Objetivos antes de acabar el año

Recuperar a ERC y otras 6 tareas del Gobierno tras las elecciones en Andalucía

La cumbre de la OTAN, el precio de la energía o la negociación de los Presupuestos son algunas de las preocupaciones del Ejecutivo

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz.

Pedro Sánchez y Yolanda Díaz. / José Luis Roca

6
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Las elecciones andaluzas han sido un toque de atención para la izquierda. Sobre todo, para los dos partidos que componen el Gobierno de coalición. El PP de Juanma Moreno logró una mayoría absoluta holgada, mientras que el PSOE cayó hasta los 30 escaños y Por Andalucía, la coalición de los partidos de Unidas Podemos y Más País, se quedó en 5 diputados. Sin embargo, socialistas y morados tienen poco tiempo para las lamentaciones y para curar heridas. A un año y medio de los comicios generales, socialistas y morados tienen por delante bastantes tareas pendientes y asuntos que resolver.

Recuperar a ERC

En las últimas semanas, el Gobierno de coalición ha tenido que hacer gala de su capacidad para jugar con la aritmética parlamentaria para suplir los puentes rotos con ERC. La relación quedó muy dañada tras conocerse el espionaje a 60 dirigentes y activistas del independentismo catalán y vasco. Algunos de ellos reconocidos por el Estado español.

El Ejecutivo bicolor ha ido salvado siempre la situación en la Cámara Baja, pero los sustos -ya van varios- hacen mella. Así, recomponer los lazos con los republicanos catalanes se alza imprescindible para encarrilar el final de la legislatura con el menor número posible de sobresaltos. Y, a ser posible, antes del debate del estado de la nación, que será en julio.

El malestar se extiende también a la relación entre el Gobierno y la Generalitat. Por unos y por otros, la mesa de diálogo lleva sin convocarse desde septiembre de 2021. Las convocatorias electorales en Castilla y León, primero, y en Andalucía, han sido uno de los argumentos para ir postergando esta cita. Tampoco hay fecha para la comisión Bilateral, convocada en febrero.

La cumbre de la OTAN

La celebración de la cumbre de la OTAN en Madrid a finales de mes será uno de los hitos decisivos de lo que falta de legislatura. Pedro Sánchez logrará la mayor visibilidad de cara al exterior desde que llegó a la Moncloa y será una cita decisiva para incrementar su relevancia en política internacional y acallar las críticas que recibe de la oposición por su escasa influencia.

No obstante, la cumbre también traerá cola en el seno del Gobierno de coalición. Está previsto que todos los países miembros de la Alianza ratifiquen el compromiso de elevar el gasto en Defensa hasta el 2% del PIB. Esta cuestión ha provocado uno de los grandes roces entre PSOE y Unidas Podemos, que rechaza de plano este incremento. Se espera que las discrepancias no enturbien la cumbre, ya que ningún ministro morado forma parte de la organización ni asistirá a los actos dada las carteras que ocupan.

Paliar las consecuencias de la guerra

Entre los asuntos más complejos que enfrenta el Gobierno de coalición está la necesidad de paliar las consecuencias de la guerra de Ucrania. Antes del 30 de junio, el Consejo de Ministros deberá prorrogar las medidas para hacer frente a esta crisis con la aprobación de un nuevo decreto ley. Entre ellas está la rebaja de 20 céntimos en la gasolina, cuyo precio ya supera los dos euros por litro. Además, el ala morada del Ejecutivo está pidiendo incluir la creación de un fondo de 560 millones para que los abonos de transporte públicos cuesten solo 10 euros y la creación de un nuevo impuesto a las eléctricas.

Más allá de estas negociaciones en el seno del Gobierno, socialistas y morados deberán lograr después el visto bueno del Congreso. En abril obtuvo una mayoría muy ajustada gracias al 'sí' a última hora de EH Bildu y los apoyos de PNV, PDECat, Más País, Compromís, PRC, Nueva Canarias y Teruel Existe. ERC votó en contra.

