Pleno del Congreso

El Gobierno salva gracias al PP el veto de ERC a la reforma de la ley de seguridad nacional

Bolaños rechaza que suponga una intervención en las competencias autonómicas

Los populares avisan al Ejecutivo que no se trata de un "cheque en blanco"

El portavoz parlamentario de ERC Gabriel Rufián. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

El portavoz parlamentario de ERC Gabriel Rufián. EFE/ Juan Carlos Hidalgo

2
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

El Gobierno ha salvado este jueves otra difícil votación. Con el 'caso Pegasus' tensando la relación con ERC, el Ejecutivo ha logrado el respaldo del PP para continuar la tramitación de la reforma de la ley de Seguridad Nacional. Los populares han votado en contra de las enmiendas a la totalidad presentadas por los republicanos catalanes y por JxCat, evitando que decaiga la modificación propuesta por el Gobierno que permitirá la intervención del Estado para garantizar recursos de primera necesidad ante situaciones de crisis. Eso sí, los conservadores han avisado que no se trata de "un cheque en blanco".

Con el bloque de la investidura desarmado tras conocerse el espionaje a más de 60 dirigentes y activistas del independentismo vasco y catalán, el Gobierno se enfrentaba este jueves a la que podría haber sido la segunda votación de calado que perdiera durante la legislatura. Las dos enmiendas a la totalidad de JxCat y de ERC, así como sobre la enmienda con texto alternativo de ERC, dejaban en manos de las formaciones de la derecha la continuidad del proyecto de ley para modificar la Ley de Seguridad Nacional de 2015. PP y Vox han respaldado al Ejecutivo, aunque solo los primeros han tendido la mano a seguir negociando la norma.

"Se trata de una modificación puntual y específica, que no afecta a su contenido esencial. Lo único que se pretende es garantizar que los recursos estratégicos a disposición del Estado sean los adecuados para hacer frente a una crisis y dotar al Estado de herramientas para anticiparse a las crisis y agilizar la toma de decisiones", ha defendido el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, desde la tribuna del Congreso de los Diputados.

La respuesta a las críticas

Sin embargo, estas explicaciones no han sido suficientes para los partidos independentistas que registraron las enmiendas. "Estamos en contra de la ley de Seguridad Nacional por nuestra propia seguridad", ha dicho la diputada de ERC Montserrat Bassa. "No es más que un 155 encubierto para quitarnos competencias por la cara", ha recriminado al Gobierno. Y no ha sido la única. La portavoz de Junts, Miriam Nogueras, ha subrayado que la norma "fulmina" las competencias de Catalunya. EH Bildu, la CUP y el PNV ha coincidido en este diagnóstico.

Noticias relacionadas

Adelantándose a las críticas, Bolaños ha negado en su intervención inicial que la actual modificación suponga un cambio en materia de competencias autonómicas con respecto a la Ley de Seguridad Nacional aprobada en 2015. En este sentido, ha recordado que esta norma ya fue revisada por el Tribunal Constitucional y no recibió ningún reproche al respecto.

También ha rechazado las críticas que sostienen que debería ser una ley orgánica al afectar a los derechos fundamentales, ya que recoge la posibilidad de movilizar a la ciudadanía en caso de situación de interés para la Seguridad Nacional. Bolaños ha explicado que al modificar la ley anterior, de carácter ordinario, esta debe tener la misma naturaleza y que, además, la "contribución personal" ya está recogida en otras normativas, como la Ley 17/2015 del Sistema Nacional de Protección Civil que tiene una redacción prácticamente igual a la que se propone ahora.