La endiablada legislatura

El PDECat negocia contra reloj y podría dar sus 4 decisivos votos a la reforma laboral

  • Los posconvergentes ven compatible la propuesta con sus postulados y la consideran una oportunidad de orillar a ERC y Junts

El portavoz del PDeCat en el Congreso, Ferran Bel

El portavoz del PDeCat en el Congreso, Ferran Bel / Javier Lizón / EFE

2
Se lee en minutos
Fidel Masreal
Fidel Masreal

Periodista

ver +

Un representante del PDECat en Madrid hace la siguiente reflexión: "Voté a favor de la reforma laboral del PP en 2012 y puedo votar a favor de la del PSOE diez años después". Esta es la premisa política con la que la posconvergencia se deja querer por el Gobierno de cara a aportar cuatro votos decisivos para aprobar este jueves la modificación (que no derogación) de la controvertida normativa laboral que del Gobierno de Mariano Rajoy en plena crisis con el apoyo de CiU. Apoyo que ahora el PDECat podría brindar al Ejecutivo socialista con un argumento: ni esa normativa era tan de derechas ni la actual será tan de izquierdas.

Situarse en el foco y el centro del escenario político es para el PDECat, en sí mismo, una victoria. Pero exigirán a cambio alguna contrapartida. El partido posconvergente está negociando intensamente con el Gobierno. Según fuentes de la formación, la actitud del Ministerio de Trabajo, dirigido por Yolanda Díaz, ha sido hasta ahora "irresponsable" porque ha dado por hecho el apoyo de los cuatro parlamentarios. En escena ha aparecido la propia vicepresidenta. Mientras, el PSOE, siempre según esta versión, no ayuda demasiado a la ministra, quizá para desgastarla.

Difícil de enmendar

En cuanto al contenido en sí de la negociación, el PDECat asume que no habrá cambios en el contenido. Es decir, que no aceptará que el Congreso la tramite como proyecto de ley, lo que abriría la puerta a introducir cambios en su redactado. La patronal CEOE ha advertido por activa y por pasiva que tampoco aceptará cambios a lo acordado con el Gobierno y los sindicatos. Así pues, el PDECat aspira a conseguir contrapartidas en el entorno de la nueva normativa. Al respecto, se impone el mutismo.

Por una vez, la posconvergencia está de nuevo en el centro del escenario y quiere aprovecharlo hasta el último minuto. Este miércoles, la ejecutiva del partido (casi en fase de liquidación, según lo que plantea una nueva marca posconvergente, Centrem) decidirá definitivamente. El 'sí' es perfectamente posible, y la alternativa sería una abstención.

Contrapartida: el Tercer Sector

Noticias relacionadas

¿Cómo venderlo? El PDECat se presentó a las elecciones con un programa electoral compatible con la reforma presentada por el Gobierno. "Urge modificar la ley a partir del diálogo con los interlocutores sociales", sostenía dicho programa, que proponía establecer la primacía del convenio sectorial sobre el de empresa, como prevé el acuerdo, y perfeccionar la contratación a tiempo parcial, así como reforzar el papel de la autoridad laboral autonómica en los ERE.

Ahora, contra reloj, el PDECat negocia con el Gobierno aspectos colaterales como la compensación al Tercer Sector en materia laboral, porque la reforma del Gobierno elimina los contratos de obra y servicio, muy utilizados por este sector.