Reacción internacional

El 'Washington Post' califica el 'Catalangate' de violación "flagrante" de libertades civiles: "Hay que condenarlo"

En el editorial defiende que este 'software' tendría que ser utilizado "de forma responsable" por los estados

El president de la Generalitat, Pere Aragonès i Garcia, durante la reunión con los los miembros del grupo parlamentario de Unidas Podemos – En Comú Podem Jaume Asens y Pablo Echenique).

El president de la Generalitat, Pere Aragonès i Garcia, durante la reunión con los los miembros del grupo parlamentario de Unidas Podemos – En Comú Podem Jaume Asens y Pablo Echenique). / David Castro

1
Se lee en minutos
ACN

El 'Washington Post' considera una violación "flagrante" de libertades civiles el caso del Catalangate, donde al menos 65 políticos y activistas independentistas fueron espiados por el programa informático Pegasus. En el editorial de este viernes, el medio norteamericano defiende que este 'software' tendría que ser utilizado "de forma responsable" por los estados y lamenta que algunas democracias del mundo actúen del mismo modo que "regímenes autoritarios".

"Hay que condenarlo", insiste el diario. En el mismo escrito, el 'Washington Post' insta en los países democráticos a "no rendirse a un futuro de vigilancia ilimitada" y los emplaza a luchar "por un futuro mejor".

Boris Johnson, comprometido

La editorial, además, señala que programas como Pegasus pueden acabar siendo perjudiciales para los mismos estados que hacen uso. En este sentido, recuerda como el 'software' comprometió un dispositivo conectado a la oficina del primer ministro del Reino Unido, Boris Johnson.

Noticias relacionadas

Por otro lado, el 'Washington Post' pide en los países que se encarguen de desarrollar tecnologías de espionaje que restrinjan la comercialización de este producto en otros estados con amplios registros de abuso de poder o que no cuenten con políticas de protección de los derechos humanos.

Límites fijados por ley

"Los límites del espionaje tendrían que estar fijados por la ley, con limitaciones para prevenir abusos, especialmente domésticos", concluye la editorial.