Choque con la vicepresidenta

Casado pide a Sánchez que eche a Calviño por comprar su casa a través de una sociedad

  • Rescata una información de 2018 para cargar contra la dos del Gobierno. Esta le reprendió por sacar el tema de los abusos a menores en el Congreso

  • La ministra portavoz subraya que Casado ya "ni representa a sus votantes" y que su estilo de oposición "resta" a España y al "prestigio" de las instituciones

Casado, Calviño y Felipe VI, el pasado miércoles en el acto con empresarios en el que la vicepresidenta afeó al líder del PP cara a cara su intervención en el Congreso.

Casado, Calviño y Felipe VI, el pasado miércoles en el acto con empresarios en el que la vicepresidenta afeó al líder del PP cara a cara su intervención en el Congreso. / Chema Moya / Efe

5
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

Pablo Casado sigue muy molesto con la vicepresidenta primera, Nadia Calviño, por la reprimenda que la responsable de Economía del Gobierno le hizo el pasado miércoles por su intervención en el Congreso de los Diputados y ha puesto a todo el partido a marcarle de cerca. Él mismo, esta mañana en un acto del partido en Galicia, utilizó una información publicada en noviembre de 2018 para cargar contra ella y pedirle a Pedro Sánchez que la eche del Gobierno. Para el presidente, la vicepresidenta es intocable.

Casado rescató una noticia conocida hace tres años, publicada por el 'Abc', sobre la creación en 2000 de la sociedad Aldael Consultores, con la que la ahora vicepresidenta adquirió su vivienda. Cuatro años más tarde, Calviño se desvinculó de esa empresa ya que accedió a su primer cargo público, de directora general de Competencia en el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero. Veinticuatro meses después se trasladó a vivir a Bruselas para trabajar en la Comisión Europea, donde estuvo hasta que Sánchez le pidió que se sumara a su Ejecutivo, en junio de 2018. Fuentes del equipo de la vicepresidenta explicaron entonces que ella no tiene relación con esta sociedad desde 2004, que su actividad profesional está separada de la de los miembros de su familia, y recordaron que los ingresos y el sueldo de la ministra son públicos y pueden consultarse por Internet.

El jefe de la oposición lamentó que la vicepresidenta económica le recriminara su intervención en la sesión de control. Según explicaron fuentes del PP, Calviño le dijo que le habían "asqueado" sus palabras por haber pedido explicaciones sobre los escándalos de los menores tutelados en Baleares o hiciera referencia a la condena del exmarido de la vicepresidenta de la Comunitat Valenciana, Mònica Oltra, por abusar de una menor tutelada.

Casado asegura que no entiende cómo Sánchez mantiene a Calviño si es una "defraudadora fiscal"

“Estoy asqueada por lo que has dicho de los abusos a menores. No puedes sacar en el pleno los casos de los menores”, le dijo en concreto la número dos del Gobierno a Casado, según el PP. El dirigente de los populares subrayó que tiene obligación como político de pedir explicaciones por esos asuntos y añadió que no entiende cómo el jefe del Ejecutivo mantiene a la vicepresidenta en el Gobierno si se compró su "mansión de 300 metros cuadrados" con una sociedad interpuesta y es una "defraudadora fiscal".

Cien preguntas por escrito

En el Congreso, el principal partido de la oposición continuará con esta estrategia de presión sobre una de las mujeres claves del Gobierno. Este jueves a última hora el PP registró un centenar de preguntas por escrito a la vicepresidenta económica sobre la inflación, los fondos europeos y hasta por el covid, que su departamento tendrá semanas para contestar.

Y en la sesión de control del próximo miércoles, además de la portavoz del PP, Cuca Gamarra, que normalmente es la encargada de marcar de cerca a Calviño y así lo hará también esta próxima semana, se sumarán también preguntas de Vox (sobre el "empeoramiento" de "la vida cotidiana" de los españoles), Más País (con un tema similar) y Ciudadanos (sobre la política fiscal del Ejecutivo).

"Cercanía, empatía, diálogo, respeto"

Fuentes del Ejecutivo aseguraban que Casado "pincha en hueso" al hablar así de Calviño, de la que "todo el mundo sabe que es una magnífica ministra de Economía" sin cuentas pendientes ni negocios oscuros. En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros extraordinario de este viernes, la portavoz, Isabel Rodríguez, no hizo alusión al reproche concreto contra la vicepresidenta, pero sí lanzó una andanada contra los conservadores. "Estamos viendo a un señor Casado y a un PP que no reconocerán ni sus propios votantes", aseguró la ministra, a preguntas de los periodistas. "No todo vale, no todo suma. La política de oposición de Casado resta a España, a la calidad democrática y al prestigio de las instituciones y no podemos compartir esa estrategia de oposición", continuó antes de pedir "sosiego" y "entendimiento" a los conservadores.

En el Gobierno creen que el jefe del PP "pincha en hueso" al atizar a la vicepresidenta y Rodríguez advierte: "No todo vale, no todo suma"

Noticias relacionadas

Rodríguez apeló al "sosiego", la "buena política" y el entendimiento, porque es lo que demanda "la inmensa mayoría de españoles". La portavoz hilaba así con lo dicho a primera hora de la mañana por el presidente, Pedro Sánchez, en su breve declaración institucional de despedida de Manuel Castells y de bienvenida de Joan Subirats al frente del Ministerio de Universidades. "Cercanía, empatía, diálogo, respeto —decía el jefe del Ejecutivo antes del Consejo de Ministros extraordinario— deben seguir siendo las máximas del Gobierno de España para que entre todos y todas logremos dignificar la actividad política y fortalecer las instituciones democráticas con buena educación, con serenidad y con responsabilidad en el desarrollo de la representación que ostentamos cada uno de nosotros al frente de las distintas instituciones".

Sánchez no se había referido al PP, aunque se desprendía de sus palabras, pero Rodríguez optaba por ser más directa. No "agresiva" contra el PP, se defendió, porque el Gobierno espera "más del principal partido de la oposición" que del resto de formaciones y "siempre [o sea, antes de la llegada de Casado a Génova] ha tenido sentido de Estado y compromiso con España" que ahora "se echa en falta". A su lado, el titular de la Presidencia, Félix Bolaños, separaba el "debate político" de la institucionalidad. Esto es, de la obligación que tienen los conservadores de "cumplir" con la Constitución: que dejen de "bloquear" la renovación del Consejo General del Poder Judicial, dijo, ya que su mandato caducó hace tres años. Sin embargo, ahora mismo, el Ejecutivo considera que las posibilidades de relevo en la cúpula de los jueces son mínimas.