Congreso en junio

Jordi Sànchez renuncia a la reelección en Junts y carga contra los "personalismos"

El secretario general posconvergente reclama una lista única en el Congreso para no beneficiar a ERC con el "ruido"

El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez , durante la celebración del Consell Nacional en Alcarràs

El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sánchez , durante la celebración del Consell Nacional en Alcarràs / EFE/ Ramón Gabriel

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, ha comunicado este sábado en el consejo nacional de la fuerza en Alcarràs (Segrià), que el partido celebrará en la primera quincena de junio su congreso, el primero presencial, pandemia mediante, y en la Catalunya Nord, para que puedan acudir aquellos que, como el propio presidente de la fuerza, residen en el extranjero.

Sánchez interpelo a todas las facciones del partido para que actuasen con "generosidad". "Esto no va de agendas personales, de opciones personalistas que nos permitan tener unos minutos de gloria. Va de un proyecto colectivo". Y, acto seguido, dando ejemplo, anunció que no iba a presentarse a la relección como secretario general. "No puedo pedir generosidad y, acto seguido, pedir que todos vayan tras mío", explicó.

En la interpelación no citó nombres, pero muchos entendieron que la invectiva iba dedicada a la presidenta del Parlament, y candidata de Junts el 14-F, Laura Borràs. Si mentó Sánchez a Jordi Turull, lo que puede interpretarse como una especie de unción, toda vez que el 'exconseller' es el favorito de amplias capas del partido para llevar el timón del partido, Carles Puigdemont aparte.

Sànchez pidió " a todos" que "asumieran el reto de que haya una única candidatura al congreso del partido", no porque le diera "miedo la pluralidad. El asunto es si seremos generosos entre nosotros para presentar unas credenciales ganadoras al exterior", se preguntó. Además, vaticinó que "muchos" querrán que el congreso sea "ruidoso" y que Junts "tropiece", ya que les disputan "la primera posición como primera fuerza del país", en alusión a los socios de Govern, ERC.

El paso al lado será total ni definitivo por cuanto aseveró que "seguirá al lado de los que quieran hacer de Junts un partido heredero del 1-O". "Lo importante es estar, no tanto dónde se esté", sentenció.

Horizonte municipal

El congreso debe de servir, opina Sànchez, para catapultar a su fuerza cara a las elecciones municipales de mayo del 2023. Las anteriores, las del 2019, se celebraron antes del cisma puigdemontista y eso hizo que concurrieran bajo la misma bandera candidatos, que se convirtieron en alcaldes, pero que permanecieron fieles al PDECat, en lugar de a los rebeldes. EL número 2 posconvergente señaló que se estaba poniendo fin a esta atomización del espacio y puso como ejemplo que el alcalde de Reus, Carles Pellicer, de PDECat, concurrirá bajo el manto puigdemontista.

Así, Sánchez sancionó la "clara voluntad del partido de mantener un espacio único" y destacó que los comicios deben posicionar al partido como la primera fuerza política en Catalunya.

Junts y el pacto por el catalán

Antes, el aun número 2 de Junts abordó una de las cuestiones espinosas de las últimas semanas, como es la marcha atrás de su partido en el pacto con PSC, ERC y 'comuns' sobre el catalán en las aulas. Sànchez, agradeciendo la buena voluntad del resto de fuerzas por proteger la lengua, pidió una especie de tiempo muerto, hasta después de Sant Jordi, para modificar el acuerdo y "blindar la inmersión lingüística".

"Sin lengua no hay nación", aseveró Sànchez que reconoció que su partido había hecho "autocrítica" sobre como se había comportado en cuanto al pacto con las otras tres fuerzas: "No nos explicamos bien", aceptó.

Los posconvergentes piden no tramitar el acuerdo con PSC, ERC y 'comuns' hasta después de Sant Jordi, con el fin de blindar la inmersión lingüística

Noticias relacionadas

"Si esta ley tiene un sentido es que la inmersión lingüística quede protegida. Y no trasladaremos ninguna responsabilidad al centro educativo", clamó el número 2 de Junts, aludiendo a que el texto pactado abría la puerta a reforzar alguna de las dos lenguas oficiales en función del entorno sociocultural de cada escuela y sus déficits.

También llamó a "sacar la política de la aula, una política que ha sido introducida por unos cuantos irresponsables y por la justicia española", en referencia a las denuncias de algunos padres y a la posterior sentencia del 25%, del TSJC. Y respondiendo a lo que había aseverado horas antes Oriol Junqueras sentenció: "El catalán está en una situación grave. Y eso no es ser derrotista".