La reconstrucción del partido

Feijóo diseña la transición del PP con Moreno y Pons

  • El dirigente gallego rumia con un estrecho círculo sus primeros pasos para "reanimar" al partido y cerrar "la era del tuit" de Casado

  • El martes se convocará el congreso para abrir la sucesión y el líder de la Xunta tardará "pocos días" en solemnizar su paso al frente

Alberto Núñez Feijóo saluda a un grupo de personas que estaba esperando la llegada de los dirigentes a la Conferencia de Presidentes que se celebró, el 31 de julio de 2020, en San Millán de la Cogolla (La Rioja).

Alberto Núñez Feijóo saluda a un grupo de personas que estaba esperando la llegada de los dirigentes a la Conferencia de Presidentes que se celebró, el 31 de julio de 2020, en San Millán de la Cogolla (La Rioja). / Efe / Abel Alonso

4
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Cuando el jueves 17 de febrero, Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado se enzarzaron en una lucha sin cuartel ante los medios de comunicación, el partido entró en 'shock' y, sin dudar, los dirigentes del PP miraron a dos personas para saber qué había que hacer: Alberto Núñez Feijóo y Juanma Moreno. Los dos son los principales responsables de la rápida caída de Casado y de dar una solución diligente con un congreso extraordinario que entronizará a Feijóo.

En esta primera fase de la transición, las decisiones se siguen tomando en coordinación con Moreno, presidente de la Junta de Andalucía, y con Esteban González Pons, eurodiputado y un gran conocedor de los entresijos de la dirección del partido. Fue vicesecretario de Comunicación, entre 2008 y 2012, y de Estudios y Programas, entre 2012 y 2015. Desde el miércoles por la noche se sabe que Pons será también el presidente de la comisión organizadora del congreso.

La relación entre Feijóo y Moreno creció a la par que se desarrollaba la etapa de Casado. Poco le importó al dirigente gallego que hubiera apoyado a Soraya Sáenz de Santamaría en las primarias de 2018. Ambos coincidieron, "demasiadas veces", apuntan fuentes del Gobierno andaluz, en los "errores" que veían cometer al líder del PP y a su "desconocido" equipo. "Los vaivenes con la relación con Vox, las broncas en los territorios para imponer lo que pedía Teodoro [García Egea] y una política inconsistente y contaminada por la 'era del tuit'" les ayudó a fortalecer sus vínculos, apuntan esas fuentes. Y es una de las razones por las que ahora, ante la conmoción provocada por el choque Casado-Ayuso, ambos se han entendido de una manera tan rápida. Otro de los motivos es que uno de los más interesados en pasar página cuanto antes es Moreno, porque se someterá a las urnas antes de que acabe el año. De hecho, el congreso extraordinario se celebrará en su comunidad el 2-3 de abril, para darle un espaldarazo y marcar el punto de inflexión.

Posible secretario general

Con Pons, sin embargo, la conexión viene de antes. Según explica el periodista Fran Balado en su libro 'El viaje de Feijóo', el líder de la Xunta ya pensó en Pons como su secretario general cuando barruntó la idea de intentar suceder a Mariano Rajoy en las primarias de 2018, las que Casado acabó ganando frente a Sáenz de Santamaría.

El eurodiputado ha criticado el acercamiento a Vox de su partido y rompió la disciplina al votar contra Hungría y sus leyes homófobas

Si Feijóo ha conseguido mantener fuera del Parlamento gallego a Vox, Pons ha defendido en Bruselas y Estrasburgo una posición ante la ultraderecha muy diferente a la que ha propugnado Casado estos años. El eurodiputado no ha dudado en romper la disciplina de voto del PP en el Parlamento europeo y apoyar la retirada a Hungría de los fondos de recuperación por sus leyes homófobas, mientras la indicación de Génova fue abstención, y también ha dicho en varias ocasiones que es un error imitar a los extremistas solo por ganar votos.

El talante de Gamarra

El objetivo de los tres capitostes es, según fuentes conocedoras de las conversaciones a tres bandas, "reanimar" cuanto antes el partido con "caras que den tranquilidad" y para ello es necesario superar la junta directiva nacional del martes "sin sobresaltos". Por eso han pedido a todos los barones que toquen a rebato y acudan a Madrid al cónclave con los más de 400 altos cargos de toda España que lo conforman. Allí se hará oficial la propuesta de convocar un congreso extraordinario y son necesarios dos tercios de los apoyos. Nada tendría que fallar tras la aclamación a Feijóo estos días atrás.

Noticias relacionadas

El martes también se aprobará el nombramiento de Cuca Gamarra como coordinadora general del partido. La actual portavoz del grupo parlamentario, propuesta por Casado para ese puesto, se encargará del día a día de la formación tras la dimisión de García Egea. Su talante ha convencido a Feijóo y Moreno, que la aceptaron para ayudar en la transición "tranquila".

La junta directiva debe acordar la composición de la comisión organizadora del congreso, que presidirá Pons. Habrá varios vicepresidentes, secretario, tesorero y vocales. Todas las comunidades aportarán al menos un miembro, aunque Valencia, ya con Pons, tendrá seguro dos. También se aprobará un reglamento para el buen discurrir del congreso. En ese conjunto de normas se incluirán los plazos exactos del proceso para presentar candidaturas. ¿Cuándo anunciará Feijóo ya directamente que esta vez sí coge el tren a Madrid? Según un barón que habla con él, lo hará "pocos días" después de que, el martes, se convoque oficialmente el congreso. Todo con mucho 'sentidiño'.