Investigación judicial

La 'exconsellera' Munté declara como imputada por la colocación de un cargo en la Diputación de Barcelona

  • La actual regidora de Junts en Barcelona asegura que el puesto que ocupó su compañera de partido era de libre designación y que el nombramiento lo hizo una persona de otro partido político, como es Núria Marín, presidenta de la entidad provincial

Neus Munté. 

Neus Munté.  / ARCHIVO / DAVID CASTRO

2
Se lee en minutos
J. G. Albalat
J. G. Albalat

Redactor

Especialista en Judiciales

Escribe desde Barcelona

ver +

La 'exconsellera' y actual regidora de Junts en el Ayuntamiento de Barcelona Neus Munté ha declarado este jueves como imputada por la colocación de la que era concejal del PDCat, Maite Fandos, en la Diputación de Barcelona, y que llegó a ser detenida en 12 de noviembre del 2019 en una macrooperación de la Guardia Civil en una investigación por presunto desvío de fondos públicos. Ambas encausadas aseguraron que el cargo que ocupo de asesora técnica del área de innovación en la institución provincial era de libre "designación y confianza", dejando constancia que el nombramiento lo realizó una dirigente de otro paridos político, en concreto Núria Marín, del PSC. De esta manera, negaron haber cometido el presunto delito de tráfico de influencias.

El juez de Barcelona Joaquín Aguirre, que dirige la investigación, considera que la 'exconsellera' Munté, de acuerdo con la exportavoz del Govern Elsa Artadi y el dirigente de PDCat, David Bonvehí, "influyó" en cargos de la Diputación para que ficharan a la exconcejal Maite Fandos por temor a que se "descontrolase" y explicara cosas que les perjudicaran, según el auto en el que ordenaba la detención de la exregidora barcelonesa

De las conversaciones telefónicas intervenidas en el caso, el juez deduce que Fandos, tras abandonar el Ayuntamiento, "necesitaba urgentemente" un trabajo que le reportara un mínimo de 70.000 euros anuales, aunque hubo "dificultades" para colocarla.  Según el togado, la investigación ha puesto de relieve que la 'exconsellera' Munté "habría influido" en cargos de la Diputación de Barcelona para que nombraran asesora a Maite Fandos, un papel que fue "consensuado" con Bonvehí y con Artadi, que todavía no han sido citados. "Tal fue la influencia de Neus Munté que llegó a decirle a Gerard Figueras (que era secretario general d'Esports) que se había quedado sola defendiendo a Fandos", añade el magistrado en su resolución.

Repartos entre partidos

Noticias relacionadas

Neus Munté negó ante el juez este jueves que ejerciera esa influencia e, incluso, detalló que ella no había propuesto a Fandos para el cargo en la Diputación de Barcelona, sino su partido, ahora Junts. Explicó que el puesto que ocupó la exconcejala era de libre asignación y corresponde al reparto entre los partidos políticos, en este caso entre el PSC y Junts, que tienen un pacto de gobierno en esta entidad. Insistió que ella no había hablado en ningún momento sobre ello con Nuria Marín, la presidenta de la Diputación, que, recalcó, es de otro partido político. Respecto a la conversación con Gerard Figueras concretó que se produjo después de que Fandos fuera nombrada.

Fandos, por su parte, manifestó ante el juez que ella estaba interesada en entrar en el área de deportes de la Diputación, que era la especialidad que más dominaba, pero que no fue posible y se le designó como asesora en innovación. Al igual que Munté, alegó que su cargo era de "libre designación y confianza" y ante la pregunta de si quería cobrar más, como aparece en algunas conversaciones, la exregidora aseguró que "como todo el mundo".

Temas

Neus Munté