Cara a cara de 45 minutos en la Cámara baja

Gobierno y PP se reúnen y no logran desatascar la renovación del CGPJ

  • Bolaños y Pons se citan sin éxito en el Congreso: Génova exige que se retire la reforma exprés para poder nombrar a los jueces del TC y el Ejecutivo se niega

  • Para la Moncloa, "no es admisible ninguna excusa más para acometer la renovación del CGPJ" ya. El cumplimiento de la Carta Magna "no se negocia"

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, este 11 de julio de 2022, a su llegada a la sala de prensa de la Moncloa tras la reunión del Consejo de Ministros.

La portavoz del Gobierno, Isabel Rodríguez, este 11 de julio de 2022, a su llegada a la sala de prensa de la Moncloa tras la reunión del Consejo de Ministros. / EUROPA PRESS / EDUARDO PARRA

8
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, y el vicesecretario de Institucional del PP, Esteban González Pons, se reunieron esta tarde de lunes en el Congreso de los Diputados para abordar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el plan para regenerar la Justicia que había presentado el partido conservador por la mañana. Según fuentes del PP, el encuentro terminó "sin acuerdo alguno", y según la Moncloa, se debió a la "misma voluntad de bloqueo" de la dirección de Alberto Núñez Feijóo. Los populares exigieron al PSOE que retire su decisión de aprobar este jueves la reforma de la Ley Orgánica del Poder Judicial para devolver competencias al CGPJ y poder nombrar a los miembros del Constitucional que tienen el mandato caducado. Bolaños, como ya avanzó horas antes la ministra portavoz, Isabel Rodríguez, se niega a hacerlo. No lo ve un ofrecimiento sincero, sino una última "excusa" para no renovar. Y, para el Gobierno, ya no son "admisibles" más "excusas" para no acometer la renovación del CGPJ "inmediatamente". "El cumplimiento de la Constitución no se negocia", aseguraba la portavoz por la mañana y refrendaron fuentes de la Moncloa a la tarde.

Los dos comunicados, el de Génova y el del Ejecutivo, eran distintos en redacción pero equivalentes en el contenido, en la secuencia de los hechos. Los populares presentaron a mediodía su 'Propuesta para reforzar la independencia judicial y la calidad democrática en España'. Según los conservadores, ese era el marco para un pacto de Estado entre los dos principales partidos. El PP solicitó una reunión y el Gobierno accedió: Pons y Bolaños se citaron en el Congreso a las 19.30 y su encuentro duró 45 minutos. El dirigente conservador pidió la retirada de la reforma exprés que garantizaría la renovación del TC. Para el PP, la aprobación de esta modificación legal "hace imposible llegar a acuerdos con el Gobierno en el ámbito de la Justicia". Es, en sus palabras, una "línea roja".

Para el PP, la reforma es la "ley Bildu 2": "Pactan con Bildu anular la memoria de las víctimas y con ERC que pueda entrar en el TC"

"El bloqueo al que aboca esta decisión se debe a las preferencias de Pedro Sánchez, que prefiere un Tribunal Constitucional del gusto de ERC, que un pacto por la Justicia alcanzado con el PP", señalaron fuentes de la dirección del PP. El CGPJ lleva ya más de tres años y medio sin renovarse entre acusaciones cruzadas de Gobierno y PP sobre quién es el responsable de semejante incumplimiento de la Carta Magna.

La reforma de la reforma

Desde el Gobierno se incide en que la culpa exclusiva es de Génova y que su posición manifestada este lunes es, en realidad, un paso atrás. "Varias de las propuestas que incluye el documento del PP ya habían sido acordadas con la anterior dirección del PP en negociaciones pasadas, por lo que buena parte del camino estaría avanzado para que la renovación del CGPJ se produzca sin demora", sentencia el comunicado de la Moncloa, sin precisar qué planteamientos sí estaban ya cerrados.

Moncloa alega que la posición de Génova es un paso atrás: varias de las propuestas de su texto estaban "acordadas" con Casado y este también aprobaba el tenor de la proposición de ley que Feijóo pide retirar

En segundo lugar, el Ejecutivo subraya que la proposición de ley que exige retirar el PP fue "acordada" también con la dirección de Pablo Casado "en el marco del acuerdo de renovación del TC, del Tribunal de Cuentas y del Defensor del Pueblo que se produjo en octubre de 2021". "No es admisible ninguna excusa más por parte del PP", señala el Gobierno con visible irritación: Génova "debe cumplir con la Constitución y la ley y no causar daño a las instituciones democráticas y a uno de los poderes del Estado".

