Iniciativa independentista

El Acord Social per l'Amnistia i l'Autodeterminació lanza un manifiesto para sumar a 90 entidades

  • El colectivo esquiva las referencias a la mesa de diálogo para unir al soberanismo en favor del fin de las causas judiciales y en la defensa del referéndum como salida al conflicto catalán

Integrantes del grupo del Acord Social per a l’Amnistia i l’Autodeterminació, en el Col·legi de Periodistes.

Integrantes del grupo del Acord Social per a l’Amnistia i l’Autodeterminació, en el Col·legi de Periodistes. / ACN / MARIA ASMARAT

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

El Acord Social per l'Amnistia i l'Autodeterminació ha presentado este miércoles el manifiesto con el que busca la adhesión de entidades, partidos, sindicatos y patronales a favor de la reversión de todas las causas judiciales del 'procés' y de un referéndum sobre la independencia. En un acto en la Llotja de Mar de Barcelona, los promotores han lanzado el texto, con el propósito de convencer a hasta 90 organizados, que esquiva las referencias tanto a la mesa de diálogo y como a la desobediencia.

El recopilatorio de apoyos terminará el 1 de octubre de 2022, cinco años después de la consulta. El documento defiende que la "represión" contra el independentismo "todavía no ha terminado" y que su continuidad "es un hecho que va desde la pervivencia del exilio hasta las más de 800 personas con causa judicial abierta".

De su propio recuento extraen que hasta 4.500 personas podrían haber estado afectadas judicialmente por el proceso independentista (1.066 de ellas fueron heridas el 1-O) pero que, "por contra, ningún responsable de aquella violencia policial ha sido condenado, sino todo lo contrario: todos han sido ascendidos, galardonados y condecorados", denuncian los impulsores.

El objetivo de sus movimientos, sostienen, es que quede patente, de forma "clara e inequívoca", que "el posicionamiento claramente mayoritario de la sociedad catalana" es una salida democrática al conflicto catalán que, a su juicio, debe pasar por el fin de las causas judiciales y por un referéndum.

Los promotores aseguran que la comunidad internacional "ha constatado la anomalía democrática" que supone la "excepcionalidad jurídica, penal, penitenciaria y policial vivida", citando actuaciones como la suspensión de la autonomía a través del artículo 155, las multas del Tribunal de Cuentas a exaltos cargos del Govern, y el espionaje a unos 67 dirigentes independentistas a través de software israelí.

"Difícilmente habrá alternativa democrática si no se resuelven las consecuencias del conflicto ni se abordan las raíces del mismo", subraya el manifiesto, situando, de nuevo, la amnistía y la autodeterminación como "la única salida deseable y razonable, así como justa, duradera y democrática".

Un punto de partida

Una de las impulsoras, la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, ha expuesto que la constitución del grupo formado por unas 35 personas se hizo el 30 de marzo y que se buscaron perfiles distintos para encontrar un camino unitario por "convicción democrática" y por "demoscopia". "Pero aunque las encuestas no nos acompañaran, seguiríamos defendiendo la amnistía y la autodeterminación porque defendemos la evidencia de que este conflicto no se resolverá si no superamos las consecuencias represivas y construimos un marco de resolución democrática y pacífica", ha destacado.

Noticias relacionadas

El exdiputado cupero David Fernàndez ha denunciado el 'catalangate' y ha dicho que "con las leyes vigentes los espiados no se pueden defender por una ley de secretos franquista". "No nos podemos acostumbrar a la excepcionalidad que vivimos", ha añadido.

"Esto es un punto de encuentro para el próximo 1 de octubre. Un prólogo de un libro que todavía está en blanco, que necesita una escritura colectiva. No podemos ni queremos escribirlo solos", ha remachado la exconsellera y exdirigente del PSC, Marina Geli.