Rifirrafe por el ahorro energético

El Gobierno trata de acorralar a Feijóo por no embridar a sus barones

  • Los socialistas señalan a Ayuso pero sobre todo elevan el tiro hacia el líder del PP y le reclaman que "ponga orden en sus filas" y no se sitúe "de perfil"

  • El Ejecutivo vasco también se queja por la falta de consenso con las autonomías, y el Gobierno responde que sí habló con los grupos y con los territorios

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a su llegada a la clausura del XVII Congreso del PP de Madrid, el pasado 21 de mayo de 2022, en Ifema.

El presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo, y la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, a su llegada a la clausura del XVII Congreso del PP de Madrid, el pasado 21 de mayo de 2022, en Ifema. / EUROPA PRESS / JESÚS HELLÍN

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

En el primer minuto alzó la mano para protestar contra el real decreto ley de ahorro energético, para rebelarse, Isabel Díaz Ayuso, pero prácticamente al segundo siguiente en el Gobierno y en el PSOE ya miraban a Alberto Núñez Feijóo. Interpelaban al líder del PP, para que dijera si avalaba o no el amago de insumisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid. No podía "ponerse de perfil", subrayaban. Y es que esa es la estrategia de los socialistas, "morder" a Feijóo y a su partido para frenar la ola alcista que dibujan todas las encuestas, incluida la última del CIS. En paralelo, claro, el Ejecutivo defiende con uñas y dientes su paquete de medidas de eficiencia energética, sostiene que se aplicará con "proporcionalidad", que hay "excepciones" que ya contempla el texto y que sí se consultó previamente con los portavoces parlamentarios y con las comunidades a través de la conferencia sectorial.

Ferraz y la Moncloa han probado distintas maniobras para intentar erosionar a Ayuso. Desde el cuerpo a cuerpo de Pedro Sánchez con ella, que se desechó porque la victimizaba hasta la estrategia actual: señalarla —de manera implícita el propio jefe del Ejecutivo— pero sobre todo elevar el tiro hacia Feijóo. Rotundo fue este miércoles el nuevo portavoz socialista en el Congreso, Patxi López. Desde Bilbao pidió al líder del PP que "ponga orden en sus filas" y "haga entender" a los dirigentes de su partido que "las leyes, en democracia, se cumplen". "Un decreto ley se cumple. Si no, tienen que actuar los tribunales", advirtió.

Patxi López pide a Feijóo que "haga entender" a los dirigentes de su partido que "las leyes, en democracia, se cumplen" y no les dé "impunidad para delinquir"

Ayuso se lanzó el mismo lunes por la noche, apenas concluida la rueda de prensa del Consejo de Ministros que aprobó el decreto ley de ahorro energético, a gritar su insumisión: "Madrid no se apaga". Un remedo del "Madrid no se cierra" que proclamó en plena pandemia y que le rindió sobradamente en las elecciones autonómicas de mayo de 2021. Pero a las pocas horas su vicepresidente regional y portavoz, Enrique Ossorio, reculó y aseguró que el Ejecutivo regional cumpliría, aunque se reservaba la carta de acudir al Tribunal Constitucional.

Ningún barón popular llegó tan lejos como esas primeras palabras de Ayuso —un recurso "no exime del cumplimiento" de las leyes, dijo el consejero de Presidencia andaluz, Antonio Sanz—, pero Génova salió en su respaldo al remarcar que los responsables autonómicos tenían "libertad para decidir" si aplican o no las obligaciones contenidas en el decreto.

Con el paso de las horas, el discurso del PP se fue ajustando. La Comunidad de Madrid enfrió su beligerancia (tiene la "mala costumbre" de cumplir las leyes y si hay que hacerlo "en esos extremos", lo hará, dijo este miércoles Ossorio) y aumentaron las críticas al Gobierno sobre todo por no haber consensuado las medidas antes con las autonomías. "Precipitación, improvisación y falta de diálogo", censuró el andaluz Antonio Sanz. Crítica dura que también compartió el PNV, socio de Sánchez, a través del Ejecutivo vasco.

"Efectismo" o "eficacia"

El PP estaba dando, aseveró Patxi López, "impunidad para delinquir" a sus barones. Incumplir las medidas impuestas por el Ejecutivo significa "situarse en contra de la Unión Europea" y mostrar una "absoluta insolidaridad con los socios europeos y con España y los españoles", denunció. El exlendakari estaba desarrollando la idea que habían ido desplegando fuentes de la Moncloa desde el mismo martes: "¿El modelo de Feijóo es convertir España en un país provinciano y egoísta aliado con Vladímir Putin? ¿O va a ir en la misma dirección que la UE? Tiene que elegir: o egoísmo y Putin, o solidaridad y Unión Europea".

