Familia real

Juan Carlos I no tiene planes para volver a España en agosto

El rey emérito ha asumido que la visita de mayo perjudicó a su propia figura y a Felipe VI

El Monarca recibirá a Sánchez en el Palacio de la Almudaina y no en Marivent, su casa en Palma

El rey emérito Juan Carlos I a bordo del Bribón en su última visita a Sanxenxo (Galicia).

El rey emérito Juan Carlos I a bordo del Bribón en su última visita a Sanxenxo (Galicia). / Epi_rc_es

3
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Juan Carlos I ha admitido a algunos amigos que, tras su viaje de mayo a España y el revuelo político y social que se montó, no tiene ganas de organizar otra visita a su país. Al menos por ahora. Les ha reconocido que fue perjudicial para su propia imagen y la de su hijo, Felipe VI. Según fuentes del entorno del rey emérito, pasará el mes de agosto en Emiratos Árabes Unidos principalmente, donde seguirá recibiendo a sus amistades y familiares, y realizará algunos desplazamientos al extranjero. En Abu Dabi, las temperaturas rondan los 40 grados y, con una humedad que en ocasiones supera el 70%, es "imposible estar fuera de casa sin aire acondicionado", apuntan los que le han ido a ver en verano.

El miércoles hará dos años que se supo que Juan Carlos I había dejado España tras la publicación de varias informaciones sobre su fortuna oculta. Su salida fue fruto de una negociación triangular con Felipe VI y el Gobierno central. La noticia la dio la Casa del Rey, que hizo pública una carta del padre a su hijo, Felipe VI, en la que le decía que se iba para que pudiera ejercer sus funciones como jefe de Estado con "tranquilidad" y "sosiego".

La temperatura y la humedad de Abu Dabi en verano hacen "imposible estar fuera de casa", cuentan los que le han visitado

El viaje que realizó en mayo a Sanxenxo (Galicia) y Madrid, sin embargo, se convirtió en un 'show' mediático que turbó a la Zarzuela. La Moncloa, por su parte, dejó patente su malestar y varios ministros insistieron en el mensaje enviado meses atrás por el propio Pedro Sánchez, y le reclamaron "explicaciones" por los escándalos sobre sus finanzas. "¿Explicaciones de qué?", respondió el emérito entre risas cuando una periodista le lanzó la pregunta en el municipio pontevedrés. La imagen no podía ser más incómoda para Felipe VI.

La segunda visita tardará en llegar. El alcalde de Sanxenxo, Telmo Martín, aseguró que sería a mediados de junio, para otra regata, pero la anuló. Ahora, según las fuentes consultadas, no hay plan de vuelta a la vista.

La fiscalía cerró las diligencias, pero sigue abierta la investigación de la Agencia Tributaria que debe determinar si las dos regularizaciones que el emérito hizo para ponerse al día con Hacienda son completas y veraces. A principios de junio, pocos días después de su primera visita a España, 'El Mundo' publicó que los inspectores seguían pidiendo información sobre gastos de Juan Carlos I a su abogado, Javier Sánchez-Junco. En concreto sobre el "origen de los fondos con los que se sufragaron los vuelos y el resto de gastos derivados" de las cacerías a las que fue invitado entre 2014 y 2018, una vez que ya había dejado el trono y no disfrutaba de la inviolabilidad que le da la Constitución al jefe del Estado.

Noticias relacionadas

Esos requerimientos tenían inquieto a Sánchez-Junco desde el pasado otoño, cuando aconsejó a su cliente que no volviera hasta que Hacienda también clausurara su investigación. Pero no le hizo caso. Quiso volver y entonces le recomendó que las visitas fueran cortas para evitar que Hacienda lo pudiera citar en persona para pedirle información.

Vacaciones en Mallorca

Felipe y Letizia empezaron el viernes sus vacaciones en Mallorca, donde compaginan el ocio con la actividad institucional. El martes, el Rey mantendrá una reunión de trabajo con Sánchez en el Palacio de la Almudaina. Normalmente el tradicional despacho de verano con el presidente del Gobierno se realiza en Marivent, la residencia del Rey en Palma. El cambio se debe, según la Zarzuela, a que es previsible que Álvaro García Ortiz deba prestar ante Felipe VI juramento o promesa de su nuevo cargo como fiscal general y la Almudaina permite organizar mejor la "ceremonia institucional".