Dimisión por motivos de salud

Castells deja el Gobierno y cede el testigo al preceptor de Colau

  • El titular de Universidades, de 79 años, se marcha por "prescripción médica", tras decidirlo de manera "reposada" y comunicárselo a Sánchez y Díaz

  • Subirats, catedrático de Ciencia Política, ya abandonó en julio su cargo en el consistorio en previsión del relevo y se sumará al Gabinete el próximo martes

Manuel Castells, hasta ahora ministro de Universidades, durante una comparecencia en la Moncloa el pasado 12 de mayo de 2021.

Manuel Castells, hasta ahora ministro de Universidades, durante una comparecencia en la Moncloa el pasado 12 de mayo de 2021. / EUROPA PRESS / O. CAÑAS

7
Se lee en minutos
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +
Olga Pereda
Olga Pereda

Periodista

Especialista en educación y crianza.

Escribe desde Madrid

ver +
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

El ministro más ausente de todos, el que nunca tuvo un especial protagonismo político, Manuel Castells, titular de Universidades, abandona el Gobierno de coalición. Se marcha por "razones personales", por su estado de salud, por "prescripción médica", y su relevo ya está claro: será Joan Subirats, catedrático de Ciencia Política, exconcejal del Ayuntamiento de Barcelona y ex número dos de la alcaldesa, Ada Colau, en el Ejecutivo municipal. Él pertenece, por tanto, al círculo más estrecho de la regidora, y fue impulsor de su candidatura. Subirats no se sentará en el Consejo de Ministros hasta el próximo martes, 21 de diciembre.

Castells, de 79 años, deja el bipartito cuando están a punto de cumplirse dos años de su formación, tal y como adelantó este jueves 'elDiario.es' y confirmó este periódico. Él entró en el Gobierno dentro de la cuota de cinco ministros de la que disponía Unidas Podemos. En el acuerdo que alcanzaron en el grupo confederal, cada una de las formaciones que lo configuran recibió su puesto en el Consejo de Ministros. En concreto, el sociólogo catalán fue propuesto por En Comú Podem, el espacio liderado por Colau. Así, el nombre de Subirats viene también a suplir esta cuota. Es el segundo relevo que sufren los morados en lo que va de legislatura. En marzo se produjo la salida del vicepresidente segundo, Pablo Iglesias, que fue subsanada por el ascenso de Yolanda Díaz y la entrada de Ione Belarra. Ahora le toca el turno al eslabón más débil, el de Castells, por su casi nulo perfil político.

"Castells ha decidido, en una decisión personal, dejar su puesto a cargo del Ministerio de Universidades. Ha sido una decisión reposada —precisaban fuentes de su departamento, bien avanzada la tarde— que ha tomado por motivos de salud y prescripción médica y en estrecha colaboración con su familia y que ya le comunicó al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y a la vicepresidenta Yolanda Díaz hace unos días". A su vez, el jefe del Ejecutivo mantuvo "informado puntualmente" al rey Felipe VI de la dimisión de Castells, según aseguraron fuentes oficiales de la Zarzuela.

Declaración de Sánchez

Sánchez, además, hará una declaración institucional en la Moncloa este viernes a las nueve de la mañana, a su vuelta del Consejo Europeo que este jueves se celebró en Bruselas y tras el que no quiso pronunciarse sobre esta sustitución puntual, justo para reservarse para su comparecencia matutina en Madrid. No se espera, según ratificaron en su equipo, que comunique más reemplazos en su Ejecutivo. Se trata, pues, de un relevo quirúrgico y limitado, que se materializará en los próximos días: este viernes será el último Consejo de Ministros de Castells y, el del próximo martes, el primero de Subirats, confirmaron fuentes del Ejecutivo a este diario.

Sánchez mantuvo "puntualmente informado" al Rey de la dimisión de su ministro y comparece este viernes para dar cuenta de la minicrisis de gobierno

Es, sin embargo, el cuarto cambio que se opera dentro de la coalición. Antes que Iglesias, se marchó Salvador Illa de Sanidad para liderar la candidatura del PSC a las autonómicas del 14-F, lo que supuso el traspaso de su cartera a Carolina Darias y la entrada en el Gabinete del hasta ahora líder del partido hermano, Miquel Iceta. En julio, Pedro Sánchez acometió la gran reordenación de su Ejecutivo, aquella de la que tanto se habló en las semanas previas pero de la que nadie supo adivinar el alcance. En aquel momento ya se barruntaba que, si había sustituciones en el ala morada, el que tenía más papeletas para salir era Castells.

