Las claves del nuevo reparto de poder en el partido de Puigdemont

Jordi Turull cede y Laura Borràs logra codirigir Junts

  • La presidenta del Parlament renunció a pugnar por la secretaría general solo a cambio de compartir el mando y dar poder a sus fieles

Jordi Turull y Laura Borràs.

Jordi Turull y Laura Borràs. / TWITTER JORDI TURULL

4
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

No ha sido un acuerdo fácil, ha estado varias veces a punto de descarrilar y ha necesitado de diversas reuniones y encuentros, el último de ellos el lunes hasta pasada la una de la madrugada. En juego, un reto: que Laura Borràs no decidiera finalmente apostarlo todo a la secretaría general, al mando único de Junts per Catalunya, y que Jordi Turull, apoyado por numerosos cuadros del partido, también decidiera evitar el enfrentamiento. Ambos sabían que un congreso de confrontación, a poco menos de un año de las elecciones municipales, era letal para una formación joven como Junts, que se trata de superar la etapa inicial de presidencia de Carles Puigdemont. El resultado, en apariencia, es equilibrado, pero representa en realidad una victoria para Borràs.

El pulso viene de lejos. Por un lado, Turull ha ido cosechando su parcela de poder sin mostrar sus cartas. Dispone de dirigentes fieles, procedentes de su etapa convergente, y tiene un perfil de gestor que es bien visto por todos los que en el partido pedían orden y cohesión tras dos años de zozobras y discusiones internas entre diversas familias, bajo un secretario general, Jordi Sànchez, que generaba anticuerpos cada vez menos disimulados. Turull salió de la cárcel con el indulto e inició una campaña por toda Catalunya, a pie, con un verbo contundente en favor de volver a activar la independencia. Durante todo este tiempo, ha guardado silencio sobre sus aspiraciones. Se ha dejado querer. Y, por supuesto, ha visitado Bruselas para reunirse con Puigdemont.

El acuerdo estratégico, clave

Borràs, en cambio, ha mostrado sus cartas a quien quería verlas: es la líder más querida por las bases, ganó con holgura a Damià Calvet -exconvergente como Turull- en las primarias para escoger candidato a las elecciones catalanas de 2021, y proclama que es el cargo institucional de más rango en JxCat. Reivindica su carácter de activista al margen de siglas y tiene una retórica contundente en redes sociales y en actos públicos. La estrategia de Borràs y de Turull, en realidad, no difieren mucho.

Precisamente por ello, las negociaciones comenzaron a solidificarse mediante un acuerdo estratégico entre ambos. Un documento que será el embrión de la ponencia política del congreso de Junts y en el que se deja claro que ambos pretenden lo mismo. Borràs lo resume afirmando que no hay que inventar mucho, basta con cumplir lo que ya está escrito en la ponencia vigente desde el anterior cónclave. Es decir, caminar hacia la reactivación de la independencia.

Ambos cerraron primero un acuerdo estratégico y negociaron después a fondo el reparto de cargos

Un manifiesto contraproducente

Un vez ambos se pusieron de acuerdo en el qué, empezó a negociarse el cómo. Los nombres, el reparto del poder. Y en este contexto se hizo público el manifiesto de decenas de cargos del partido, incluidos 'consellers', diputados, miembros de la actual dirección, apostando por Turull como secretario general, y por Borràs como presidenta. Ello generó un enojo notable en la presidenta del Parlament. Hay que partir de la base que Borràs se sentía -y seguramente se sigue sintiendo- capaz de batir a Turull y a cualquiera en una votación entre la militancia. Por ello, el manifiesto tuvo un 'efecto bumerán': Borràs se mostró traicionada por el 'turullismo' y subió el precio del pacto.

Las negociaciones a partir de entonces se basaron en lograr la generosidad de Borràs para evitar el descarrilamiento. Y el resultado es que, según admiten en la actual dirección, Turull ha cedido mucho respecto a los planes previstos por algunos. Dos de los vicepresidentes del partido, Francesc de Dalmases y Aurora Madaula, son de extrema confianza de Borràs. El secretario de organización, David Torrents, es también una figura de tono y estilos parecidos a los de la presidenta. Y en la ejecutiva hay también cargos de evidente proximidad a la presidenta. Además, y esto es clave, se reformarán los estatutos para equiparar el peso político de la presidencia y la secretaría general.

El Parlament como escenario de negociación partidista

Noticias relacionadas

La solución ha sido aparentemente salomónica. Turull y Borràs cerraron el acuerdo final pasada la una de la madrugada de lunes. Según fuentes conocedoras de la negociación, la presidenta lo hizo desde el Parlament, lo cual obligó a los servicios de la Cámara a mantener un mínimo dispositivo en el edificio debido a una negociación de partido, no institucional, por parte de Borràs.

El resultado final es saludado por casi todos en Junts, si bien se admite internamente que hará falta vaselina para engrasar la nueva maquinaria paritaria y paciencia para observar si los perfiles fieles a Borràs imponen una navegación radicalizada en un partido en el que la posconvergencia -y, por tanto, el orden- tiene todavía un peso notable. No en vano, su secretario general ocupó casi todos los cargos en la antigua CDC.