El Ejecutivo vasco reclama más "flexibilidad" en las medidas y "escuchar" a los diferentes colectivos. En el PSE reconocen que no ayuda el enfriamiento con el Gobierno

El portavoz socialista estaba, por tanto, apelando directamente a Feijóo. Aunque también repartió mandobles al PNV, los que, como reconocían desde Ferraz, no puede dar el PSE, al ser socio de Iñigo Urkullu en el Gobierno vasco: el decreto no busca el "efectismo" —palabra empleada por la consejera de Desarrollo Económico, Arantxa Tapia—, sino la "eficacia", que los "esfuerzos" que se plantean eviten "males mayores". "¿La señora Tapia qué prefiere, que no hagamos nada y cerremos empresas vascas? ¿La ocurrencia es menor si la decide el Gobierno vasco? ¿Nos situamos a favor o en contra de Europa? Vamos a ver si nos arremangamos todos, lo demás solo es ruido", arremetió.

Tapia, no obstante, también bajó el pistón. Este miércoles, la consejera subrayaba que el Ejecutivo de Vitoria está "plenamente de acuerdo" y "alineado" con la UE en la necesidad de reducir el consumo de energía, pero pidió más "flexibilidad" en la aplicación de las medidas y "escuchar" a los diferentes colectivos. Y sostuvo que las multas "no son el camino". Fuentes del PSE admitían que en la respuesta del PNV influye el mayor distanciamiento con el Gobierno de Sánchez —"eso no ayuda para nada"—, pero que al final los nacionalistas "cumplirán, aunque con los pies a rastras".

Otros ministros vinieron a apuntalar la tesis sostenida de manera coordinada por Ferraz y la Moncloa. "Sigue habiendo problemas de liderazgo en el PP", concluyó la titular de Justicia, Pilar Llop, en una entrevista en TVE, apuntando de nuevo a Feijóo. Los madrileños "van a ir muy por delante en solidaridad, como lo han hecho siempre", de su presidenta regional, reprobó la responsable de Defensa, Margarita Robles, en declaraciones a los medios tras visitar la Embajada de Ucrania en la capital.

"Proporcionalidad"

Diana Morant, ministra de Ciencia, replicó a Ayuso que lo triste no es apagar las luces de los escaparates para ahorrar energía, como obliga el decreto, sino la guerra en el este de Europa, informa EFE. Pero tan interiorizado está el ataque a Feijóo que hasta le combatió directamente la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones, al inquirirle si está con la reducción de consumo energético del 7% que reclama Europa o con la "insurgencia" de la presidenta madrileña.

Por ahora, el Gobierno no habla de cambios en el decreto. Subrayan que Ribera "se dejó la piel" en Bruselas y que hay que comenzar a ser solidarios desde ya con Europa

Desde el Ejecutivo, rechazan las críticas de varias autonomías. Respecto a la falta de diálogo, fuentes de la Vicepresidencia Tercera subrayan que su titular, Teresa Ribera, se reunió "dos veces" con los portavoces parlamentarios, y también el ministerio trasladó en la conferencia sectorial con las comunidades "la situación con Europa" y se les demandó que "aportaran ideas".

El decreto ley de ahorro energético se someterá a convalidación del Congreso, presumiblemente, a finales de mes. ¿Aceptará el Gobierno tramitarlo como proyecto de ley para que los grupos puedan introducir enmiendas? Por ahora, el Gobierno no es partidario: el Ministerio de Transición Ecológica subraya que Ribera "se ha dejado la piel" para que Bruselas accediera a que España tuviera que rebajar su factura energética solo un 7%, en vez de un 15%, y "de todo ello informó a los partidos antes y después". "Todo tiene que quedar implementado tan pronto como sea posible para poder ayudar a los países que peor lo van a pasar", por su dependencia del gas ruso. "¿Nos vamos a quedar los últimos en solidaridad?", se preguntan. Ribera ya dijo el lunes que este era un "primer" paquete de iniciativas, y que en septiembre se presentará el plan de contingencia que exige Bruselas a todos los socios de la UE, y en él habrá medidas que quizá requieran de un nuevo decreto ley y otras que no.

Noticias relacionadas

Además, en el Ejecutivo sostienen que ya el decreto recoge que las medidas se adaptarán a las circunstancias y que las sanciones, en su caso, se aplicarán con "proporcionalidad", y con "respeto" a la legislación laboral. Es decir, que se es consciente de que hay establecimientos donde "no se puede estar a 27 ºC en verano y 19 ºC en invierno por diversos motivos", pero que esas excepciones están contenidas en el texto.

En el Gobierno añadían este miércoles que junto con el paquete de medidas de ahorro también se ha puesto en marcha una nueva línea de ayudas de 100 millones de euros al sector servicios para "acompañar a las empresas en su esfuerzo por incrementar el ahorro y la eficiencia energética". Se trata de subvenciones, recalcan, para reducir un 10% la factura, que estarán vigentes hasta diciembre de 2024 y que serán coordinadas por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro de Energía (IDAE) y las concederán las comunidades. Y recordaban que desde 2010 la ley obliga a contar con sistemas de automatización para mantener "cerradas las puertas de los establecimientos".