Entrevista

Jaume Collboni: "Subiré al ring con quien sea en unas primarias para defender mi proyecto"

7
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

Jaume Collboni (Barcelona, septiembre de 1969) afirma en esta entrevista que está dispuesto a defender con uñas y dientes su condición de candidato a alcalde de Barcelona por el PSC en las municipales de 2023. Lo hace para salir al paso de las informaciones que sitúan al ministro Miquel Iceta como posible relevo.

¿Le ha sorprendido la información sobre los movimientos en el PSOE para explorar la posibilidad de sustituirle por Miquel Iceta en la candidatura de las elecciones del año que viene?

Yo estoy dedicado en cuerpo y alma a la gobernación de la ciudad, a la ejecución de los planes que tenemos de reactivación económica, de renovación de la contrata, de la limpieza, de la seguridad y de la campaña del verano. Todo lo que sean especulaciones o fabulaciones, más que sorprenderme, nos despistan de lo que es realmente importante, que es atender a los retos y los problemas que tienen los ciudadanos de Barcelona.

¿Ha hablado este lunes con Miquel Iceta?

Este lunes no.

¿Y últimamente ha hablado con Pedro Sánchez? 

Tengo una relación fluida con el presidente del Gobierno.

El PSC dice que hay un 100% de posibilidades de que usted sea candidato. ¿Se siente respaldado por su partido?

Completamente. Pero insisto, avanzar el proceso electoral no tiene ningún sentido a un año de las elecciones. Los ciudadanos nos han elegido y nos pagan el sueldo para hacer nuestro trabajo, que es resolver los problemas de la ciudad. En el caso del PSC, hemos decidido como partido lanzar las candidaturas de los que estamos en posición de gobierno en otoño, y será en otoño cuando explicaré mi proyecto. Si es con algún competidor o competidora que decide contrastar su proyecto de ciudad con el mío, yo estaré encantado de hacerlo. En los partidos democráticos tenemos un mecanismo que se llama primarias. No es la primera vez que en Barcelona se han hecho primarias, así que no tengo ningún problema en contrastar mi proyecto político con cualquier candidato. Pero no tenemos esa previsión y mucho menos con los nombres que que han sonado estos días.

¿Pero podría enfrentarse el presidente de su partido [Miquel Iceta] en unas primarias?

Yo estoy dispuesto a subir al ring, a defender mis ideas y mi proyecto, y lo voy a hacer con quien sea, porque nosotros en el PSC y más en Barcelona, hemos hecho siempre un trabajo constante, sólido, riguroso, preparado, nada improvisado y con un proyecto en la cabeza. Yo tengo a Barcelona en la cabeza y el corazón. Sé lo que quiero para la ciudad. Sé que podemos ganar estas próximas elecciones, sé que puedo ser alcalde, que tengo más posibilidades que nunca y sé que si alguien quiere contrastar su programa, pues que suba al ring y pelee, porque yo voy a pelear por la Barcelona que creo. 

¿A usted le molestan los rumores insistentes, desde hace varias semanas, sobre su posible exclusión de la candidatura?

Yo entiendo que haya mucha expectación por parte del Partido Socialista en su conjunto sobre lo que va a pasar en Barcelona, porque probablemente es la gran ciudad donde tenemos más posibilidades de toda España de ganar las elecciones. Y las tenemos en parte gracias al trabajo que hemos hecho los socialistas en el gobierno de la ciudad. En las últimas elecciones, más que doblamos el resultado electoral en votos. Somos la segunda fuerza de la coalición que gobierna la ciudad, de una forma muy equiparable con nuestros socios de los ‘comuns’, y todas las encuestas demuestran la solidez y la progresión que tiene el PSC. Y yo entiendo que haya expectativa, ni me molesta, ni me inquieta, ni pierdo mucho tiempo, porque yo tengo muy claro que ahora lo que tenemos que hacer es gobernar, y no entrar en esas películas de Juegos de Tronos, de quién está en un sitio, quién está en otro y qué especulaciones se hacen, que eso es muy de la corte. Tengo que decir que soy muy poco cortesano y soy un hombre muy práctico, que le gusta resolver problemas, dar soluciones y no dedicarme a especular.

