Balance de un año de gestión

Pere Aragonès sobre el diálogo con el Estado: "Desde los indultos apenas se ha avanzado"

  • El 'president' considera la amenaza al catalán en las aulas como el principal problema externo de su mandato

  • Exige a Pedro Sánchez "quie se mueva y demuestre que quiere resolver el conflicto político"

Pere Aragonès y Jordi Puigneró, en el balance del primer año de Govern.

Pere Aragonès y Jordi Puigneró, en el balance del primer año de Govern. / Ferran Nadeu

2
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Era un secreto a voces, pero en su primer año al frente del Govern, Pere Aragonès ha señalado dos sombras alargadas en su gestión. Una es la situación del catalán en las aulas y, la otra, el bloqueo en la mesa de negociación con el Estado. "desde los indultos apenas se ha avanzado", ha señalado el 'president' en el Palau de la Generalitat, en la rueda de presna de balance de este primer tramo de la legislatura.

"No está yendo como querríamos y los resultados no son los que esperamos", apunto Aragonès para quien el escándalo del espionaje masivo al independentismo "no ha hecho más que acentuar la desconfianza". Por todo ello, y como en otras ocasiones, el jefe del Executiu exigió al Gobierno de Pedro Sánchez que "se mueva y que demuestre que quiere resolver el conflicto político entre Catalunya y España". Para ello, Aragonès repitió la receta de los últimos días: transparencia, asunción de responsabilidades y garantías de que no se va a producir un nuevo espionaje.

Con todo, Aragonès se remitió al plan de Govern para apostar por un referéndum de autodeterminación acordado, esto es, por la vía negociada. Otra cosa, como ya apuntó el líder de ERC, Oriol Junqueras, es que sea en esta misma mesa u en otra que se cree a medio plazo.

Poco antes, el 'president', de entre las situaciones "complicadas" puso el ejemplo "paradigmátrico" de la situación del catalán en las urnas, justo mientras los grupos parlamentarios de PSC, ERC, Junts y 'comuns' se hallan enfrascados en una negociación para pactar una ley que trate de blindar la enseñanza den catalán de sentencias judiciales. "El modelo educativo catalán se encuentra hoy amenazado por una sentencia"; la del TSJC que obliga a un 25% de asignaturas en castellano, "que desvirtúa este modelo con planteamientos ideológicos".

Noticias relacionadas

Ante la presencia de su vicepresidente, Jordi Puigneró, de Junts, Aragonès presumió de haber puesto, en estos 12 meses, "las meses del cambio de Catalunya" , algo como mínimo curioso por cuanto el espacio convergente y posconvergente llevan ininterrumpidamente desde 2010 en el Govern y, en este periodo, solo los últimos 12 meses, sin la presidencia.Puigneró: "El Govern hace lo que puede"

En la comparecencia, Puigneró, de Junts, ha asumido de nuevo un papel secundario y ha obviado cualquier referencia crítica pese a los desencuentros públicos durante el primer año. Puigneró ha eludido marcar perfil en el ámbito soberanista, pese a que Junts prepara una auditoría sobre la gestión del Govern incluida la cuestión del procés. Es más, Puigneró ha adoptado una posición posibilista alejada de ciertos maximalismos: "Este Govern hace lo que puede hacer e intenta avanzar todo lo que puede para conseguir uno de sus principales objetivos que es ser finalment un Estado”. El vicepresidente sólo ha introducido un matiz al afirmar que el pacto de presupuestos con los 'comuns' el pasado año no presupone que se vaya a repetir cara a las próximas cuentas, y en este sentido no ha descartado ningún escenario. "Estamos trabajando muy cómodamente", ha añadido Aragonès en relación a los 'consellers' de Junts en un tono también conciliador.