Pelotazo en comisiones millonarias

El juez del caso Mascarillas pide las ofertas que se recibieron junto a la de Luceño y Medina

  • Más Madrid quiere comparar todas las propuestas para determinar si la de los imputados era mejor o peor que otras

  • El juez rechaza de nuevo imputar al primo del alcalde por facilitar un correo genérico a los empresarios comisionistas

El juez del caso Mascarillas pide las ofertas que se recibieron junto a la de Luceño y Medina
2
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +
Cristina Gallardo
Cristina Gallardo

Periodista

ver +

Después de tantos meses de investigación fiscal, podría pensarse que cuando remitieron el caso al juzgado estaba todo hecho, pero el juez Adolfo Carretero sigue acordando diligencias para determinar si hubo algún trato de favor punible en la adjudicación del contrato de las mascarillas por el Ayuntamiento de Madrid a los empresarios Alberto Luceño y Luis Medina, gracias a la que se embolsaron casi 6 millones de euros en comisiones. El último paso del magistrado ha sido requerir al Consistorio todas las ofertas de material sanitario que recibieron a la vez que la de los imputados para poder compararlas.

La resolución del titular del Juzgado de Instrucción número 47 de Madrid obedece a una petición de la acusación que ejerce Más Madrid, que consideraba imprescindible recabar las ofertas recibidas por el Ayuntamiento madrileño entre el 13 y el 24 de marzo de 2020 por cualquier vía, tanto correo electrónico como aplicaciones de mensajería automática, como Whatsapp o Telegram, para poder compararlas con la realizada por Luceño y el hijo del Duque de Feria.

Correo personal y genérico

El magistrado, en concreto, pide al Ayuntamiento que aporte "al procedimiento todas las propuestas u ofertas de distribución de material sanitario recibidas en la dirección de correo electrónico perteneciente a Elena Collado, coordinadora General de Presupuestos y Recursos Humanos del Área de Gobierno de Hacienda y Personal, y en su caso las recibidas a cualquier otra dirección de correo corporativo asignado a esta persona a la cual los investigados manifiestan haberse dirigido, para ofertar y cerrar la contratación del material sanitario, entre los días 13 y 24 de marzo de 2020". 

Tanto Collado como la coordinadora general de la Alcaldía de Madrid, Matilde García Duarte, comparecieron en el juzgado y ambas han desvinculado al alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida del contrato con Luis Medina y Alberto Luceño. García Duarte, que fue la que facilitó al primo del alcalde el correo habilitado para canalizar las ofertas, señaló ante el juez que no informó al regidor de su conversación con su primo Carlos Martínez-Almeida, porque no lo consideró trascendente.

Imputación rechazada

Por otra parte, el magistrado ha rechazado de nuevo imputar a este último, como solicitaban las dos acusaciones del PSOE personadas en el procedimiento, ya que considera que "no presionó a funcionario o autoridad alguna para que se elevase a cabo la contratación, limitándose únicamente a proporcional a Medina un e-mail del Ayuntamiento , de conocimiento público para que hiciese llegar su oferta, desentendiéndose del asunto".

Noticias relacionadas

El juez considera que ello ha sido confirmado por María Díaz de la Cebosa y más tarde por la coordinadora General del Ayuntamiento de Madrid, que proporcionó en última instancia el e-mail a Carlos Martínez-Almeida y "sin que el testigo, cuya imputación se pretende, tuviese la mínima conversación con la persona del Ayuntamiento que contrató con los investigados, Elena Collado"

Añade que "si no hay prueba de tráfico de influencias, mucho menos la hay de que Carlos Martínez-Almeida supiese con anterioridad los negocios de Medina, a quien no conocía, como tampoco a Luceño, ni existe indicio de su participación como cooperador necesario, cómplice o encubridor de la presunta estafa hecha al Ayuntamiento, máxime cuando desconocía el contenido de las negociaciones y los precios de la oferta". Proporcionar un correo no es delito, concluye el juez.