Reunión por la mañana

El Gobierno se mueve tras las críticas al plan de ahorro y cita el martes a las autonomías para aclarar sus dudas

  • Ribera convoca a las comunidades la víspera de que el decreto comience a aplicarse para rebajar la tensión y resolver las cuestiones pendientes

  • Por parte del Ejecutivo central acudirá a la reunión el director del IDAE, Joan Groizard, dado que se trata de una reunión de carácter técnico

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, junto a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el titular de la Presidencia, Félix Bolaños, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado 1 de agosto de 2022, en la Moncloa.

La vicepresidenta tercera, Teresa Ribera, junto a la portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, y el titular de la Presidencia, Félix Bolaños, en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros del pasado 1 de agosto de 2022, en la Moncloa. / EFE / MARISCAL

5
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno intenta apagar el fuego de los últimos días a cuenta del plan de ahorro y eficiencia energética. La vicepresidenta tercera y ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, envió este viernes una carta a las comunidades autónomas para convocarles a una reunión la mañana de este próximo martes, 9 de agosto, para aclararles dudas sobre la aplicación del real decreto ley que entrará en vigor un día más tarde, el miércoles 10.

La convocatoria, adelantada por 'El Español' y que confirmaron a este diario fuentes del departamento que lidera Ribera, es de carácter técnico, y de hecho la dirigirá, por parte del Gobierno, el director general del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE), Joan Groizard, que es el organismo que pilota estas políticas.

Lo que está convocado para el martes por la mañana, de hecho, es la Comisión Consultiva de Directores Generales, y con esta reunión Transición pretende resolver todas las dudas que han ido surgiendo en los últimos días, especialmente las relativas a la seguridad y la salud laboral. Fuentes del ministerio señalaron que no se trata de ningún "formato excepcional", ya que la Comisión Consultiva se celebra "habitualmente" y en cada momento se tratan "las cuestiones que sean necesarias", desde la gestión de fondos europeos, la normativa autoconsumo o ahora esta norma.

La Comisión Consultiva de Directores Generales no es un "formato excepcional", dicen en el ministerio: se celebra "habitualmente" y en cada momento se tratan "las cuestiones que sean necesarias"

Desde que el Consejo de Ministros aprobó el pasado lunes el decreto ley no han dejado de sucederse las preguntas pero también las críticas por parte de algunas autonomías —especialmente del PP, aunque también al comienzo del PNV, que luego reculó— y de algunos sectores respecto al plan de ahorro energético. La comunidad más rebelde, la que prácticamente ha llamado a la insumisión, es Madrid. Pero las preguntas sobre la letra pequeña hicieron incluso que la propia Ribera precisara este viernes en Onda Cero que bares y comercios podrán poner el aire acondicionado en "el entorno de los 25 grados", siguiendo la legislación laboral, que también recoge el decreto.

La vicepresidenta insistía en que las medidas contenidas en el texto se aplicarán con "flexibilidad" y puso ejemplos como los de discotecas, cocinas o gimnasios, que requieren de una temperatura distinta a la de una librería. "No se puede pedir a trabajadores que están en condiciones de ejercicio físico importante que no tengan las condiciones que el derecho laboral garantiza con respecto a los máximos y mínimos de temperatura", aseguró Ribera.

Trabajos ligeros y sedentarios

El artículo 29 del decreto recoge esa "flexibilidad" de la que hablaba este viernes la vicepresidenta: "Los umbrales de temperatura indicados anteriormente [no superior a 19 ºC en los recintos calefactados y no inferior a 27 ºC en aquellos que estén refrigerados, siempre que la humedad relativa se sitúe entre el 30% y el 70%] deberán ajustarse, en su caso, para cumplir con lo previsto en el real decreto 486/1997, de 14 de abril, por el que se establecen las disposiciones mínimas de seguridad y salud en los lugares de trabajo". El real decreto de 1997 es el que especifica que la temperatura, para los llamados trabajos ligeros (los que implican una movilidad y esfuerzo físicos del trabajador), deberá estar entre 14 ºC y 25 ºC, y que en los trabajos sedentarios oscile entre los 17 ºC y los 27 ºC.

Ribera recalca que el decreto se aplicará con flexibilidad, por lo que bares y comercio podrán tener la temperatura en torno a 25 ºC

Además, el decreto ley subraya que "no tendrán que cumplir dichas limitaciones de temperatura aquellos recintos que justifiquen la necesidad de mantener condiciones ambientales especiales o dispongan de una normativa específica que así lo establezca. En este caso debe existir una separación física entre el recinto con los locales contiguos que vengan obligados a mantener las condiciones indicadas anteriormente".

Estas excepciones explican que el umbral de temperatura no se aplique, por tanto, en cocinas, gimnasios , peluquerías... o en aquellos lugares en los que tenga que preservarse la cadena de frío.

El Ejecutivo defiende que sí hubo "diálogo previo" con las CCAA

Ribera subrayó que la ley "está para cumplirse" y representa un "esfuerzo razonable y con respeto a las condiciones laborales que, en todo caso, se deben tener presentes". Subrayó que el Gobierno, como ha venido informando este diario, no realizará modificaciones. Este es un "primer paquete" de medidas, recordó, y se persigue "el mínimo impacto en la actividad productiva".

Para la vicepresidenta, se "cambiado el foco deliberadamente" del debate, subrayando cómo incumplir la normativa y evitar una sanción, y no tanto pensando en el ahorro

Noticias relacionadas

La vicepresidenta aseguró que sí ha habido "diálogo previo" con las comunidades autónomas antes de la aprobación del plan de ahorro, pese a que distintos gobiernos (del PP, pero también el PNV) se han quejado de la imposición unilateral de las medidas. En Catalunya Ràdio afirmó que el jueves pasado se celebraron las conferencias sectoriales de energía y medio ambiente, en la que se trasladó el impulso del paquete de "medidas inmediatas" y la articulación de un plan de contingencia para septiembre, y para el que pidió a las CCAA que presenten propuestas.

"Tuvimos una conversación enormemente constructiva, positiva, había un consenso muy alto sobre la necesidad de adoptar medidas que tuvieran el menor impacto posible en el tejido productivo", indicó, informa Europa Press, aunque se mostró predispuesta a abrir todas las vías de diálogo, como finalmente ha hecho. A su juicio, se ha "cambiado el foco deliberadamente", poniendo el acento en cómo incumplir la normativa y evitar una sanción y no pensando en el objetivo del ahorro, que es el que inspira el plan y lo que pide Europa. Ribera lo decía, claro, por Madrid.