Distinto tono y contenido

Feijóo y Ayuso plasman sus profundas diferencias en su relación con Sánchez

  • El nuevo líder del PP no cierra la puerta a apoyar o abstenerse en el plan anticrisis del Gobierno, mientras la presidenta de Madrid lo tacha de “políticas de miseria”

El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (c), la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el alcalde de la Capital, José Luis Martínez-Almeida (i), tras la fotografía de familia del nuevo Comité Ejecutivo Nacional del partido tras su elección como presidente, que ha tenido lugar en la Plaza de España de Sevilla. EFE/ Raúl Caro

El nuevo líder del PP, Alberto Núñez Feijóo (c), la presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso (d), y el alcalde de la Capital, José Luis Martínez-Almeida (i), tras la fotografía de familia del nuevo Comité Ejecutivo Nacional del partido tras su elección como presidente, que ha tenido lugar en la Plaza de España de Sevilla. EFE/ Raúl Caro

2
Se lee en minutos
El Periódico

Isabel Díaz Ayuso y Alberto Núñez Feijóo utilizan tonos muy distintos. Sobre todo, en relación con el Gobierno de Pedro Sánchez. Estas diferencias, de forma y contenido, quedaron plasmadas con enorme claridad este domingo, en sendas entrevistas a la presidenta de la Comunidad de Madrid y al nuevo líder del PP. Mientras la primera cargó con virulencia contra el jefe del Ejecutivo, insistiendo en las acusaciones de “totalitarismo”, y dejó claro que su partido debe votar en contra del real decreto para hacer frente al impacto económico de la guerra en Ucrania, el segundo no cerró del todo esa puerta y mantuvo un discurso de mucho mayor respeto institucional. “Tengo que fiarme del presidente del Gobierno, porque es el presidente del Gobierno”, dijo Feijóo en ‘Abc’. 

“Sánchez miente por sistema. Intenta imponer una imagen totalitaria de la unidad; eres un sectario si no sigues sus errores”, señaló Ayuso a la agencia Colpisa, durante una entrevista en la que se defendió de las acusaciones de presunta corrupción por el contrato que su gobierno adjudicó a dedo a su hermano durante la primera ola de la pandemia y arremetió contra Pablo Casado, que fue quien lanzó esas acusaciones. “Me parecía imposible que quisieran destruirme cuando siempre he estado a disposición del partido y de Casado. Destruirme política y personalmente”, dijo la presidenta madrileña.

“Yo votaría en contra” de la norma que incorpora medidas para paliar las consecuencias de la guerra, continuó Ayuso. “Las políticas de miseria no se pueden pastelear. Y si están abocadas al fracaso de hacer perder el tiempo y el dinero a los españoles, ¿por qué hay que formar parte de ello? No hay que tener miedo al titular frente a la imposición totalitaria del marco de la izquierda”, argumentó.

La bajada de impuestos

Feijóo, en cambio, dejó esa puerta abierta, aunque durante la reunión que mantuvo el pasado jueves en la Moncloa con Sánchez condicionó el apoyo del PP a una bajada de impuestos que el presidente del Gobierno rechaza. El líder de los conservadores se limitó a señalar que el jefe del Ejecutivo, de momento, no le ha “pedido el apoyo” al decreto. 

Noticias relacionadas

Aun así, el todavía presidente de Galicia, cargo que en principio dejará en mayo, consideró que la política económica del Gobierno es “errónea” y también criticó el súbito giro sobre el Sáhara, después de que el Gobierno español tomase partido por Marruecos en el conflicto, al apoyar su propuesta de autonomía para la excolonia. Si alcanza la Moncloa tras las próximas elecciones generales, Feijóo volvería a la neutralidad anterior porque es “lo más inteligente para España: las posiciones de equilibrio”. 

El líder del PP, por último, señaló que no ve “ningún inconveniente” en la vuelta de Juan Carlos I y apostó por el relevo de Alejandro Fernández y Carlos Iturgaiz al frente del partido en Catalunya y Euskadi, tras los malos resultados en las elecciones de las dos autonomías. “Aquí se viene a ganar”, subrayó Feijóo.