"Ahora lo que tenemos que hacer es gobernar, y no entrar en esas películas de Juegos de Tronos, que eso es muy de la corte"

Pero tendrá que admitir que la forma en la que se resolvió la candidatura de Illa en las últimas elecciones catalanas abona ahora las especulaciones.

Lo entiendo perfectamente, pero le voy a decir cuál es la gran diferencia en relación a Barcelona, y es que fue el señor Iceta el que diseñó y propuso el cambio de candidatos, es decir, de retirarse él para dar el paso a Salvador Illa. Por cierto, con un gran éxito, fue una operación magistral. No es el caso de Barcelona, porque quien ocupa ahora el liderazgo de la candidatura en Barcelona, que es un servidor, no solo no tiene la intención de retirarse, sino que tiene la intención de dar la batalla para ganar las elecciones de 2023.

¿Cuál cree que es su principal activo para encabezar la candidatura? 

Desde el punto de vista estrictamente electoral, ha habido una progresión en los apoyos que hemos ido sumando en las elecciones en la ciudad. Yo presentaré un proyecto estructurado en seis grandes acuerdos de ciudad, fruto del debate, de la reflexión y también de nuestra experiencia de gobierno. Yo me considero muy preparado para asumir esa tarea. Ser alcalde de Barcelona no se improvisa. Yo creo que hoy existe una situación mucho mejor que la de hace cuatro o cinco años. Estamos batiendo todos los récords en reactivación de la economía, y Barcelona tiene un magnífico porvenir.

¿Cómo piensa marcar distancias en este año que le queda con Ada Colau, si pertenecen al mismo equipo de gobierno?

Mi objetivo no es marcar diferencias con nadie, mi objetivo es explicar mi proyecto para Barcelona. Barcelona tiene que afrontar un nuevo ciclo. Efectivamente, nosotros tenemos diferencias con los con nuestros socios, somos dos partidos diferentes. Tenemos diferencias en algunos temas relevantes con los ‘comuns’, no en el sentido de las grandes políticas de lucha contra el cambio climático, o contra las desigualdades, o de potenciar todas las políticas que desarrollan el bienestar en la ciudad. Pero seguramente si en el cómo conseguimos esos objetivos. Pero creo que habrá tiempo para explicar cómo lo haremos nosotros si somos el partido mayoritario del futuro gobierno progresista de Barcelona.

"La diferencia [con la 'Operación Illa'] es que yo no tengo la intención de retirarme"

¿De qué van a ir las elecciones de 2023 en Barcelona? ¿Todavía tendrá peso el eje nacional o primará más el social?

Yo creo que las próximas elecciones tienen que ir sobre el futuro de Barcelona. ¿Quién tiene más ideas y proyectos para el futuro? ¿Quién puede garantizar el bienestar de los ciudadanos? ¿Quién puede garantizar el desarrollo económico de la ciudad? Y en esa ámbito, partiendo de una tradición que es la de los alcaldes socialistas, que son los que han dado siempre los grandes saltos históricos en Barcelona, y en nuestro caso, de la gestión de estos últimos años, muy complicados por otro lado –con la crisis del ‘procés’, los atentados terroristas, la pandemia-, pues eso también te da aprendizaje. Te da modestamente un bagaje suficientemente sólido como para ganar el futuro, que es de lo que creo que van a ir estas elecciones.

Noticias relacionadas

¿Un mal resultado del PSOE en Andalucía, como pronostican todas las encuestas, podría perjudicar las expectativas del socialismo en toda España, y también las del PSC? 

La marca del PSC está muy fuerte. Lo dicen todos los datos. Siempre hemos tenido una lógica propia. El mapa político catalán tiene algún punto de conexión, evidentemente, con el del resto de España, pero tiene una lógica propia. Y más en el ámbito local, cuando la gente, además de votar unas siglas, vota un proyecto y vota a una persona. Creo que ahí vamos a tener muchas posibilidades de éxito y tenemos la victoria más cerca que nunca. En Andalucía, se trata de movilizar a la izquierda. Se trata de no tener miedo a denunciar ni a contrastar las ideas y los eslóganes que lanzan la derecha y la ultraderecha. En este caso es obvio que Ciudadanos, Partido Popular y Vox, de una forma u otra, son caras de la misma moneda. Y que la única fuerza política que en Andalucía y en toda España puede plantar cara a ese riesgo real es el Partido Socialista.