El político gallego, presidente con el 98% de los votos

Feijóo ofrece un PP constructivo sin aclarar su relación con Vox

El discurso gusta a sus compañeros de filas: "Es un hombre de Estado"

Alberto Núñez Feijóo desde el escenario justo después de ser proclamado presidente en el congreso extraordinario del PP en Sevilla

Alberto Núñez Feijóo desde el escenario justo después de ser proclamado presidente en el congreso extraordinario del PP en Sevilla

5
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Los compromisarios del PP han elegido a Alberto Núñez Feijóo como nuevo presidente del partido, a él se han encomendado para recuperar la moral y coser las heridas. El dirigente conservador (Ourense, 60 años), único candidato en el 20º congreso de los populares, ha recibido el apoyo del 98,35% de los compromisarios que este sábado han votado en Sevilla en el último trámite de una transición que ha durado mes y medio: desde que se conoció, por la prensa, que Isabel Díaz Ayuso acusaba a Pablo Casado de espiarla para intentar acabar con su carrera política. Aquella denuncia, cuyo origen fueron los contratos firmados por el hermano de la presidenta con el Gobierno madrileño en plena pandemia, desató una guerra que se ha acabado con una solución acordada por todos los barones y los expresidentes José María Aznar y Mariano Rajoy.

Feijóo se ha comprometido ante todos a hacer una oposición constructiva al Gobierno de Pedro Sánchez y a ganarle en cuanto pueda en las urnas. "Yo no vengo a insultar al presidente del Gobierno", ha dicho, una frase que ha repetido en más de una ocasión estas últimas semanas y que despierta en la memoria aquella ristra de descalificaciones que Casado lanzó al dirigente socialista en 2019.

En su alocución no ha dado ninguna pista concreta sobre cómo va a ser la relación con Vox, que es el principal problema del PP, pero ha querido marcar la diferencia con su predecesor sobre todo con el tono, la paciencia (no quiere "ansiedad por llegar de cualquier forma a la meta") y el compromiso de buscar el "entendimiento" con el PSOE para hacer lo mejor "para España". "Hay hambre de cambio. Os pido que cuando regreséis a vuestras casas les digáis a vuestros vecinos que el cambio ya se ha iniciado", ha reclamado a sus compañeros de partido. "Tenemos ganas de ganar", les ha espoleado. Y lo harán, ha apuntado, con "responsabilidad, sosiego e ilusión".

Ha sido "un discurso de un hombre de Estado", según han coincidido varios dirigentes en los pasillos del congreso al acabar la jornada. "Qué cambio", "qué tranquilidad", decían algunos otros.

A las 12.36 de este sábado, la presidenta del congreso, Teófila Martínez, ha anunciado el resultado ante un plenario que ha estallado en una gran ovación al dirigente gallego. Las ganas de pasar página a estas últimas seis semanas y la asunción de que Casado se equivocó en la gestión de la crisis con Ayuso han provocado el cierre de filas en torno a Feijóo.

De los 3.111 compromisarios llamados a votar, lo han hecho 2.670 y, de ellos, 2.619 han dado su apoyo al todavía presidente de la Xunta. Ha habido 44 papeletas en blanco y 7, nulos.

Feijóo ha subido al escenario al ritmo de 'People have the power', ('la gente tiene poder'), de Patti Smith, a pronunciar su primer discurso como presidente del PP. El público, de viva voz, ha respondido a la elección musical de la realización con un 'Non te vaias, rianxeira'.

Nada más subir a la tribuna, el dirigente gallego ha saludado a Rajoy, sentado en primera fila, y a Aznar, en su casa por ser positivo por covid: "Quiero que quede claro que ellos son mis referentes y son imprescindibles para mí".

El líder de los populares ha descrito la gran incertidumbre con la que viven los españoles, por la pandemia y por la "guerra injusta y cruel" en Ucrania, y se ha preguntado si en la Moncloa está el "mejor Gobierno posible". "Creo que no. Creo que la mayoría españoles piensan que no es el mejor Gobierno para este momento", ha continuado.

"Soy tenaz y no voy a parar hasta que a los españoles se les ofrezcan soluciones para superar las cargas y tengan un Gobierno del que fiarse", ha dicho Feijóo

La ilusión

Feijóo ha dejado claro que si se ha lanzado a dar este paso, que le obligará a dejar la Xunta de Galicia en una fecha que todavía no ha concretado, es porque quiere ser presidente del Gobierno, una responsabilidad que pesa, ha confesado. "Estoy contento, ilusionado, sobre todo porque veo que vosotros estáis contentos e ilusionados, pero os mentiría si no os digo que siento una gran responsabilidad, mayor de la que sentía ayer y menor de la que voy a sentir en los próximos días, en los próximos meses, en los próximos años", ha declarado.

El presidente del PP ya avisó este viernes a Ayuso que su decisión de liderar a los conservadores y tratar de llegar a la Moncloa "no tiene fecha de caducidad". La afirmación muestra el miedo de Feijóo a que la presidenta de la Comunidad de Madrid le intente mover la silla si tras las próximas elecciones generales, probablemente a finales del 2023, no se convierte en presidente del Gobierno. Ayuso le dijo ante todos que su objetivo es ganar elecciones, no congresos.

Noticias relacionadas

"Me queda la última cuarta parte del partido, que es cuando se decide el resultado. No importa cómo empiezan las cosas ni cómo se desarrollan, sino cómo acaban", ha dicho recordando que tiene "60 tacos". "Soy tenaz y no voy a parar hasta que a los españoles se les ofrezcan soluciones para superar las cargas y tengan un Gobierno del que fiarse", se ha comprometido antes de recalcar la "confianza" que el PP ha puesto en él. "España nos está esperando a todos", ha seguido pidiendo la ayuda y la colaboración de todos los miembros del partido.

Sus últimas palabras antes de dar por clausurado el 20º congreso del PP han sido dos: “A trabajar”.