Cita en la Moncloa

Sánchez y Feijóo, un acercamiento de mínimos

El presidente y el líder del PP reactivarán la renovación del CPGJ, pero chocan por la economía

La reunión duró tres horas y se centró en los nombramientos, el Sáhara y Ucrania

Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez, durante su encuentro.

Alberto Núñez Feijóo y Pedro Sánchez, durante su encuentro. / DAVID CASTRO

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +
Paloma Esteban

La reunión se alargó más allá de las tres horas, por lo que las expectativas fueron creciendo a lo largo de la mañana. Sin embargo, cuando Alberto Núñez Feijóo empezó a explicar su versión del encuentro que este jueves mantuvo con Pedro Sánchez, se comprobó que la relación ha mejorado respecto a la etapa de Pablo Casado, pero que todavía queda camino por recorrer para que ese acercamiento se traslade a lo concreto.

Feijóo dejó claro el marco en que se quería mover desde sus primeras palabras ante la prensa. Su cita con el presidente del Gobierno fue “muy cordial”, pero enseguida lamentó no haber llegado a ningún acuerdo relevante en materia económica. “No tengo ninguna buena noticia para la economía familiar, para los trabajadores, para las rentas medias, para las empresas…”, señaló.

Feijóo se va a volcar en su plan económico para que cale la idea, como en 2011, que el que "sabe gestionar" es el PP

Según fuentes del PP gallego, Feijóo va a intentar emular la estrategia que llevó a Mariano Rajoy a la Moncloa en 2011 y desde el primer momento elaborará una estrategia de oposición basada en la economía para enviar el mensaje de que el PP “es el que sabe gestionar” y que es urgente que vuelva a gobernar para “salvar a los españoles” de la crisis provocada por la pandemia y la guerra en Ucrania. Ese será el pilar fundamental. Los otros temas, como la búsqueda del consenso en política exterior, la reanudación del diálogo para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y la reforma del artículo 49 de la Constitución (para borrar el término “disminuido” por “persona con discapacidad”) que se comprometió a reactivar con Sánchez, completarán la imagen de hombre de Estado que quiere acabar de forjarse, pero siempre por detrás de la economía.

El equipo del dirigente gallego cree que el Ejecutivo no quiere pactar y por eso filtró el orden del día a un periódico

El voto al decreto, sin aclarar

Feijóo se quejó de que el Gobierno haya redactado un real decreto con medidas para paliar el impacto de la guerra y quiera “convalidarlo sin más”, sin incluir “las modificaciones” y las “mejoras” que él le propone. El dirigente del PP no quiso desvelar si su grupo parlamentario en el Congreso votará ‘no’ o se abstendrá. “Si el Gobierno quiere seguir solo, seguirá solo”, continuó. “La solución no es subir impuestos, incrementar gasto corriente, incrementar las rigideces del mercado”, zanjó antes de detallar a los periodistas de manera profusa sus propuestas, algo que no hizo ante Sánchez. “Por falta de tiempo”, apuntó uno de sus colaboradores. “La cita se centró en política exterior, Ucrania y el Sáhara sobre todo, y en los nombramientos del CGPJ. Ni le pidió el apoyo al decreto”, añadió.

Entre las medidas económicas que enumeró a los medios de comunicación, Feijóo citó una bajada del IRPF con carácter retroactivo desde enero y durante “lo que dure la crisis”, para que los ciudadanos puedan hacer frente a la inflación desbocada; la reducción de la estructura de la Administración; “reformas estructurales” para incentivar la actividad; y una iniciativa para que el 7% de los fondos europeos (4.900 millones) se destinen a un paquete fiscal que permita la ejecución directa de los ciudadanos y que serviría entre otras, concretó, para sufragar deducciones fiscales que ya están en vigor.

Antes de que llegara Feijóo a la Moncloa a las once de la mañana, su equipo mostró su malestar por que el Gobierno hubiera adelantado a un periódico las 11 propuestas que Sánchez iba a poner sobre la mesa al dirigente conservador. Al líder del PP le incomodó especialmente, porque llevaba tres días denunciando en los medios que el Ejecutivo no le había dado ningún orden del día.

Leer la propuesta del presidente del Gobierno en un periódico le pareció frívolo y la muestra “más clara” de que Sánchez “no quiere alcanzar pactos de Estado” por “la pandemia o la guerra” con el PP, apuntaron fuentes de su equipo. Entre los 11 asuntos, incluyeron la renovación del CGPJ, el Tribunal Constitucional, el plan anticrisis por la guerra, el “regreso del PP al pacto antitransfuguismo”,  el “blindaje del pacto de Estado contra la violencia de género” y la política exterior.

Noticias relacionadas

En el equipo de dirigente gallego cayó mal que Sánchez, en una conversación con periodistas en su viaje a Rabat por la tarde, insinuara que lo había visto “poco preparado” en algún tema y, en ese contexto, recordaron con sorna que Feijóo ya tuvo en su momento delante “a un presidente del PSOE que le subestimaba”, en referencia a Emilio Pérez Touriño, su antecesor en la Xunta.

En la Moncloa, Sánchez le había expresado su preocupación por el crecimiento de Vox, pero según el presidente del Gobierno, Feijóo no le aclaró cuál va a ser su estrategia para frenarlo, informa Marisol Hernández. Horas más tarde, en TVE, subrayó que él viene a “ensanchar su partido” y que su objetivo es que el partido de Santiago Abascal “no tenga representación parlamentaria” en general y sus votantes vuelvan al PP. “[Vox] no la tiene en Galicia”, espetó, recordando que él lo ha frenado con su mayoría absoluta.