El precio de la energía y Argelia

Cómo frenar la inflación -mayo cerró en un 8,7%- producida por el encarecimiento de las energías es otras de las tareas pendientes del Ejecutivo. El pasado martes se puso en marcha el mecanismo aprobado por el Gobierno para topar el precio del gas en 40 euros e intentar rebajar así el coste de la energía. Sin embargo, en los primeros días de funcionamiento, lejos de disminuir el precio de la luz ha aumentado. A falta de ver cómo se comporta en los próximos días, el Ejecutivo podría verse obligado a adoptar nuevas medidas.

En la crisis energética entra también en juego la relación con Argelia. El país que fuera principal suministrador de gas de España -ahora es Estados Unidos- dio por rotas las relaciones comerciales con España tras el giro de Sánchez respecto al Sáhara. La Comisión Europea salió en apoyo de España y avisó a Argelia de las posibles repercusiones que podría tener si persistía en su actitud.

Aprobar unos nuevos Presupuestos

Había quien pensaba dentro del Gobierno que los Presupuestos Generales del Estado para 2022 podrían ser los últimos de la legislatura. Sin embargo, Sánchez ha dado la orden de empezar a trabajar en las cuentas públicas del próximo año y los ministerios ya se están coordinando con Hacienda para iniciar los trabajos. La negociación entre PSOE y Unidas Podemos se prevé compleja.

Los socialistas han dejado claro que cumplirán con su compromiso con la OTAN y elevarán el presupuesto en Defensa al 2% del PIB, algo que sus socios en el Ejecutivo y también en el Congreso rechazan; los morados, por su parte, reclaman la reforma fiscal recogida en el acuerdo de coalición que firmaron Sánchez y Pablo Iglesias al inicio de la legislatura y ven esta negociación la última batalla para lograrlo.

También será un termómetro claro de los apoyos con los que cuenta el Gobierno para sacar adelante la agenda legislativa en los últimos meses de la legislatura. De no contar con los respaldos necesarios, no llevarían los Presupuestos al Congreso y las cuentas de 2022 se prorrogarían para el año 2023 y 2024, ya que el próximo año ante las elecciones no se negociarán los Presupuestos.

La gestión de los fondos europeos

El Gobierno de coalición deberá continuar cumpliendo con los compromisos adoptados con la Unión Europea para seguir recibiendo los fondos europeos. En el segundo semestre de 2022 deberá llevar a cabo más de 30 reformas, entre las que se encuentra un bloque importante que afecta a las pensiones: adecuar el periodo de cómputo para calcular la pensión, adecuar la base máxima de cotización o sustituir el factor de sostenibilidad por un mecanismo de equidad intergeneracional. Estas cuestiones obligarán a una intensa negociación en el seno del Ejecutivo y, posteriormente, con el resto de partidos políticos.

El Gobierno también quiere solicitar a la Unión Europea una parte de los créditos que se engloban dentro de los Fondos Europeos. Para ello, a la mayor brevedad posible, el Ejecutivo deberá remitir a Bruselas un nuevo plan en el que incluya nuevos compromisos a cambio de recibir el dinero.

Preparar las elecciones autonómicas y locales

Andalucía ha sido la primera cita con las urnas del ciclo electoral que se inicia ahora. En mayo de 2023, todas las comunidades autónomas -salvo Catalunya, País Vasco, Galicia, Castilla y León y Andalucía- celebrarán elecciones y también los municipios. De cara a esos comicios, los dos partidos del Gobierno tendrán que poner a punto a sus formaciones y apoyarlas desde el Ejecutivo.

Además, en los próximos meses, la vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos, Yolanda Díaz, se dedicará a recorrer España para entablar un diálogo con la sociedad de cara a conformar un frente amplio para las elecciones generales de 2023. Este proceso podría tensionar las costuras del espacio morado y dificultar la convivencia en el seno del Gobierno.