La trama rusa del 'procés'

VIDEO | Víctor Terradellas: "Dalmases gestionaba todas las subvenciones de la Diputación de Barcelona"

El enlace de Puigdemont aseguró al juez que el diputado de Junts era quien trataba con las administraciones y concretó que los emisarios rusos querían convertir Catalunya en la Suiza de las criptomonedas

Víctor Terradellas declara como investigado por presunto fraude. / El Periódico

5
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

La declaración de Víctor Terradellas ante el juez Joaquín Aguirre, hace una semana, sobresalió por las extensas explicaciones que dio acerca de los contactos entre emisarios rusos y el expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont. Pero en la causa contra él destaca también su papel como directivo de dos organizaciones, Catmón e Igman, que recibieron numerosas subvenciones de instituciones públicas; de hecho, el exdirector de relaciones internacionales de Convergència está imputado por el presunto desvío de esos fondos.

EL PERIÓDICO ha accedido en a la declaración judicial en la que Terrradellas habla de esas subvenciones. Lo hace sobre todo para descargar toda la responsabilidad en Francesc de Dalmases, su entonces socio y hoy diputado en el Parlament. Dalmases, persona de estrecha confianza de la presidenta de la Cámara, Laura Borràs, está a punto de convertirse en vicepresidente de Junts, pero en los años inmediatamente anteriores a su entrada en política fue responsable de Catmón y de Igman. En julio del 2021, el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya (TSJC) rechazó investigar por ahora al parlamentario, aunque el juez Aguirre le ha ofrecido personarse en la causa.

Hasta en tres ocasiones durante su declaración Terradellas apunta a Dalmases como responsable de esas entidades. "Entre los años 2012 y 2016 o 2017, Catmón e Igman recaudaron 1.236.000 euros", le recuerda el juez Aguirre. "Si usted lo dice, me lo creo", afirma el exdirigente de CDC, ya dando la pista de por dónde irá su defensa. "Lo que le pregunto es quién se encargaba de gestionar la obtención de todas estas subvenciones", insiste el magistrado. Terradellas contesta: "A partir de 2012, yo no estoy presente en la organización. Quien lo lleva todo es Francesc de Dalmases, porque es presidente de Acció Solidària Igman y es el director de la revista [ONGC, una publicación creada con el objetivo de influir internacionalmente en favor de la independencia de Catalunya]. Yo me dedico de lleno a ser secretario de asuntos exteriores de CDC, y mi presencia en las sedes de Igman o Catmón es nula".

La segunda vez que el juez le pregunta, en esta ocasión por las subvenciones llegadas en concreto de la Diputación de Barcelona -que en aquellos años controlaba Convergència-, Terradellas insiste en la misma tesis. "Yo nunca presenté ningún proyecto, ni justifiqué ningún proyecto", asegura. "¿Entonces fue el señor Dalmases quien tuvo todas las relaciones con la Diputación de Barcelona?", inquiere Aguirre. "Sí, él era el encargado de llevar todos estos temas como presidente de la organización". 

Cuando la pregunta no hace referencia solo a la Diputación, sino también a otras instituciones, la respuesta es la misma. "El que gestionaba todas estas subvenciones de muchos organismos, del Departamento de Presidència, del Ayuntamiento de Barcelona, de la Agència Catalana de Cooperació al Desenvolupament, de la Diputación, ¿era el señor Dalmases?". "Sí", contesta Terradellas.

Los ofertas para Catalunya

Al margen de su descargo en Dalmases, y de las reuniones entre los emisarios rusos y Puigdemont justo antes de la declaración de independencia, la declaración de Terradellas ante el juez tiene interés por lo que pedían los rusos para, supuestamente, ayudar al Govern tras la separación de España. Estaban interesados, según él, en la "regulación de las criptomonedas" en el nuevo país.

"Estos señores habían pensado en hacer tres patas con el tema criptomoneda, y poner tres grandes sedes", dijo Terradellas ante el juez. Se refiere a la "pata en Catalunya, la europea", de la cual se encargarían él mismo, David Madí (otro exdirigente de CDC) y Xavier Vendrell (exdirigente de ERC); la "pata en el sudeste asiático y otra en Canadá". 

Los rusos, asegura, tenían grandes planes para Catalunya en este sentido. "Ellos siempre hacían el comentario de la nueva Suiza. La antigua es la del oro y la moneda, y decían que la de la criptomoneda se basaría aquí", dice Terradellas.

La financiación y los Mossos "patriotas"

Noticias relacionadas

En su interrogatorio, el juez fue muy incisivo en las promesas que el exdiplomático ruso Nicolay Sadovnikov y el también el exmilitar Sergey Motin hicieron a Puigdemont cuando se reunieron con él en la Casa dels Canonges, su residencia oficial. El togado preguntó directamente a Terradellas: “¿Cuál es la financiación que les iba a dar Rusia a cambio de la legislación especial?”. El imputado recordó que era un documento con el que se fotografió (la imagen fue encontrada en su móvil). Agregó: “Yo le puedo explicar lo que me explicaron, no otra cosa. Ese era un documento de 500.000 millones de dólares. Decían que era un documento que estaba en Suiza de valor oro. Si es falso o no, no entro. No tengo ni idea”. Los expertos consultados por el colectivo internacional de periodistas que desveló que Nikolay era un exdiplomático ruso y asesor del Ministerio de Asuntos Exteriores de este país dudan de la autenticidad de ese certificado.

El magistrado también interrogó a Terradellas sobre la documentación hallada cuando se realizó el registro en mayo del 2018 de la sede de Catmón. Entre el material apareció un listado con nombres de mandos de los Mossos a los que clasificaba por su “patriotismo”, “carisma” y “lealtad institucional”. En enlace de Puigdemont explicó al juez que eran apuntes personales y que reflejaban su opinión, que no era otra que que la cúpula policial que había en esos momentos “no eran los adecuados para sacar adelante un proceso de independencia”. Admite que ese parecer se lo comunicó al 'expresident', a la vez que carga contra el mayor Josep Lluís Trapero, al que tampoco considera adecuado para el ‘procés’. “Yo había leído, por ejemplo, en los medios de comunicación, que no era independentista, que no era nacionalista, aunque sí hizo una buena labor con los atentados, pero, según mi humilde punto de vista, no era el adecuado”, concretó al juez. A Terradellas tampoco le gustó que Trapero explicara que tenía un plan para detener a Puigdemont si lo ordenaba la autoridad judicial.