Joan Subirats, nuevo ministro de Universidades, en una imagen del 25 de febrero de 2020, cuando era teniente de alcalde de Barcelona y responsable de las áreas de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad.

/ EFE / ENRIC FONTCUBERTA

"Democratización" en el acceso a la universidad

Aunque tenía buena relación con sus compañeros del Consejo de Ministros y sus reflexiones eran respetadas, lo cierto es que su papel político era escasísimo: no contaba apenas con agenda pública, tenía dos leyes en tramitación (una, la de convivencia universitaria, en el Parlamento, pero la otra, la encargada de regular de nuevo el sistema universitario, aún en estudio en su departamento), pero ninguna aprobada. En su equipo, sin embargo, incidían este jueves en que su "prioridad" fue, "desde el minuto uno", la "democratización en el acceso a la universidad". O sea, la ampliación de las becas, la reducción de las tasas o la eliminación del sistema de horquillas que impuso el exministro popular José Ignacio Wert.

Fuentes del entorno de la vicepresidenta Díaz reconocen que el relevo de Castells no fue improvisado. "Ella no ha intervenido, aunque era conocedora. Es una decisión personal del ministro, de su voluntad de cerrar una etapa y de su estado de salud", explican a este periódico. Su sustitución por Subirats también estaba cantada, recuerdan: ya en julio anunció que dejaba la tenencia de alcaldía y la responsabilidad de Cultura, Educación, Ciencia y Comunidad del Ayuntamiento de Barcelona. "Coincidiendo con mis 70 años, que obligan a jubilarme como profesor universitario, cerraré también mi apasionante labor en el Gobierno de la ciudad", escribió desde su cuenta de Twitter, pasados dos años de su acceso al cargo.

En la sustitución no ha intervenido la vicepresidenta, aunque estaba al corriente, y tampoco el presidente, ya que no forma parte de su cuota en el Ejecutivo

"Es decir, que Ada Colau, con buen criterio, pensó que no podía esperar a que tomara una decisión Castells, y preparó el vacío de Subirats a tiempo, mientras el relevo [del ministro]seguía en stand by, en la nevera", prosiguen en el círculo de Díaz. Ahora, los comunes renuevan su cuota en el Ejecutivo de coalición con un perfil muy de su gusto, de gestor municipal y de trayectoria académica. Subirats fue, además, uno de los impulsores de la candidatura de Colau en 2015, Guayem Barcelona —junto con el actual presidente del grupo de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens—, germen de los comunes, y se había convertido en uno de sus consejeros más cercanos.

Noticias relacionadas

Subirats (Barcelona, 1951) es, por tanto, un hombre de su máxima confianza, y de un perfil "más político", informa Europa Press, ya que no es independiente como Castells, aunque atesora una larga carrera en el mundo universitario. Catedrático de Ciencias Políticas de la Universitat Autònoma de Barcelona (UAB), fundó y dirigió el Instituto de Gobierno y Políticas Públicas de esta misma universidad. Es autor de numerosas publicaciones, como 'El poder de lo próximo. Las virtudes del municipalismo' (Catarata, 2016) y 'Los (bienes) comunes. ¿Oportunidad o espejismo?' (Icaria, 2017).

Colau preparó la sustitución en el ayuntamiento a conciencia, con tiempo, y al final el momento lo ha "decidido" la salud de Castells

En la parte socialista del Gobierno respondían prácticamente con el silencio. No hubo ningún pronunciamiento oficial, a la espera de las palabras del presidente. A fin de cuentas, alegaban en la Moncloa, se trata de una remoción dentro del espacio morado. "Universidades, según el acuerdo de PSOE y Unidas Podemos, es de su cuota. Salvo propuesta loca que el presidente vetara, ellos tienen libertad de gestionar las salidas y entradas de sus ministros", abundaban fuentes gubernamentales. "El presidente lo sabía, pero se va por motivos de salud. El momento no lo ha decidido ni Castells", remachaba otro estrecho colaborador de Sánchez. Otro alto cargo insistía en que en la Moncloa han "trabajado muy bien" con el equipo del ministro saliente. Pero el reputado sociólogo, maestro de la investigación en comunicación, nunca supo sobresalir en el Consejo de Ministros. No lo buscó. No parecía su sitio el Gabinete, y ahora deja su plaza tras casi dos años.