Reordenación interna

Sánchez ultima el diseño de su nuevo equipo en el PSOE y baraja potenciar a Pilar Alegría y Patxi López

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, en una entrevista con EL PERIÓDICO, el pasado 4 de noviembre de 2021 en Madrid.

La ministra de Educación y Formación Profesional, Pilar Alegría, en una entrevista con EL PERIÓDICO, el pasado 4 de noviembre de 2021 en Madrid. / JOSÉ LUIS ROCA

8
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El nerviosismo y la expectación se han apoderado del PSOE. Todo el mundo mira hacia la Moncloa, hacia Pedro Sánchez. Hacia dónde hará inclinar la balanza, cómo pretende pertrecharse mejor de cara a las elecciones municipales y autonómicas de mayo y las generales —si no hay anticipo— de finales de año. Quedan apenas dos días, hasta el 23 de julio, para que se celebre el comité federal, el máximo órgano de poder, y el presidente no ha desvelado aún la nueva alineación, pero lo que sí que ya está claro, porque así lo dejó por escrito en la convocatoria del comité, lanzada a los correos de los dirigentes este miércoles, es que ordenará una remodelación amplia de su ejecutiva y que los cambios alcanzarán a los grupos parlamentarios. Las dos figuras que, "con seguridad", serán proyectadas, según indican fuentes de Ferraz, son la ministra de Educación, Pilar Alegría, y el exlendakari Patxi López. Ambos ya formaban parte de la actual cúpula, pero ambos ganarán peso y visibilidad.

Documento

Convocatoria del comité federal del PSOE (20 de julio de 2022)

Convocatoria del comité federal del PSOE

La dimisión de la asturiana Adriana Lastra como vicesecretaria general, precipitada el pasado lunes, ha urgido a Sánchez a acometer unos ajustes que llevaba tiempo barruntando. Su salida, de hecho, le ha brindado la oportunidad de hacer una reestructuración en profundidad de su núcleo duro en el PSOE apenas nueve meses después del 40º Congreso Federal, celebrado en València el pasado octubre. Ahora, en línea con lo que han demandado dirigentes y territorios, quiere rodearse de pesos pesados para afrontar el último tramo de la legislatura (con las encuestas en contra y el PP por delante), poner en tensión al partido, salir al combate del PP y poner en valor la acción del Ejecutivo. Y, de paso, atajar las disfunciones que padecía la cúpula por la tensión evidente entre Lastra y el secretario de Organización, Santos Cerdán. Pero, en el fondo, Sánchez se enmienda a sí mismo, reconoce que falló hace menos de un año en el llamado congreso de la unidad. El ‘shock’ de realidad le llegó a través del fiasco absoluto de las elecciones andaluzas del 19-J.

Alegría podría convertirse en la nueva mujer fuerte de la dirección del PSOE, como vicesecretaria, para algunos, o como secretaria de Organización o tal vez portavoz

Pilar Alegría (La Zaida, Zaragoza, 1977) tiene todas las papeletas para ascender en el escalafón socialista. Forma parte de la actual ejecutiva, aunque solo como vocal. Ahora podría convertirse, según distintas fuentes, en vicesecretaria general —cubriendo la vacante de Lastra—, o bien en responsable de Organización —el cargo de mayor rango orgánico, porque de él depende la interlocución con los territorios—, puesto al que podría sumar el de portavoz, en sustitución del jiennense Felipe Sicilia, hombre muy cercano a la diputada asturiana y muy cuestionado internamente.

Es decir, en esta segunda hipótesis, ella podría ser jefa del aparato socialista, ministra y portavoz de la dirección o bien quedarse con estos dos últimos cargos. Alegría atesora una larga trayectoria orgánica e institucional: ya integró los equipos de Organización cuando lideraban la cartera Leire Pajín y Marcelino Iglesias, y después fue responsable de Organización del PSOE aragonés (2014-2017), ha sido diputada nacional (2008-2015), consejera y parlamentaria autonómica (2015-2019), cabeza de lista al Ayuntamiento de Zaragoza (2019), delegada del Gobierno en la comunidad (2020-2021) y titular de Educación desde hace un año. En el partido valoran su "mayor poso" político y su capacidad de ataque al PP.

Patxi López podría encargarse de la portavocía en el Congreso, en sustitución de Héctor Gómez, aunque hay quienes le ven como portavoz, pero del partido, o al lado del jefe

En caso de que Alegría fuese lanzada dentro del PSOE a un cargo muy relevante, se abriría la duda de una crisis de gobierno, opción a la que el jefe del Ejecutivo parecía más reticente. En el entorno de la ministra y en Ferraz descartan que ella vaya a cultivar carrera autonómica, porque quiere volcarse en su proyección nacional. Es decir, que no competirá contra el presidente regional, Javier Lambán, muy alejado del líder, para ser la candidata en Aragón en 2023.

