Constitucionalismo

Elda Mata sucederá a Sánchez Costa al frente de Societat Civil Catalana

  • La empresaria gerundense se convertirá en marzo en la primera mujer al frente de la entidad constitucionalista

La nueva presidenta de Societat Civil Catalana, Elda Mata.

La nueva presidenta de Societat Civil Catalana, Elda Mata. / Diari de Girona

2
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +

Societat Civil Catalana (SCC) oficializará en marzo un cambio de liderazgo. La empresaria Elda Mata tomará las riendas de la entidad constitucionalista a propuesta del actual presidente, Fernando Sánchez Costa, que da un paso al lado más de tres años después de su elección al frente de una organización de la que se despide con la sensación de haber apaciguado las tensiones internas y superado los baches económicos.

Será un relevo tranquilo y consensuado que, según fuentes de SCC, lleva meses tejiéndose para evitar "cambios complejos y traumáticos" como el adiós de anteriores dirigentes envueltos en polémicas y acusaciones cruzadas. La elección de Mata, que será votada por las bases junto a su propuesta de una nueva junta en la que no estará Sánchez Costa, supone aire fresco para la organización porque la todavía vicepresidenta territorial será aupada junto a un nuevo plan estratégico y con la peor travesía del 'procés' hasta el momento ya recorrida.

"Es un buen momento para el relevo porque ahora tenemos una nueva sede, somos activos en Europa, tenemos presencia en la lucha por 25% del castellano en las aulas, hemos aumentando socios (500), hay una situación económica estable y hay paz interna", reflexiona en declaraciones a este diario Sánchez Costa.  

Una 'dama de hierro'

Mata es una empresaria afincada en Girona especializada en la dirección de compañías turísticas y agropecuarias. Su círculo más cercano destaca de ella su "firmeza" y su capacidad de mando, concretamente en la gestión de cuentas y equipos. "Es completamente independiente, viene del mundo civil", afirman fuentes de su entorno. Entre su valía destacan el hito de haber convertido la agrupación gerundense "en la más numerosa y la más activa de Catalunya en el territorio más difícil", cumpliendo así con el objetivo de expandirse más allá del Área Metropolitana de Barcelona. Su perfil desapegado de las formaciones constitucionalistas permite a SCC ungir a Mata como una mujer independiente, capaz de "mirar menos a los partidos" y de "mantener los equilibrios ideológicos".

Noticias relacionadas

Sánchez Costa deja la presidencia satisfecho de haber podido mantener a flote la organización y convencido de que de "haber procurado recoser Catalunya con un tono que ayudase a ello". Entre su lista de hitos, señala el haber conseguido una entidad "completamente saneada desde un punto de vista económico y pacificada entre familias" con buena sintonía con los partidos constitucionalistas pese a sus pugnas cotidianas. "El constitucionalismo político está más dividido que en 2017, eso es empírico y evidente, pero también es cierto que el civil ha logrado mantenerse vivo y quizá más vivo que nunca en estos momentos con la situación del 25% de castellano. Tras las elecciones de febrero, había riesgo de desmovilización y un gran desanimo, pero hemos revivido y el futuro es muy esperanzador", apunta.

Nuevo plan

La futura presidenta, la primera mujer la frente de SCC, ya tiene sobre la mesa un nuevo plan estratégico para llevar a cabo hasta 2024. Los siete ejes de actuación son opinión pública, instituciones, derechos, vínculos, incidencia política, internacional y movilización. Destaca el objetivo de emprender "la vía judicial contra el partidismo en la administración y en las entidades civiles", buscar hueco para incidir en los procesos electorales de entidades profesionales y sociales, actuar contra la "malversación" a través del Tribunal de Cuentas, poner "antenas" en Bruselas, Londres, Berlín y Washington, así como ahondar en la presencia en todo el territorio catalán impulsando movilizaciones transversales y también ante periodos electorales.