A través de una consulta

Aragonès aboga por una Constitución "catalana": "La española está obsoleta"

  • El 'president' llama a "culminar con éxito" el proceso de independencia a través de un referéndum de autodeterminación

Aragonès aboga por una Constitución "catalana": "La española está obsoleta"
4
Se lee en minutos
Agencias

El 'president' de la Generalitat, Pere Aragonès, ha defendido este lunes que la Constitución está "obsoleta" y que "la única cosa que hace es reafirmar las posiciones independentistas". Desde la Bisbal d'Empordà, el jefe del Executiu ha indicado que la Carta Magna "limita las aspiraciones" de Catalunya y ha opinado que supone "una cerradura para cerrar el futuro del país".

"El Govern no quiere ninguna reforma de la Constitución española, lo que quiere es una Constitución catalana, que es lo que nos hace falta para nuestro país", ha insistido. Aragonès ha dicho que hay que "culminar con éxito" el proceso de independencia a través de un referéndum de autodeterminación "que sea reconocido y en el que se pueda aplicar el resultado". "En eso estamos trabajando porque es la forma de resolver el conflicto que tenemos con el Estado", ha señalado.

El 'president' de la Generalitat considera que este 6 de diciembre "no hay nada que celebrar" y apuesta por "reforzar las mayorías internas" en Catalunya que estén a favor de una solución política. "Hoy recordamos más que nunca que lo que nos hace falta es una constitución propia para nuestro país", ha continuado.

Las discrepancias con Junts

Por otro lado, la secretaria general adjunta y portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha pedido a Junts superar sus "discrepancias internas" para que no afecten al Govern ni a la relación entre los socios del Executiu. "Las discrepancias no están tanto dentro del propio Govern como dentro de Junts", ha alertado en una entrevista de Europa Press, al ser preguntada por las críticas de dirigentes posconvergentes como su secretario general, Jordi Sànchez, su vicepresidenta, Elsa Artadi, o el diputado Joan Canadell al pacto con los 'comuns' para desbloquear la tramitación de los presupuestos de la Generalitat de 2022.

La dirigente republicana considera que "a veces cuesta entender algunas opiniones, algunas declaraciones, porque son absolutamente contradictorias" y las atribuye a la división interna que, a su juicio, hay dentro de Junts. Para Vilalta, se trata de una cuestión que afecta a Junts pero que no debería influir en el Govern: "Lo que nos gustaría es que se pudieran superar estas discrepancias internas de un partido para que no afecten ni al Govern ni al país. Aquí cada uno debe asumir su parte de trabajo".

"Que no nos distraiga esto, la obligación del Govern, la preocupación de ERC es trabajar para servir a la gente. No estamos para perder el tiempo en peleas internas o en reproches internos con aquellos que compartimos horizonte y gobierno", ha asegurado.

Sobre si teme que en algún momento de la legislatura Junts abandone el Ejecutivo catalán, Vilalta ha señalado que ERC se dedica a "dar estabilidad al Govern y ser lo máximo de fuertes posibles para ser útiles" a la ciudadanía, y ha añadido que no serán los republicanos los que decidan qué tienen que hacer los otros partidos.

También ha defendido que ERC tiene la "capacidad" de asumir un gobierno en solitario si se da la situación pero ha insistido en que ahora mismo el escenario es una coalición con Junts.

"Pequeños avances" en la mesa

Ante la reunión de la mesa de diálogo que se prevé para inicios de 2022, la dirigente republicana ha querido mantener la discreción de cómo está yendo la negociación entre Gobierno y Generalitat para buscar una solución al conflicto catalán, pero ha confiado en que "si no hay noticias, es que son buenas noticias" y que se está avanzando. De esta manera, cree que en la reunión de principio de año se podrán "publicitar algunos pequeños avances en este camino que debería llevar a la resolución democrática", que para ERC debe pasar por la autodeterminación y la amnistía.

Sobre la ausencia de Junts en la mesa, Vilalta ha criticado que renunciar al diálogo con el Gobierno es "traicionar" sus principios como independentistas porque cree que como demócratas deben estar en cualquier espacio de negociación para hacerse escuchar, que se reconozca que hay un conflicto político y se les considere como un interlocutor válido.

Noticias relacionadas

La portavoz de ERC cree que con Junts en la mesa la posición del Govern sería más fuerte pero no cree que quede debilitada sin la formación de Carles Puigdemont porque la delegación actual --formada solo por 'consellers' de ERC-- ya representa a la Generalitat: "No es que se debilite, es que podríamos ser más fuertes", y les ha pedido que, en lugar de criticar la mesa de diálogo desde fuera, se sienten en ella y se unan ante el adversario común que sostiene que es el Gobierno y no el socio en la Generalitat.

Por eso, ha vuelto a emplazar a Junts a cambiar su delegación para que esté formada exclusivamente por miembros del Govern y se puedan incorporar a la mesa de diálogo: "No se trata de ceder ni de vetar, se trata de cumplir un acuerdo", y ha recalcado la importancia de que la mesa sea de gobierno a gobierno porque le da más legitimidad, según ella.