La figura política del próximo año

La 'España Vaciada' emerge y mueve el tablero político de 2022

  • Asociaciones de las provincias despobladas tienen en Castilla y León la primera prueba de su influencia y su primer termómetro electoral

  • PP y PSOE se ponen en alerta ante este movimiento e intentan frenar el avance de estas formaciones de cara a la próxima ronda de comicios

Manifestación de la coordinadora de la España Vaciada frente al Congreso de los Diputados para reivindicar políticas que vertebren el territorio y corrijan los desequilibrios territoriales y demográficos, en marzo del 2021.

Manifestación de la coordinadora de la España Vaciada frente al Congreso de los Diputados para reivindicar políticas que vertebren el territorio y corrijan los desequilibrios territoriales y demográficos, en marzo del 2021. / EFE / MARISCAL

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

"O se concurre a las elecciones o se desaparece". Con esta afirmación en mente, la 'España Vaciada' tomó la decisión de presentarse a los próximos comicios. Entre los muros del monasterio de San Miguel de la Victoria, a 3 kilómetros del pueblo conquense de Priego -no alcanza los 900 habitantes pese a haber rozado los 3.000 en la década de los 40-, más de 70 asociaciones de las provincias despobladas se marcaron en septiembre el objetivo de alcanzar las instituciones. Las locales, autonómicas y nacionales. El anuncio hizo vibrar el tablero político. Aún levemente. Pero desde entonces, la contundencia de la 'España Vaciada' ha intensificado la magnitud de los temblores y empieza a ser determinante en la agenda política de 2022. Hasta el punto de que la primera cita electoral de este año es, en parte, fruto de su irrupción. Alfonso Fernández Mañueco adelantó las elecciones en Castilla y León -paradigma de la España despoblada- al 13 de febrero para pillar con el pie cambiado y aún en construcción a la herramienta de la 'España Vaciada'. 

Finales de enero, a más tardar comienzos de febrero, era el horizonte temporal que los movimientos ciudadanos de la España Vaciada se marcaron en septiembre para poner en marcha la plataforma con la que concurrir a las elecciones. El coordinador de esta herramienta, Antonio Saz, explica en conversación con EL PERIÓDICO que barajaban un adelanto electoral, pero eso no ha evitado que la decisión de Fernández Mañueco les haya hecho "trabajar más intensamente" para llegar a los comicios. 

Soria ¡Ya! -abanderada de la provincia más despoblada de España con 8,6 habitantes por kilómetro cuadrado- fue la primera en anunciar tendrán papeleta en las elecciones. En los últimos días se ha confirmado que se presentarán también en Burgos, Palencia y Salamanca. "Hay territorios a los que no les queda mucho tiempo", asegura Saz para explicar este paso adelante de, por ahora, cuatro provincias castellanoleonesas. La plataforma está en construcción en otra veintena de territorios -la vista está también puesta en otro posible adelanto en Andalucía-, e incluso se estudia presentar candidaturas en Madrid o Barcelona

Buscar la unidad

El portavoz de León Ruge, Sergio Díez González, señala que estos movimientos convertidos en nuevos actores políticos surgen "ante el pasotismo" de los partidos tradicionales que solo acuden a la España vaciada a sacarse fotos en campaña electoral: "Quedan muy bien de cara a la galería". Sin embargo, este leonés que vive en un pequeño pueblo de 70 habitantes señala que la despoblación es una "cuestión política" por la que merece "dar un golpe en la mesa" y llevar sus propuestas hasta las instituciones. 

"Nos dimos cuenta de que Teruel Existe había conseguido mucho más con un diputado que con 30 años de movimientos sociales", reconoce el portavoz de Levanta Jaén, Javier Saigner. Para este nuevo 'político' que trabaja en la construcción de la herramienta de la 'España Vaciada' como "voluntario", hasta ahora cada territorio trabajaba y peleaba de forma independiente. "Nos íbamos contentando con migajas", admite. 

El cambio que intentan operar es unir fuerzas. "Todas las regiones tenemos una reivindicaciones comunes y ha resultado muy fácil ponerse de acuerdo", asevera el portavoz de Extremadura Vaciada, Fernando Pulido, para quien el movimiento ciudadano del que nacen está ya "lo suficientemente maduro" para dar el salto a la arena política. Por lo pronto, cerca de 70 asociaciones han desarrollado un nuevo Modelo de Desarrollo con 101 medidas. 

Adversarios preparados

Por lo pronto, y a falta del primer termómetro electoral de Castilla y León, la sensación que hay entre los organizadores de la 'España Vaciada' es que su mensaje está calando. Y que los partidos tradicionales empiezan a inquietarse. "La gente está harta de izquierdas y derechas", sentencia González desde la montaña leonesa. Saigner coincide con el diagnóstico y asegura que PP y PSOE "están nerviosos" tras observar el apoyo ciudadano que empiezan a tener los movimientos de la España despoblada.

"Lo único que les duele son los sillones", continúa Saigner que ha detectado cómo en los últimos meses socialistas y populares han empezado a hablar de la España vaciada. Pulido recalca que empiezan a verles como "competidores serios" y que buena prueba de ello es que están empezando a recibir "acusaciones muy infundadas permanentemente desde todos los partidos".

Noticias relacionadas

El PP está pregonando que estás formaciones están alentadas por el PSOE. Los socialistas, por su parte, preparan una campaña electoral en la que la propia dirección nacional se vuelque por completo y confían en sacar rédito a las medidas que están lanzando desde el Gobierno de coalición.

Cuando se les pregunta, los tres echan por tierra estas acusaciones y defienden que "son movimientos del territorio" en los que hay "gente de todo tipo de ideologías". "Con un objetivo común no hace falta una ideología concreta", recalca Saigner. Saz, por su parte, prefiere expresarlo de otra manera: "Sí tenemos ideología, la lucha contra la despoblación y la búsqueda del reequilibrio territorial".

Las emergentes de 2021

Este diario eligió a Laura Borràs, Jéssica Albiach, Dolors Sabater y Àngels Chacón, las cuatro candidatas de sus partidos a las elecciones catalanas de febrero, como las emergentes de 2021. La primera, que encabezaba la lista de JxCat, ha llegado a presidenta, pero no de la Generalitat, como era su objetivo, sino del Parlament.