Investigación

Villarejo-Cospedal: dos años de una disputa por dinero que desaparece tras la supuesta reunión con Enresa

Es a finales de 2012 cuando la entonces secretaria general del PP y el comisario comienzan a hablar de "pagos pendientes", según las agendas

Villarejo-Cospedal: dos años de una disputa por dinero que desaparece tras la supuesta reunión con Enresa
3
Se lee en minutos
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +

La disputa entre José Manuel Villarejo y María Dolores de Cospedal por una supuesta deuda de ella a raíz de unos trabajos que no se especifican se inicia, según la agendas del comisario, a finales de 2012, año en el que el ex mando policial inicia el ‘Proyecto Barna’ u ‘Operación Cataluña’ a partir de los que las ‘cloacas’ de la Policía del Gobierno de Mariano Rajoy investigó sin aval judicial a los políticos independentistas catalanes.

De esta forma y según las mencionadas anotaciones personales, el 9 de noviembre de 2012, la entonces secretaria general del PP llamó al comisario para preguntarle, en plena investigación contra el expresidente catalán Jordi Pujol Soley, si “todo iba bien”. Y un mes después, el 5 de diciembre del mismo año, ya se produce la primera alusión, aunque velada, a un supuesto pago opaco: “Ortiz, tiene las entradas”, escribe Villarejo, refiriéndose al jefe de gabinete de Cospedal.

Un día después (6 de diciembre de 2012) el escrito es mucho más claro. “Pago de Cospedal, me envía a Ortiz”

En cuanto a las anotaciones de 2013, año en el que se desarrolló el espionaje a Luis Bárcenas tras publicar el diario El País los conocidos como papeles de Bárcenas en los que se reflejaba la contabilidad B del PP y los pagos a los excargos del partido -entre los que se encontraba supuestamente el expresidente Mariano Rajoy-, Villarejo apuntó el 21 de junio de 2013: “Orti. Aviso de pago pendiente”

El 1 de julio de 2013 en las agendas se puede leer otro escrito relevante: “Comprende que hay que pagar lo pendiente y valora que se siga con el tema catalino”. En esas mismas fecha la Policía trataba de comprar de forma “opaca” un sistema de interceptación israelí. El 3 de agosto del mismo año, Villarejo escribe, en relación a Ignacio López del Hierro: “Boicot comunicaciones”. Un mes después, Villarejo es hipotéticamente informado de la compra de un equipo de control de comunicaciones por encargo del entonces director adjunto operativo de la Policía, Eugenio Pino.

Pero a partir de octubre, las anotaciones en relación a la supuesta deuda aumentan de forma exponencial. Así, el 8 de octubre escribe: “Ortiz. Organizar cita para ver a Cospe. Hablar de que estamos al 30%”. Y el 6 de noviembre de 2013 anota: “Cospedal. Muy preocupada por los cinco pagos de 200. Me pide por favor que la mantenga informada".

En los siguientes días vuelva a relatar “datos sobre el millón entregado en Caja C.M.” e informa a otros mandos policiales sobre el dinero que debía abonar Cospedal.

En esas fechas el comisario sostiene que su jefe Eugenio Pino ya no disponía de fondos para “pagar lo pendiente”.

Ya en 2014 Villarejo reitera al marido de Cospedal en febrero que “pague”. Y justo después aparecen en las agendas las anotaciones de Enresa, como posible solución.

“Enresa- Fco. Gil (contacto de Cospe) Opción para obtener el pago pendiente”

El 15 de septiembre prosigue: “Cospedal. Pide que haga un análisis de ERC. […] Propone pagar la deuda de 100”. En este sentido, una grabación incluida en el sumario pone de manifiesto que Villarejo decía que Cospedal le debía "100.000 pavos más los gastos" por encargos para el PP, una deuda por la que la entonces secretaria general del PP habría dejado de verle, aunque él mantuvo la relación a través de su marido, Ignacio López del Hierro.

Noticias relacionadas

"María Dolores ya no quiere verme porque las últimas veces le dije, dame mi pasta y le creo una situación y le dije tía 100.000 pavos más los gastos que he tenido más tal, no que tal, no te preocupes que ya... pero claro ya la última vez le dije, me voy a cagar en la madre, un poquito de cabreo y ya no quiere verme", dice el comisario un abogado, según consta en un informe policial.

El 16 y el 17 de septiembre de 2014 el ex mando policial alude a supuestas reuniones con el presidente de Enresa, Francisco Gil- Ortega Rincón. Únicamente dice que la reunión fue “fría”. Sin embargo, en las agendas, que se extienden hasta pocos días antes de su detención en noviembre de 2017, no vuelven a aludir a la supuesta deuda.