Anuncio del 'expresident'

Puigdemont deja la presidencia de Junts y allana las opciones de Turull y Borràs

  • Propone que el próximo presidente del partido tenga más capacidad de decisión, y abre las puertas a un pacto Turull-Borràs

  • La presidenta del Parlament confirma que negocia con el 'exconseller' pero asegura que prioriza el proyecto a los cargos

Carles Puigdemont durante una conferencia de prensa en Bruselas.

Carles Puigdemont durante una conferencia de prensa en Bruselas. / EMMANUEL DUNAND (AFP)

3
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

El 'expresident' Carles Puigdemont ha anunciado a los militantes de Junts per Catalunya su decisión de dejar de presidir el partido tras el congreso de junio. En una carta a los asociados, Puigdemont argumenta que el partido necesita "una presidencia más implicada de lo que yo no he sido". En este sentido apunta que el cargo que ostenta desde la fundación de Junts hace dos años debe ocuparlo quien "participe permanentemente" en las reuniones y en las decisiones. Por ello, y como avanzó EL PERIÓDICO, Puigdemont anuncia formalmente que no se presentará a la reelección en el cónclave fijado para el 4 de junio.

De este modo, Puigdemont allana el terreno para que se elija a una nueva dirección, incluido tanto el cargo de secretario general -que ha ocupado hasta ahora Jordi Sànchez- como de presidente. En el primero de los cargos se sitúa a Jordi Turull, mientras que la presidenta del Parlament, Laura Borràs, podría ocupar la presidencia, si bien con más poder que hasta ahora, como sugiere el propio Puigdemont en su texto a los militantes.

Anima a los aspirantes

En la carta, el 'expresident' elogia la figura del todavía secretario general, Jordi Sànchez, que tampoco repetirá en el cargo. Y concluye subrayando que Junts es su partido, del que asume sus "postulados" y una manera de organizarse no vertical ni de "pensamiento único".

Puigdemont, sin dar pistas, anima a las personas que "tienen una demostrada capacidad de liderazgo" a dar el paso para asumir la presidencia de la formación. De este modo, el 'expresident' se mantiene formalmente al margen de la lucha por la sucesión, y vuelve a mostrar su capacidad por alejarse de la política orgánica dando pasos a un lado, como ya hizo creando la Crida Nacional per la República, que duró dos años, o dejando el PDECat para fundar Junts, partido en el que deja la cúpula para centrarse en otro proyecto propio: el Consell per la República.

Turull, Borràs y la tercera vía

En cuanto a Junts, a un mes para el congreso, y a pocos días de que se deban presentar candidaturas, Borràs y Turull negocian, tal como la presidenta ha confirmado en un mensaje interno al grupo parlamentario en el que pide silencio y sostiene que la prioridad es el proyecto y no los cargos.

En este escenario, por un lado, los 'turullistas' creen que ha llegado el momento de que su líder ponga orden en un partido que ha vivido diversas turbulencias internas entre sectores y dirigentes. Defienden a Turull como una persona con capacidad de liderazgo y gestión. Liderazgo que ha reforzado tras salir de la cárcel indultado, cuando recorrió Catalunya en diversas marchas a pie. Gestión por su anterior tarea como 'conseller' e incluso candidato a 'president'. El actual secretario general, Jordi Sánchez, ha afirmado abiertamente que Turull sería un gran sucesor. Pero el interpelado guarda silencio.

Noticias relacionadas

Mientras, el entorno de Laura Borràs advierte de que la presidenta del Parlament no se conformará con un cargo simbólico y que puede aspirar a cualquier cargo dado su tirón entre las bases. En este sentido, dan a entender que todo todavía está abierto. Borràs en efecto cuenta con una capacidad de apoyo notable entre los afiliados, como demostró en las primarias ante Damià Calvet para escoger candidatura electoral. Y reclama que antes de hablar de cargos se perfile un cambio claro de tendencia en Junts, para recuperar el discurso más combativo.

Sin embargo, Borràs cuenta con opiniones críticas por su gestión del caso Juvillà en el Parlament y recuerdan que tiene una causa pendiente por malversación.