Patxi López (Portugalete, 1959), diputado por Bizkaia desde 2016, podría convertirse en el nuevo portavoz de su grupo en la Cámara baja, en sustitución del canario Héctor Gómez. Pero hay quienes le ven como portavoz en Ferraz o incluso como vicesecretario general. López ya formó parte de la primerísima dirección de Sánchez, en 2014, como responsable de Acción Política y Ciudadanía. Luego, compitió contra él y contra Susana Díaz en las primarias de 2017, y quedó tercero, pero él fue la única cuota de integración que se permitió el hoy presidente en aquella ejecutiva salida de una terrible guerra interna.

Le hizo secretario de Política Federal pero, en el pasado 40º Congreso, en octubre, le rebajó galones y le nombró responsable de Memoria Democrática y Laicidad. Sánchez nunca le incluyó en su círculo de poder, pero ahora lo quiere más cerca, para aprovechar su autoridad interna y su talante, además de su trayectoria política como histórico militante del PSE y como el lendakari que condujo a ETA a su final. Es una cara reconocible del partido, y eso es lo que también busca el líder: referentes políticos.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, se dirige al escaño del exlendakari Patxi López, ante la mirada de Santos Cerdán, secretario de Organización, durante la segunda jornada del debate sobre el estado de la nación, el pasado 13 de julio de 2022, en el Congreso.

/ DAVID CASTRO

Modo electoral

¿Qué ocurrirá con el actual número tres, con el navarro Santos Cerdán? Sánchez no lo ha confirmado públicamente. En la sede federal hay quienes creen que debería dimitir, "por dignidad", que si no lo hace el líder forzará su caída. Pero quienes le conocen bien indican que está "tranquilo", que se siente "respaldado", y subrayan que si el presidente le pidiera dar un paso atrás, "jamás se enrocaría y renunciaría a su puesto de inmediato". Él mismo así lo asegura tajantemente en declaraciones este miércoles a ‘Diario de Navarra’. Por ahora, sigue al habla con el jefe para preparar el comité federal del sábado. En los territorios, destacan la buena interlocución con él en los últimos años.

Cerdán, jefe del aparato, dimitiría si Sánchez se lo pidiera, “no se enrocaría”, aseguran quienes le conocen bien. Y él mismo lo afirma. Por ahora, el dirigente navarro sigue en el cargo

"Pero Santos", conviene un dirigente regional, "no es un secretario de Organización como pudieron ser Txiki Benegas o Pepe Blanco, que tenían estrategia, peso propio y discurso". En contra de Cerdán opera, señalan algunas fuentes, que Sánchez no quiere que se extienda la lectura de vencedores y vencidos. Es decir, que podría rechazar que se impusiera el relato de que el número tres ha ganado a la dos. Y según esta óptica, y también teniendo en cuenta que la remodelación será amplia y profunda, cabría la opción de que Cerdán fuera sacrificado.

Sánchez guarda con sigilo sus cartas. Está conversando estos días con algunos barones, aprovechando que está visitando sus territorios para atender la emergencia de los incendios o inauguraciones de obras. Varios de los que han sido contactados por el presidente aseguran a este diario que él no les ha contado sus planes, pero ellos les han expresado su “confianza” en que reorganice el partido según su voluntad.

Pierde fuerza un comité electoral que haga de ‘ejecutiva bis’ y ‘a priori’ Hernando no saldría de la Moncloa para aterrizar en Ferraz

Según indican fuentes del partido, no está previsto que haya una reducción de la ejecutiva. Pierde fuerza asimismo la opción de que se cree ya mismo un comité electoral, a modo de ‘ejecutiva bis’. Esa alternativa habría sido razonable, siguen varios consultados, si Lastra no hubiera dimitido, para vaciar de poder la cúpula, pero al marcharse ella y convocarse el comité federal el líder puede proceder a los ajustes orgánicos sin problemas.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez (4i); la ministra de Transportes, Raquel Sánchez (3i), y el 'president' de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig (4d), durante la inauguración del acondicionamiento de la carretera N-232 a su paso por el Puerto del Querol, en Morella, Castellón, este 20 de julio de 2022.

/ EUROPA PRESS / CARME RIPOLLÉS

Noticias relacionadas

También se aleja la posibilidad de que Antonio Hernando, director adjunto de Gabinete de Sánchez, desembarque en Ferraz. El presidente, y aquí coinciden todos, también se guardará alguna sorpresa, como suele hacer. Como ocurrió el año pasó cuando rehízo su Ejecutivo y cambió el corazón del poder. Las vacantes en la dirección se tendrán que producir forzando dimisiones, porque no están previstos los ceses en los estatutos, ya que la ejecutiva en el PSOE es elegida por el congreso federal.

Lo que también aprobará el comité es el calendario de las primarias autonómicas y municipales. No de las generales. Ferraz preveía lanzar la planificación en un comité federal previsto para septiembre, pero al caer Lastra, todo se ha acelerado. El mensaje, de cualquier modo, es unívoco: todo el PSOE debe ponerse ya en modo electoral.