La inversión de grandes compañías, clave

El Gobierno busca con ERC "un equilibrio" para desencallar la ley audiovisual

  • Las dos partes siguen hablando y esperan cerrar un acuerdo pronto. El Ejecutivo reconoce ahora que la directiva europea es "interpretable"

  • Podemos propone que las plataformas internacionales estén obligadas a invertir en producción de lenguas cooficiales

Los ministros de la Presidencia y de Hacienda, Félix Bolaños y María Jesús Montero, conversan en el pleno del Congreso de este 2 de diciembre de 2021.

Los ministros de la Presidencia y de Hacienda, Félix Bolaños y María Jesús Montero, conversan en el pleno del Congreso de este 2 de diciembre de 2021. / EFE / JAVIER LIZÓN

4
Se lee en minutos
Miguel Ángel Rodríguez
Miguel Ángel Rodríguez

Periodista

ver +
Juanma Romero
Juanma Romero

Periodista

Especialista en información de Gobierno y PSOE.

Escribe desde Madrid

ver +

El Gobierno de coalición y ERC no han conseguido cerrar aún la crisis abierta en torno a la futura ley audiovisual, pero las negociaciones, al menos, están ya encauzadas. Una reunión de dos hora y media este miércoles no fue suficiente para alcanzar un nuevo entendimiento. No obstante, el ministro de la Presidencia y principal negociador del Ejecutivo, Félix Bolaños, aseguró este jueves en una entrevista en 'Espejo público' (Antena 3) que seguirán dialogando con los republicanos catalanes para buscar un "equilibrio". El conflicto está en que el pacto que recogía que las plataformas de streaming deberán disponer de un 6% de su catálogo en catalán, euskera o gallego no se puede aplicar a Netflix o HBO, según la directiva europea de 2018, por estar radicadas fuera de España. Aun así, fuentes del Gobierno aseguran que se va a reconducir "muy pronto" la situación con ERC. Desde la formación independentista creen que también será posible cerrar un pacto porque las conversaciones "avanzas".

El pasado martes, fuentes gubernamentales apuntaron que el porcentaje del 6% no era aplicable a los gigantes audiovisuales extranjeros. El Ministerio de Economía alegó que la directiva europea de 2018 impedía marcar estas cuotas a servicios de streaming que tuvieran su sede fuera de España. Los republicanos catalanes amenazaron entonces con tumbar las cuentas públicas a su paso por el Senado. Aun así, una vez vueltos a sentar en la mesa de negociación, fuentes de la Moncloa señalan frente al discurso que traslada Economía que la directiva es "interpretable". Es decir, podría imponer ese 6% de lenguas cooficiales a todas las plataformas, siempre que se encuentre la cobertura legal. El Gobierno necesita mantener a ERC de su lado para sacar adelante no solo los Presupuestos o la ley audiovisual, sino toda su agenda legislativa.

Por el momento, continúa ese diálogo del que Bolaños espera que salga una solución "equilibrada". Eso sí, el hombre de confianza de Pedro Sánchez dejó claro en la entrevista en Antena 3 que "la parte fundamental de la ley" es que sea capaz de "atraer inversiones" y generar "atractivos para la industria y las grandes compañías", para convertir España en un "hub de producción audiovisual en todo el mundo".

"Vamos a buscar un equilibrio, pero sobre la premisa fundamental de que queremos que España sea un centro mundial de producción audiovisual y para eso tenemos que ser atractivos para la industria y las grandes compañías", argumentó. Por otro lado, Bolaños trató de restar importancia a la amenaza de ERC y se mostró convencido de que los Presupuestos para el próximo año "van a salir con toda seguridad" tras su paso por el Senado.

"Buena fe" y no trampas

Las conversaciones entre Gobierno y ERC han llegado con el clima caldeado. El portavoz de los republicanos catalanes acusó al Ejecutivo de "tocarles las narices" con este asunto y de haber introducido "trampas" en el proyecto de ley aprobado en el Consejo de Ministros el pasado martes. Bolaños tampoco quiso entrar en este marco y redujo el conflicto a un problema de "distintas visiones sobre un texto".

"Pero lo importante no es la letra pequeña ni los detalles. Lo que queremos con la ley audiovisual es adaptar el marco a 2021, que España sea un hub de producción audiovisual en todo el mundo. Para eso tenemos que tener capacidad de atraer inversión. Esa es la parte fundamental de la ley", afirmó.

No obstante, Bolaños no aclaró cómo se resolverá esta discrepancia con ERC. "Estamos trabajando con distintos escenarios, distintas medidas que garanticen que España puede ser un centro de producción audiovisual y también que estemos comprometidos con las lenguas cooficiales. Ahí el Gobierno apoya que tengamos un régimen que facilite la producción en lenguas cooficiales", dijo.

La propuesta de Podemos

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos, Jaume Asens, señaló como solución al enfrentamiento entre ERC y el Gobierno por la ley audiovisual que el porcentaje que plataformas como Netflix tengan que invertir en producción local en lengua oficial o cooficial no sea optativo, sino obligatorio. "Francia obliga a invertir un 20% de sus ingresos a las producciones locales. Si Francia lo hace, nosotros también podemos subir esa cuota a las plataformas internacionales y dejar claro que no solo afectará a las lenguas oficiales sino también a las cooficiales", detalló en una entrevista en Onda Cero.

Se trata de un matiz porque, según explicó, el artículo 13 de la directiva recoge que ese porcentaje de inversión sea en "la lengua del Estado o de las comunidades autónomas" y que "si esa 'o' se cambia por una 'y'" se encuentra "parte de la solución".

Noticias relacionadas

"El artículo 13 en su apartado número 1 dice que las cuotas solo se aplican a las plataformas estatales, pero tiene un apartado 2 para las plataformas que tienen sede fuera del territorio, pero que operan en el territorio de un país europeo. Esa es la puerta de entrada que permite a la directiva exigir que los Estados puedan imponer obligaciones a las plataformas que operan en sus territorios", deslizó el parlamentario de Podemos.

Asens señaló que esto es lo que pasa en el anteproyecto "cuando se obliga a las plataformas que tienen la sede fuera de España a invertir un 5% de sus ingresos obtenidos en España a la financiación de la producción local" y, sobre la exigencia de ERC al Gobierno, señaló que ambos tienen parte de razón.