Cerrar la crisis con Marruecos

El Congreso en bloque carga contra Sánchez por su giro con el Sáhara

  • Aliados y oposición denuncian que viraje unilateral y la ruptura con las resoluciones de la ONU

  • El jefe del Ejecutivo defiende que solo "profundiza" en la vía ya adoptada por gobiernos anteriores

Pedro Sánchez.

Pedro Sánchez. / EUROPA PRESS / EDUARDO PARRA

6
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

Uno tras otro, la casi veintena de portavoces de distinto signo político que desfilaron por la tribuna de oradores del Congreso pusieron en evidencia la soledad de Pedro Sánchez ante el giro que ha impreso a la política exterior con Marruecos y el Sáhara. De la CUP a Foro Asturias, de EH Bildu a Vox, de Unidas Podemos al PP. El Congreso al completo -salvo la bancada socialista- criticó el apoyo del Gobierno al plan autonomista marroquí. Tanto por romper un consenso tradicional y abandonar las resoluciones de Naciones Unidas, como por hacerlo sin consultar. El jefe del Ejecutivo no se cansó de negar esa premisa: "Hay un paso más, que no es un giro y no es un volantazo".

Durante más de cinco horas, Sánchez aguantó este miércoles los envites de socios, aliados y oposición. Las acusaciones de todos ellos coincidieron: el Gobierno tomó una decisión en política exterior de manera unilateral, sin avisar a nadie y virando la posición de España con respecto al Sáhara Occidental, desviándose de la propuesta de Naciones Unidas de resolver el conflicto mediante un referéndum de autodeterminación.

Sin el respaldo habitual

Unidas Podemos muestra su "desacuerdo" con Sánchez y denuncia que se alinee con Trump y el "régimen autoritario" marroquí

"¿Por qué el Gobierno defiende el derecho del pueblo ucraniano a existir frente a Rusia, pero no el derecho del pueblo saharaui a existir frente a Marruecos?", preguntó a Sánchez el portavoz de ERC, Gabriel Rufián, antes de aventurar que se debe a un "canje de principios por más control marroquí" de las fronteras de Ceuta y Melilla. Su homólogo en el PNVAitor Esteban, le acusó de "romper las resoluciones" de la ONU y reconocer "la soberanía de Marruecos sobre el Sáhara". Completando los socios habituales del Gobierno, EH Bildu, a través de Mertxe Aizpurua, le afeó haber "traicionado" al pueblo saharaui.

Los reproches le llegaron también desde el seno del Ejecutivo. El portavoz de Unidas Podemos, Pablo Echenique, recordó que es normal diferir en una coalición y, a continuación, dejó claro que los morados están en "desacuerdo" con esta decisión. El dirigente morado aseguró que su partido apoya el referéndum, como la ONU y el programa electoral con el que se presentó Sánchez en 2019, mientras que el Gobierno se ha inclinado por la posición de Donald Trump de respaldar al "régimen autoritario" de Marruecos

Diputados de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu participan en una movilización del pueblo saharaui ante el Congreso

/ Pierre-Philippe Marcou / AFP

Dirigentes de Unidas Podemos, ERC y EH Bildu participaron en una pequeña movilización convocada a las puertas del Congreso en defensa del pueblo saharaui. El delegado del Frente Polisario, Abdulah Arabi, que asistió al debate, acusó a Sánchez de "complicar" la situación al "salirse de la legalidad".

La vía unilateral

Al otro lado del arco parlamentario, la portavoz y coordinadora general del PP, Cuca Gamarra, lamentó que la carta enviada por Sánchez al rey marroquí, Mohamed VI, "ha provocado una triple crisis: con Argelia, con su Gobierno y con todos los grupos". "Que ahora trate de justificar que no ha sido un cambio de 360 grados de nuestra política exterior ni la ruptura de un consenso tradicional de nuestra política es faltar al respeto a los miembros de esta Cámara y al conjunto de los españoles", le espetó.

El líder de Vox, Santiago Abascal, lo calificó de un "puñetero insulto" y señaló que Sánchez actúa como un "autócrata". El jefe del Ejecutivo, bastante molesto, pidió retirar ese adjetivo del diario de sesiones. El portavoz de Ciudadanos, Edmundo Bal, incidió en esa idea y le llamó "Rey Sol" en recuerdo de Luis XIV de Francia.

Solventar la crisis

El jefe del Ejecutivo reivindica que se cierra así una crisis con Marruecos y se abre una nueva etapa

Sánchez se mantuvo firme en la versión que el Gobierno lleva días ofreciendo: no hay ningún giro, tan solo, "un posicionamiento claro""un paso más en el camino" y "una profundización" de la vía que inició España en 2007. Con esto, reiteró, se cierra una crisis con Marruecos y se abre una nueva etapa con el objetivo de "defender los intereses" españoles y garantizar la seguridad de las fronteras.

Ante el pleno del Congreso, en el que compareció a petición propia, Sánchez reivindicó el paso "complejo" de enviar la misiva al rey marroquí. "No resto importancia a la decisión que hemos tomado ahora. La he tomado con plena voluntad de dar un paso adelante", recalcó desde la tribuna de la Cámara Baja. Sánchez dejó claro que el objetivo es "garantizar un territorio seguro, con una frontera capaz de asegurar el cumplimiento del control de personas y mercancías", en relación a las fronteras de Ceuta y Melilla. Este viernes, el ministro de Exteriores, José Manuel Albares, viajará a Rabat para poner en marcha esta "hoja de ruta".

En casi una veintena de ocasiones, rechazó haber abandonado las resoluciones de la ONU. "En mi carta [a Mohamed VI] reafirmo que Naciones Unidas es el marco para solucionar la cuestión del Sáhara Occidental. España siempre ha apoyado, y siempre lo hará, este marco, porque es el único marco posible", sentenció. Además, subrayó que la solución al conflicto debe ser "aceptada por las partes". Es decir, tanto por Marruecos, como por el Frente Polisario.

Sánchez argumenta que Francia, Alemania o Estados Unidos ya han respaldado la propuesta marroquí

A renglón seguido, explicó que, teniendo en cuenta lo anterior, la propuesta marroquí es "la base más seria, creíble y realista para la resolución de este conflicto diferendo". Las mismas palabras que usó en su misiva al rey marroquí. "Reivindico, por tanto, el camino que hemos tomado, el de la política real, el del sentido de Estado, el de la estabilidad, la prosperidad y la seguridad de Ceuta y Melilla, de España y de toda Europa", resumió Sánchez.

Noticias relacionadas

Entre los argumentos que ofreció a la Cámara Baja es el alineamiento con los socios europeos. En este sentido, recordó que Francia y Alemania ya habían mostrado su apoyo a la propuesta de Marruecos y que, ahora, la Comisión Europea ha respaldado la posición de España. También sacó a colación la visita del secretario de Estado de EEUU, Antony Blinken, a Marruecos este martes en la que recalcó que recalcó que "es una propuesta seria, creíble y realista".

Ante las críticas de haber traicionado al Sáhara Occidental, el jefe del Ejecutivo respondió que no hay "desinterés ni desatención" hacia el pueblo saharaui. Así, recordó que España es el "principal donante de ayuda humanitaria" y que seguirá siendo así.