Iniciará el proceso tras las navidades

Díaz defiende la transversalidad de su 'frente amplio': "Yo no quiero estar a la izquierda del PSOE, le regalo esa esquinita"

  • La vicepresidenta segunda rechaza que su labor sea unificar a la izquierda, aunque asegura que todos serán bienvenidos

  • Empezará después de las navidades a viajar por España para mantener conversaciones con la sociedad civil

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Diaz. 

La ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Diaz.  / Ana Escobar/EFE

3
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +

"Yo no quiero estar a la izquierda del PSOE, le regalo al PSOE esa esquinita". Yolanda Díaz ha marcado ya el rumbo ideológico del 'frente amplio' que pretende construir de cara al próximo ciclo electoral. Las palabras de la vicepresidenta segunda y líder de Unidas Podemos dejan claro que tratara de salir del nicho electoral situado a izquierda de los socialistas y trazar un proyecto más transversal, que llegue al conjunto de la sociedad. El pistoletazo de salida para crear esta plataforma se producirá nada más pasen las navidades, cuando la ministra de Trabajo haya cerrado la reforma laboral. Será entonces cuando empiece entonces a recorrer toda España para conversar con la sociedad civil. 

Poco a poco, Díaz va dejando caer pequeñas píldoras informativas de lo que tiene en mente. Hasta ahora, la vicepresidenta se había limitado a asegurar que la cosa no iba de partidos. Tampoco de egos. Que lo importante era el diálogo con la ciudadanía. Fuentes cercanas a la líder morada concretaban que la intención es construir un proyecto similar al que levantó el actual presidente de Francia, Emmanuel Macron, pero más escorado a la izquierda. El paso que ha dado este jueves en una entrevista con Radiocable sigue la estela del líder de 'La República en Marcha', desmarcarse del espacio ideológico en el que se le enmarca tradicionalmente para intentar abarcar a un sector mayor del electorado. 

De manera clara y concisa, Díaz ha asegurado que el terreno que queda a la izquierda del PSOE en España, donde se ubican los partidos que componen Unidas Podemos y el resto de fuerzas con las que tiene más trato, "es algo muy pequeño y muy marginal". Ella apuesta más por la "transversalidad" y considera que sus políticas lo defienden. "Creo que yo trabajo para la mayoría social y las etiquetas parece que a veces te complican la vida", ha resumido. En otras palabras, el calificativo de izquierdas -o más de izquierdas que el PSOE- puede restarle apoyos en las urnas.

Ecos del pasado

Momentos después volvía ha recalcar que no está por la labor de dejarse encasillar. "Fíjese en la extrema izquierda, no la quiero, nunca he trabajado así, con fetichismos ideológicos, y no lo voy a hacer", ha subrayado. Es más, ha dicho que ella nunca ha trabajado "desde la izquierda de la izquierda". Así, ha asegurado que, por ejemplo, defender la sanidad pública no es "ni de izquierdas ni de derechas, sino de la ciudadanía española".

Las palabras de Díaz han evocado ecos de los primeros discursos de Pablo Iglesias. El exlíder de los morados propugnaba en 2014 -año en que nació Podemos- que la división "entre izquierda y derecha es una estafa" y enarbolaba que su formación no era 'ni de izquierdas ni de derechas', sino que defendía a la mayoría social.

Pero, sobre todo, la estrategia de la vicepresidenta recupera claramente la visión de Íñigo Errejón. El actual líder de Más País y exdirigente de los morados afirmó en 2019 en una entrevista a eldiario.es que "Podemos nunca debió renunciar a la transversalidad y conformarse con ser una esquina a la izquierda". La idea de transversalidad y sobre ese rincón más allá del PSOE se repite en ambos discurso.

¿Y los partidos?

Noticias relacionadas

"¿Cree que es posible unir a la izquierda?", le han preguntado a Díaz en la entrevista. "¿Qué es la izquierda? Yo no quiero unir a la izquierda. Lo que quiero es que la sociedad española sea la protagonista de un proceso imprescindible de transformación social de mi país y ahí quiero que esté todo el mundo", ha sido su respuesta, tratando de erigirse como una figura transversal. "Quiero que esté todo el mundo", ha insistido segundos después, pero sin aclarar quienes quiere que sean sus compañeros de camino.

Y, una vez más, ha recalcado que no es momento de hablar de nombres. "Ya veremos qué papel han de jugar loso partidos"; "lo de los partidos ya lo veremos", "no va de formaciones política"; "los partidos son una cosa muy pequeña en nuestro país"... De esta manera ha despachado en varios momentos las menciones sobre posibles alianzas que pueda formar en el futuro. Incluso, ha llegado a desvincular el acto que protagonizó en Valencia junto a Mónica Oltra (Compromís), Mónica García (Más País) y Ada Colau (Catalunya En Comú) de su proyecto.