "Lo sencillo es ir a lo más fácil, a lo que pueda estar operativo para el otoño-invierno del 2023-2024"

El miércoles, el jefe del Ejecutivo mandó un recado a Macron para animarle a decidirse. Si no quiere el MidCat, que lo diga claramente, y España promoverá otro gasoducto, en este caso submarino entre Barcelona y Livorno (Italia), para exportar gas y también hidrógeno verde. El Gobierno italiano está a favor. La vicepresidenta Ribera, en todo caso, admite que prefiere la opción francesa. "Se trata de una obra de ingeniería más complicada [la italiana]. Lo sencillo, lo limpio, en un país que se dice europeísta, en un momento extremadamente crítico para Europa, es ir a lo más fácil, a lo que pueda estar operativo para el otoño-invierno del 2023-2024 y que es esa conexión del corredor ibérico del hidrógeno, que en primera instancia podría trasladar gas natural a través de los Pirineos duplicando la capacidad actual", explicó Ribera en una entrevista en Antena 3.

Noticias relacionadas

El Gobierno insistió en el mensaje este jueves de nuevo y desde París. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, viajó a la capital francesa, para participar en un acto de recuerdo por el 78º aniversario de la liberación de la capital gala de los nazis, y pidió tomar una decisión entre todos los socios cuanto antes.

Bolaños insistió en que el ducto también podría llevar hidrógeno verde, ya que algunas fuentes del Gobierno francés subrayan que una instalación así es una pérdida de tiempo porque el gas es una energía a eliminar. "Es un proyecto estratégico para España, para Alemania, para Francia, y en general para la UE", subrayó.