Investigación

La prórroga de las investigaciones al rey emérito o la venta de la piel del oso

  • ¿Qué ha pasado con las tres diligencias sobre Juan Carlos I que quedarán en las próximas horas todas aplazadas?

Juan Carlos, en una imagen de archivo en junio de 2018.

Juan Carlos, en una imagen de archivo en junio de 2018. / Europa Press

3
Se lee en minutos
Ernesto Ekaizer
Ernesto Ekaizer

Escritor y periodista.

ver +

¿Cuál sería el refrán español más apropiado para entender lo que está pasando con las tres investigaciones sobre actividades presuntamente ilícitas de Juan Carlos I que quedarán prorrogadas en las próximas horas por otros seis meses? Sin duda: no vendas la piel del oso antes de cazarlo.

El martes 5 de octubre, el grupo de fiscales encargado de las diligencias desde la primera semana de junio de 2020 consideró que esas diligencias deben ser archivadas. Se lo comunicaron esa misma tarde, cuando caía la noche sobre Madrid, a la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. Al día siguiente, a primera hora, los mismos fiscales advirtieron de que la noticia había sido filtrada a quemarropa y se anticipaba que el hecho se produciría al cabo de algunas semanas. El fiscal de sala a cargo de las diligencias, Juan Ignacio Campos, no participó en la reunión. Unos días más tarde, se insistía. El archivo será antes del 17 de diciembre porque, en caso contrario, se deberían prorrogar las diligencias por decreto.

La comisión rogatoria a Suiza y la regularización

Este periódico preguntó al fiscal Campos --quien aclaró que había diligencias pendientes-- por la situación el 4 de noviembre a la vista de que el anunciado archivo no veía la luz. En especial, una comisión rogatoria a Suiza sobre datos de la fundación Zagatka, entidad que ha pagado facturas de Juan Carlos I por alquiler de aviones privados antes y después de su abdicación, y por las cuales el emérito ha presentado una regularización ante la Agencia Tributaria de 4,4 millones de euros. Por su parte, el fiscal jefe de la Fiscalía Anticorrupción, Alejandro Luzón, señaló más tarde que, para decidir la prórroga de las diligencias por otros seis meses, solo se valoraban las diligencias pendientes.

Una de ellas, según se ha apuntado, es una comisión rogatoria complementaria enviada fundamentalmente sobre las cuentas de la fundación Zagatka de 2015 porque los peritos de Hacienda que examinan la regularización de Juan Carlos I necesitan conocer esa información.

Aquellos compradores de la piel del oso antes de que fuera cazado --las filtraciones del archivo-- pasan ahora factura a los vendedores de esa piel, porque ya se ha prorrogado una de las tres diligencias y en las próximas horas tendrá lugar la prórroga de las otras dos. Un fiscal de la Fiscalía del Supremo ultimaba este martes el proyecto de decreto para pasarlo a la firma de la fiscal general del Estado.

El AVE de La Meca y las transferencias de un magnate mexicano

Las diligencias ya prorrogadas por otros seis meses, a primeros de diciembre, se refieren a la investigación de un 'trust' de Jersey en el cual, según el Sepblac --la Unidad de Inteligencia Financiera de España--, aparecieron presuntos vínculos con personas relacionadas con Juan Carlos I (Manuel de Prado y Colón de Carvajal y Joaquín Romero-Maura). Ahora se prorrogarán las diligencias sobre el AVE Medina-La Meca de Arabia Saudí y las de las transferencias del magnate mexicano residente en Londres Allen Sanginés-Krause y el presunto testaferro del emérito, el coronel del aire Nicolás Murga

Noticias relacionadas

Fuentes consultadas por este diario señalan que, además de la comisión rogatoria suiza pendiente de respuesta, hay otras diligencias todavía sin acabar. Se trata de dos informes periciales de los peritos de Hacienda. Uno sobre el 'trust' de Jersey y otro sobre las donaciones del magnate mexicano. Estas diligencias explican por qué ha sido ineludible la prórroga de las tres investigaciones. 

La decisión preliminar de archivar las diligencias sigue vigente, según dijeron fuentes fiscales, a este periódico. En estas condiciones, con diligencias incompletas, por más deseo de archivar que exista, parece inevitable esperar. Al menos para guardar las formas.