Investigación

La 'cloaca' policial intentó convencer a Cospedal de que el soberanismo había creado un 'CNI catalán'

El comisario José Manuel Villarejo informó a la exsecretaria general del PP y al ex número dos de Interior de que un excargo de CiU había contratado a una empresa israelí para "interceptar llamadas" de teléfono

La 'cloaca' policial intentó convencer a Cospedal de que el soberanismo había creado un 'CNI catalán'
5
Se lee en minutos
Tono Calleja
Tono Calleja

Periodista

ver +
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

El comisario jubilado José Manuel Villarejo, quien dirigió en 2012 y 2013 el denominado 'Proyecto Barna' u 'Operación Cataluña' -mediante la que se investigó sin mandato judicial a políticos catalanes-, intentó convencer a la entonces secretaria general del PP María Dolores de Cospedal de que el soberanismo pretendía crear un 'CNI catalán' para espiar a sus rivales políticos. Así consta en numerosas anotaciones que se incluyen en los diarios del ex mando policial, cuya veracidad respalda la Fiscalía Anticorrupción, y que el Ministerio Público las utiliza para reforzar sus acusaciones contra las cloacas policiales.

Los hechos se refieren a finales de 2012, fechas en las que Villarejo escribe en sus agendas que Cospedal se había puesto en contacto con él para saber si "todo iba bien". Y el 10 de enero de 2013, el exjefe de la Unidad Central de Apoyo Operativo (UCAO) Enrique García Castaño hace la primera alusión contenida en las agendas sobre el supuesto responsable del espionaje: Xavier Martorell. Este excargo de CiU en la Generalitat era en esas fechas director de Serveis Penitenciaris, aunque antes había desempeñado los cargos de director general de Seguridad Ciudadana, organismo del que dependían los Mossos d'Esquadra, y de director general de Análisis y Prospectiva. También había sido responsable de Seguridad del FC Barcelona con Joan Laporta de presidente. 

Un apunte de Villarejo: "Equipos de escuchas".

/ El Periódico

El 18 de marzo de 2013 Villarejo plasma en su diario una conversación que asegura haber mantenido con Cospedal, en la que el comisario trata de convencer a la entonces 'número dos' de Mariano Rajoy en el Partido Popular (PP) de que el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), que entonces estaba controlado por la vicepresidenta del Gobierno Soraya Sáenz de Santamaría, quería desacreditarla y culpabilizarla de la "politización de la Policía". También le aseguró que el espionaje español pretendía "rastrear" las sociedades de su marido, Ignacio López del Hierro: "Boicot comunicaciones, corte teléfono, robo mensajes", escribió en dos ocasiones Villarejo, que en esos momentos ya estaba enfrentado al CNI.

"Interceptación de llamadas"

Con el paso de los días, Villarejo escribe: "Martorell: interceptación de llamadas a través de firma judía. BSI [Blue Sky International] de Suiza, presentada por el CNI". La siguiente semana, el 24 de marzo de 2013, el alto mando policial plasma de nuevo en un documento, que está encabezado con el título de "Informe MD [María Dolores]", la existencia de un "equipo de escuchas judío". Al día siguiente, el comisario dice haber mantenido una reunión de más de una hora con la secretaria general del PP, en la que le entrega cuatro "informes de situación". Meses después, según las agendas, informa al secretario de Estado del Ministerio del Interior Francisco Martínez de la supuesta actuación ilegal del soberanismo catalán: "Equipo de escuchas. CNI Xavier Martorell. Sigue en Prisiones".

Otro apunte: "Tema Barna. Club de Fútbol"

/ El Periódico

Los diarios muestran que Villarejo había conseguido esta información del detective Antonio Tamarit, quien colaboró con la investigación policial a cambio de fondos reservados del Ministerio del Interior. Y el 18 de febrero de 2013, día en el que la Policía registró la agencia de detectives barcelonesa de Método 3 y procedió a la detención del dueño de la misma, Francisco Marco, Villarejo relata a un colaborador suyo en Catalunya que Tamarit tenía que "ir a declarar".

Precisamente, Villarejo está investigado en la pieza número 27 del 'caso Tándem' por la presunta detención ilegal del detective Francisco Marco. Sin embargo, el secretario de Estado de Interior habría asegurado que estaba "contento por las detenciones".

Un sumario "copiado"

El propio Villarejo, en un conversación incluida en la pieza separada denominada ‘Land’, por la que está siendo juzgado en estos momentos en la Audiencia Nacional, reconoció que iba a usar para un negocio privado una información que había conseguido del registro de la empresa de detectives: "En el sumario que hay, que está declarado secreto, contra Método 3, no figuran casi ninguno de estos informes ¿eh? Este informe no figura oficialmente en el sumario. El juez fue muy estricto. Lo que ocurre es que cuando hacen el registro, devuelven al malandrín este el disco [Francisco Marco], pero ya han copiado todo. Entonces nuestra fuente es una fuente policial, no es una fuente judicial. Esto quiere decir que es muy probable que al personarnos y tal nos dijeran: '¿Oiga, de qué está usted hablando, aquí no hay nada?", reconoció.

Cospedal, en noviembre de 2018, en uno de sus últimos días como diputada.

/ José Luis Roca

En varias anotaciones Villarejo identifica a la persona que le habría facilitado esa información policial de carácter confidencial: "Big [el comisario Enrique García Castaño] tiene copia informes y lista de clientes. Quedamos en vernos esta tarde, dará copia". El secretario de Estado de Seguridad también pregunta al comisario sobre los documentos que había en la empresa de detectives. En este sentido, Villarejo llega a asegurar a Cospedal que Soraya Sáenz de Santamaría sabía que "María Dolores de Cospedal y su marido usaron M3 [Método 3] para conocer datos contra el PP y en especial Javier Arenas. Datos que han llegado a Rajoy y este al Ministerio del Interior".


/ El Periódico

Una firma israelí

El 12 de marzo de 2013 en la agenda se puede leer que el detective Tamarit aporta más datos sobre el supuesto espionaje del entorno de Martorell, quien estaría a las órdenes de Germà Gordó, que entonces era 'conseller de Justícia', y la policía política consideraba "el coordinador de todo": "Blue Sky International. BSI. Firma israelí con que Martorell interceptaba teléfonos. En Suiza", escribe el comisario.

Noticias relacionadas

Precisamente, Martorell acabó presentando unos meses después su dimisión por el supuesto espionaje a políticos a través de la agencia de detectives Método 3, por el que fue inicialmente imputado, aunque finalmente la causa fue archivada. También corrió el mismo destino, el sobreseimiento, la investigación que se inició por un supuesto espionaje que se habría realizado a cargo del FC. Barcelona. En este sentido, el 3 de abril de 2014 Villarejo asegura que "Oli" [el excomisario jefe de la UDEF José Luis Olivera] le habla del "tema Barna Club Fútbol".

Los diarios ponen de manifiesto que un año después los policías de la 'cloaca' descubren que Martorell se había ido a vivir a México, país del que era originaria su mujer. Y tratan de frenar su contratación en Telefónica, empresa a la que según Villarejo habría accedido por recomendación de Artur Mas: "Floro [Florencio San Agapito]. Aviso de la colocación de Martorell (CiU) en México. Dice que lo parará hasta decidir". Después Villarejo avisa al entonces director adjunto operativo (DAO) de la Policía, Eugenio Pino, siempre según las agendas, de las gestiones que había hecho para frenar la contratación de este antiguo cargo.