Investigación

El Gobierno de Rajoy pidió a Villarejo información para perjudicar a Sánchez y otros cargos socialistas

Francisco Martínez reclamó datos al entonces policía sobre los negocios del suegro del presidente

El Gobierno de Rajoy pidió a Villarejo información para perjudicar a Sánchez y otros cargos socialistas
4
Se lee en minutos
Cristina Gallardo, Tono Calleja

El Ministerio del Interior a cargo de Jorge Fernández Díaz, ministro del Gobierno de Mariano Rajoy, reclamó información al comisario José Manuel Villarejo sobre varios de sus adversarios políticos en el PSOE, entre ellos el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, como reflejan las agendas del expolicía a las que ha tenido acceso 'El Periódico de España'. Las peticiones fueron realizadas, según estos apuntes, por Francisco Martínez en dos años diferentes, 2013 y 2015, siendo ya secretario de Estado de Seguridad.

La información requerida por Martínez al hoy principal investigado en la macrocasusa 'Tándem' se refería en primer lugar a los entonces exministros socialistas de Industria y Fomento Miguel Sebastián y José Blanco, coincidiendo en el caso de este último con la causa abierta contra él en el Tribunal Supremo por el denominado 'caso Campeón', que fue archivado en julio de 2013. En cuanto a Pedro Sánchez, aparece citado en la agenda de Villarejo de 2015, tres meses antes de las elecciones de diciembre, por unos datos que el secretario de Estado le reclamaba en relación con los negocios regentados por el suegro del hoy presidente del Gobierno.

Fernández Díaz comparece este jueves en la Comisión de Investigación sobre el caso Kitchen en el Congreso de los Diputados, donde se enfrentará a las preguntas que les realicen los diputados por su condición de investigado por el juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón, que le considera el principal responsable político de la trama parapolicial pagada presuntamente con fondos reservados para conseguir documentación comprometedora contra el partido que manejaba su extesorero Luis Bárcenas. 

Por lo que parecen revelar las agendas del comisario sobre su actividad al frente del departamento del Interior, se deduce un presunto uso espurio de los recursos policiales para favorecer intereses políticos del partido en el Gobierno que fue más allá del espionaje al extesorero, que es el único asunto concreto por el que Fernández Díaz ha sido imputado por el momento en la Audiencia Nacional.

"Los datos de P.S, le di largas"

Así, en los apuntes realizados por el comisario el 16 de septiembre de 2015, siendo ya Francisco Martínez --'Chisco' en las agendas-- secretario de Estado, aparece una anotación en el que Villarejo refleja que éste le llamó para pedirle "los datos de P.S." sobre los negocios de su suegro, a lo que añade: "le di largas". Unos días más tarde, el 23 de septiembre, Villarejo vuelve a apuntar sin embargo que ha hablado de este asunto con 'Chisco'.

Este periódico se ha puesto en contacto con Martínez, que ha declinado valorar públicamente este asunto. En todo caso, unas semanas después de producirse estos contactos entre Martínez y el comisario investigado por la Audiencia Nacional, VozPopuli publicó una información sobre la naturaleza de estos negocios.

Sebastián Blanco

Unos años antes, el 27 de diciembre de 2012 aparece un apunte referido a la conversación de Villarejo con un tal "Itur", que este periódico no ha identificado, tras lo cual el policía apunta "personarnos en el Supremo (Caso Campeón)". 

El asunto estaba siendo instruido en ese momento en el alto tribunal, y de hecho tan sólo una semana antes, el 20 de diciembre, la defensa del exministro y entonces diputado había solicitado el archivo de las actuaciones por entender que la instrucción había acreditado la inocencia de su cliente y la inexistencia de indicios de delitos de cohecho y tráfico de influencias que inicialmente se le atribuían para influir en la concesión de una licencia para un empresario amigo.

La intervención de Martínez es del 2 febrero de 2013, un mes después de ser nombrado secretario de Estado tras haber sido durante varios años jefe de gabinete del ministro Fernández Díaz. Ese día Villarejo apuntó en relación con 'Chisco': "Miguel Sebastián y Pepiño Blanco (info del CNI)", según la documentación en poder de 'El Periódico de España'.

En esos meses el foco mediático se situaba en el caso Campeón en el Tribunal Supremo, que no fue archivado hasta año y medio más tarde, el 18 de julio de 2013, por orden de la Sala de lo Penal de este órgano, que actuó en contra del criterio del instructor de la causa, José Ramón Soriano. Este magistrado había propuesto formalmente al Congreso de los Diputados que se tramitara un suplicatorio contra el diputado socialista Blanco para juzgarle por un delito de tráfico de influencias.

Consideraba el instructor que el exministro socialista "intervino notoriamente", si bien a través de terceros, para llegar al alcalde de Sant Boi de Llobregat (Barcelona) al objeto de que tratara de otorgar una licencia para la reforma de una nave a la empresa Azkar, cuyo vicepresidente era su "amigo personal" José Antonio Orozco, "sin necesidad de llevar a cabo alteraciones en el proyecto" que éste le había presentado "evitándole así desembolsar importantes cantidades". La Sala estimó, sin embargo, que "la causalidad entre la gestión de la entrevista y la modificación" que se obró después en los informes municipales para la concesión de la licencia carecía de soporte probatorio, por lo que exoneró al exministro.

Sebastián y el BBVA

En cuanto a Miguel Sebastián, se da la circunstancia de que ha sido testigo contra el comisario jubilado en relación con otra de las piezas de la causa, la que investiga la supuesta contratación de Villarejo por parte del BBVA para frustrar el desembarco de Sacyr en el banco, denominado 'Proyecto Trampa'. 

Noticias relacionadas

En su declaración ante el juez del 'caso Tándem' el pasado 26 de abril, Sebastián denunció haber sufrido "un vapuleo mediático continuado" que afectó tanto a su carrera profesional como a su vida personal.

Durante esta declaración se refirió a sí mismo como "el primer caso de 'outing' de la historia de España". Se refería a una conversación de mayo de 2005 entre Villarejo y su presunto colaborador y también policía Enrique García Castaño, revelada por Vozpópuli, en la que se alude al espionaje que sufrió el exministro en relación con su condición sexual, con el fin de frenar la citada operación empresarial.