El Congreso aprobará el jueves por el procedimiento de urgencia ese cambio de la Ley del Poder Judicial que supone, de hecho, una reforma de la reforma. Sánchez decidió el año pasado retirar al CGPJ su capacidad para hacer nombramientos mientras esté con el mandato caducado (con el objetivo de tratar de presionar al PP) y ahora se ha encontrado que, para asegurarse la renovación del tercio pendiente del Constitucional (dos le corresponden al CGPJ y dos al Gobierno), le tiene que devolver esa potestad

Según el Ejecutivo, otra artimaña más para dilatar la renovación. "Feijóo no tiene prisa para pactar porque está encantado, como Casado, con la mayoría del CGPJ, que es conservadora porque responde a la mayoría parlamentaria que había en la época de Mariano Rajoy", asegura un alto cargo del PSOE y repiten en la Moncloa. El equipo de Casado admitía que es un asunto "que no pasa factura al PP". "Nadie en los bares se escandaliza porque no se haya renovado el CGPJ", decía Teodoro García Egea, su número dos. Ahora, Feijóo asegura que quiere renovarlo, pero plantea también condiciones. Y eso es lo que ya no tolera el Ejecutivo, que acusa a la cúpula del gallego de mantener la "misma voluntad de bloqueo" que su predecesor y de urdir una "maniobra dilatoria para irrumpir en el debate del estado de la nación", que arranca este martes en el Congreso.

Se vuelan así los puentes de diálogo PSOE-PP en este tema y hace casi imposible el relevo en el órgano de gobierno de los jueces en esta legislatura

Pons bautizó este lunes el cambio normativo como "ley Bildu 2". "Pactan con Bildu anular la memoria de las víctimas [en referencia a la ley de memoria democrática] y con ERC que ERC pueda entrar en el Tribunal Constitucional", declaró Pons en una rueda de prensa tras el comité de dirección del partido. Efectivamente, el PSOE espera sacar adelante la votación del jueves con la mayoría de la investidura, ERC incluida. El texto pasará al Senado, a fin de que el pleno lo pueda validar definitivamente sin cambios la semana próxima. 

A partir de entonces, ya no habrá puentes de diálogo sobre este tema, como asumen en la Moncloa. No habrá nuevos intentos negociadores, en principio, de modo que el CGPJ podría acumular más de cinco años con el mandato vencido, ya que las siguientes elecciones generales serán en diciembre de 2023. La magnitud del bloqueo sería tal que en el entorno del líder creen que el PP no podrá "mantenerse tanto tiempo en rebeldía constitucional, tendrá que rectificar en algún momento". Lo cierto es que la única ventana que había disponible antes de la votación del jueves de la proposición de ley socialista se cierra. Y deja a uno de los poderes del Estado otro año y medio más, probablemente, sin renovar.

Nuevo sistema en seis meses

En el documento presentado este lunes por Pons, el PP plantea que no pueda ser nombrado fiscal general del Estado quien ha estado en la política los cinco años anteriores (y que pueda ser recusado por esa causa) y que la negociación de los vocales del CGPJ se lleve a cabo en el Congreso y el Senado, que es "lo que marca la ley".

Este era el tercer documento entregado por Feijóo al Gobierno. Para la Moncloa, Génova no tiene "voluntad ninguna" de negociar: el que bloquea "es uno, el PP"

Noticias relacionadas

Pons insistió en que las iniciativas que han incluido han sido habladas con las asociaciones de jueces y fiscales. Los conservadores también quieren que el presidente del CGPJ sea decidido por los vocales y no por PSOE y PP. Feijóo también propone que, en un plazo de seis meses, el nuevo Poder Judicial elegido ahora (con la ley vigente) proponga al Congreso un nuevo modelo de elección de vocales para el futuro, "pactado entre los jueces y las asociaciones judiciales".

Este es el tercer documento para pactar que Feijóo presenta a Sánchez en los tres meses y medio que lleva como líder del PP. Primero le presentó un plan fiscal (con rebaja de impuestos), que el Gobierno desacreditó por no considerarlo positivo para la economía española; después, le ofreció días antes de la cumbre de la OTAN un acuerdo en materia de Defensa, que la Moncloa también orilló, y ahora este documento con medidas para regenerar la Justicia. El líder popular quiere demostrar que tiende la mano y que es el Gobierno el que no se la quiere coger. "Quieren distraer. No hay voluntad de ningún tipo, ninguna. Aquí solo hay uno que bloquea, y es el PP. No quieren cumplir, y ha quedado claro", contraponen en el círculo de Sánchez.