Relevo en la cúpula de los Mossos

La Generalitat destituye a Josep Lluís Trapero como jefe de los Mossos d'Esquadra

  • La impermeabilidad del jefe de la policía autonómica a las directivas políticas llevan a Elena a sustituirlo

  • El Govern eleva a una intendente a la cúpula y descarta a Cristina Manresa como sucesora del 'major'

La Generalitat destituye a Josep Lluís Trapero como jefe de los Mossos d'Esquadra

José Luis Roca

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +
Guillem Sánchez
Guillem Sánchez

Redactor

Especialista en Sucesos, tribunales, asuntos policiales y de cuerpos de emergencias

Escribe desde Barcelona

ver +

El 'conseller' de Interior, Joan Ignasi Elena, ha tomado este lunes una decisión largamente larvada en su departamento: relevar al frente del cuerpo de los Mossos d'Esquadra a Josep Lluís Trapero. La azarosa trayectoria del mayor llega así a su fin como jefe de la policía autonómica. Los motivos son variados. Y no coinciden los que ha expresado Elena en rueda de prensa con los que apuntan otras fuentes de la misma 'conselleria' lejos de los micrófonos.

Públicamente, Elena ha defendido que el cambio de Trapero por Josep Maria Estela, responde a la voluntad de llevar a cabo un "relevo generacional" en el seno del cuerpo "necesario" para afrontar los "nuevos retos". En ningún caso se ha cansado de aseverar, a preguntas de los periodistas, que apartar a Trapero se debe a que no se le considere "adecuado" para acometer esa misión. "Empezar una nueva etapa no significa negar la anterior", ha reiterado.

Perfil inflexible

Otras fuentes de la 'conselleria', sin embargo, apuntan a que Trapero ha sido destituido por su inflexibilidad a la hora de aceptar o acatar recomendaciones y órdenes políticas en la gestión y funcionamiento del cuerpo. Lo que para ERC era lo que corresponde en una sociedad democrática –que los representantes elegidos sean quienes orientan las políticas de seguridad–, para Trapero, dicen estas fuentes, demasiado a menudo era una forma de intervenir sobre cuestiones profesionales que no podía tolerar.

Para la formación de Aragonès, Trapero se había 'bunquerizado' junto a sus comisarios y hacía oídos sordos a la interlocución política. La muestra más evidente se produjo en el Dia de les Esquadres, la celebración de gala del cuerpo, en la que se homenajeó a quienes ayudaron al propio Trapero a lograr la absolución en su juicio ante la Audiencia Nacional por los hechos de otoño. Unas distinciones que el mayor impartió sin consensuarlo con la 'conselleria'.

La factura del 'procés'

Desde ERC también aluden a otros motivos que conectan con el 'procés'. Trapero, en su defensa, había declarado que no tuvo nada que ver con los planes de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras que culminaron con el 1-O; que, horas después de la DUI, comunicó a la justicia que se ponía a su disposición, y no a la del Govern; y que existía un plan para detener al Govern si así lo ordenaban los jueces.

Todas aquellas fueron declaraciones que no le convertían en la persona con más defensores dentro de Esquerra. Tampoco dentro de Junts, pero esta formación, en noviembre de 2020, cuando fue declarado inocente por la Audiencia Nacional, optó por devolverle el cargo de jefe de los Mossos porque Puigdemont consideró que era lo correcto, dado que fue expulsado en aplicación del artículo 155.

Trapero aceptó regresar, pero también traía otra factura del 'procés', que lo dejó a las puertas de la cárcel y a los Mossos, a punto de ser absorbidos por el Estado. Ni ERC se fiaba de Trapero, ni Trapero de ERC. El PSC, por su parte, ha criticado la decisión de Elena y considera que sustituir al mayor es un "error".

Bosch en lugar de Manresa

Noticias relacionadas

Para sustituir a Trapero, ERC ha buscado durante meses a una comisaria. Sin embargo, solo hay tres en el cuerpo. Dos dijeron que no estaban interesadas. Y la tercera, que se convirtió en una opción muy seria, era Cristina Manresa. Pero sus métodos de trabajo y de comunicación no le hacían valedora del cargo, apuntan fuentes de Interior, sin precisar más. Otras fuentes apuntan, asimismo, que a Manresa no se le perdona que, durante los graves altercados que siguieron a la sentencia del 'procés', se marchara de vacaciones a China, algo que dentro del Govern y de los Mossos se interpretó casi como una dejación de funciones.

La mujer que ostentará el máximo cargo dentro de la nueva cúpula será la intendente Rosa Bosch. "Somos conscientes de que puede crear malestar en el cuerpo, porque no es comisaria, pero la línea es primar la experiencia y los conocimientos por encima del rango. La falta de mujeres dentro del cuerpo supone un techo de cristal que hay que romper", señalan estas fuentes.