Mitin en León

Sánchez acusa al PP de "usar a tránsfugas" para tratar de tumbar la reforma laboral

"Los goles en propia puerta también valen", dice Zapatero sobre la accidentada votación en el Congreso

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez junto con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, participa este domingo en un mitín en León por la campaña a las lecciones autonómicas del próximo día 13 de febrero. 

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez junto con el expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y el candidato del PSOE a la presidencia de la Junta de Castilla y León, Luis Tudanca, participa este domingo en un mitín en León por la campaña a las lecciones autonómicas del próximo día 13 de febrero.  / EFE/J.Casares

3
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

La accidentada aprobación de la reforma laboral está marcando la campaña electoral en Castilla y León, que encara su última semana. Todos los participantes en el mitin del PSOE en León se refirieron a las circunstancias en las que el Congreso dio luz verde al decreto. El más contundente fue seguramente el presidente del Gobierno: Pedro Sánchez acusó al PP de "usar a tránsfugas" para intentar que la reforma no saliera adelante.

El presidente se refería así a que los populares estaban detrás de la oposición de los dos diputados de UPN al decreto. Sergio Sayas y Carlos García Adanero, en proceso de expulsión del partido, desoyeron el pacto que había alcanzado su líder, Javier Esparza, con el Gobierno, y votaron finalmente 'no'. El texto salió adelante por el error de un parlamentario del PP, Alberto Casero.

En León, Sánchez ha reivindicado los "logros" sociales de su Gobierno, entre los que ha destacado la reforma laboral. "Es buena política, es un canto al crecimiento y al acuerdo. Va a consolidar el crecimiento económico, la creación de empleo digno. En el primer mes de vigencia, el número de contratos fijos aumentó en un 92%. Eso es lo que quería que no saliera el PP, incluso usando a tránsfugas", ha dicho antes de agradecer "a sindicatos, empresarios y partidos que hicieron posible la reforma con su voto afirmativo" su decisión.

Enfrente estaba, ha añadido, la "derecha negacionista". "Lo que pasó el jueves fue que ganó el avance social, ganó España y perdió la oposición negacionista", ha asegurado Sánchez. "Hemos visto el verdadero rostro de una derecha que blanquea el transfuguismo, que deslegitima un voto democrático en el Parlamento y, lo más grave, que vota en contra de un acuerdo bueno"

"Llorando por las esquinas"

El presidente del Gobierno ha usado unos argumentos parecidos a los de José Luis Rodríguez Zapatero. Muy cómodo, jugando en casa, el exjefe del Ejecutivo se ha recreado con el "gol en propia puerta" del PP en el Congreso con la reforma laboral. "Los goles en propia meta suben al marcador, es una regla de oro", ha recordado Zapatero en referencia a las quejas de los populares de que no se dejase al diputado que se equivocó con el voto corregir su error. "Están por ahí llorando por las esquinas. Que tengan un poco de pudor, que querían ganar una votación por error, con dos tránsfugas", ha añadido el expresidente.

En opinión de Zapatero, la votación del jueves demuestra algunas otras cosas. Por ejemplo, que "si es el PP y Vox, que ya casi no se les distingue, el que vota con Bildu y los nacionalistas, es muy democrático; si son otros, atenta contra España". "Es el cinismo de la derecha de este país. El patriotismo se demuestra en la oposición. Y la derecha pasará a la historia de esta legislatura por no haber arrimado el hombro ni una sola vez, ni con una pandemia", ha afirmado.

El resumen del expresidente del Gobierno sobre lo que sucedió el jueves en el Congreso es que "hubo justicia poética", porque "ganaron los trabajadores, los más humildes, ganó España y perdió el PP".

Tudanca pide un cambio "por decencia"

Tanto Zapatero como Sánchez incidieron también en la necesidad de que Castilla y León cambie de color político después de 35 años. Ambos dijeron que eso ayudaría a frenar la despoblación a la que se enfrenta la comunidad. Pero también usaron otro argumento: es hora de que la política "decente", que en su opinión encarna el candidato socialista Luis Tudanca, llegue a las instituciones de Castilla y León.

Noticias relacionadas

"Por decencia hay que cambiar", ha asentido también Tudanca, tras recordar los casos de presunta corrupción del PP en la comunidad. Él, y también Sánchez, han recordado que en 2019 el PSOE ganó las elecciones, pero el acuerdo de Alfonso Fernández Mañueco con Ciudadanos cerró a los socialistas el paso a la Junta.

Tudanca ha recordado que en esa ocasión ellos nunca dijeron que el gobierno resultante fuera ilegítimo. Y que, además, esas elecciones demuestran que Castilla y León "no es el cortijo" del PP, y que va a mandar a los populares a la oposición el próximo domingo.