Giro histórico sobre el Sáhara

No solo gas: ¿Qué se juega España en la crisis con Argelia?

  • La vecindad y la alianza energética marcan las relaciones entre los dos países

Unos operarios trabajan en el gasoducto argelino.

Unos operarios trabajan en el gasoducto argelino. / EPC

1
Se lee en minutos
El Periódico

El giro histórico del Gobierno en su política sobre el Sáhara Occidental y su apoyo al plan autonomista de Rabat ha abierto una crisis con Argelia, que ha retirado a su embajador de Madrid. Las relaciones entre España y Argel se tensan en un momento en que la guerra en Ucrania da más relevancia a la conexión energética entre los dos países. Pero el gas no es lo único que une a los dos países.

Gas

A pesar de que a principios de este año Argelia ha dejado de ser el principal proveedor de gas para España -los dos primeros meses de 2022 de EEUU ha llegado el 33,8%-, el gasoducto que une Beni Saf y Almería sigue proporcionando el 24,3% del gas que entra en nuestro país. De hecho, en la primera semana de marzo Pedro Sánchez llamó al presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, para reforzar la alianza energética entre los dos países y subrayar que se trataba de un "socio fiable". El Gobierno insiste ahora en que el suministro no corre peligro, pese al enfado de Argel por el Sáhara.

Estabilidad

Precisamente esa fiabilidad es lo que más valoran España y Europa del país norteafricano. A diferencia de lo que ha pasado en ocasiones con otras zonas de Oriente Próximo, la llegada de gas desde Argelia apenas ha sufrido contratiempos en décadas. Ni acciones terroristas ni las cambiantes relaciones diplomáticas han supuesto hasta ahora problemas en ese sentido.

Inmigración

En marzo del año pasado, España y Argelia acordaron trabajar para abrir "vías regulares" y "ordenadas" de inmigración legal a España para empresarios, estudiantes y trabajadores. Ambos países se comprometieron también a frenar la llegada de inmigrantes irregulares procedentes especialmente de países del Sahel.

Intercambios comerciales

Las relaciones comerciales entre España y Argelia son estrechas, y están marcadas por el intercambio energético y la vecindad. España es uno de los principales socios comerciales de Argelia: entre enero y agosto de 2021, las exportaciones de España a Argelia fueron de 1.242 millones de euros, mientras que las importaciones han ascendido a 2.556 millones. En 2020, España se situó como quinto proveedor de Argelia, por detrás de China, Francia, Italia y Alemania, y en su tercer cliente, según datos del Instituto de Comercio Exterior.