Elogia a Ayuso

Álvarez de Toledo presenta su libro sin el PP, con Vargas Llosa y diputados de Cs

Como era previsible, ausencia total de dirigentes del PP en la presentación del libro que tantas ampollas ha levantado dentro del grupo parlamentario.

Sí acudieron diputados de Ciudadanos, intelectuales como Vargas Llosa y Andrés Trapiello y exdirigentes de Vox como Alejo Vidal-Quadras. La escritora puso en valor "el liderazgo" de Ayuso

Cayetana Álvarez de Toledo.

Cayetana Álvarez de Toledo. / EFE

3
Se lee en minutos
Paloma Esteban

La presentación del libro de Cayetana Álvarez de Toledo, tras conocerse el contenido del libro que ha hecho estallar al grupo parlamentario del PP en el Congreso, llegó este lunes en Madrid coincidiendo con el encendido del alumbrado navideño. Como era previsible, ausencia total de dirigentes del PP con la excepción de la diputada y amiga Pilar Marcos. Sí hubo representación de otros partidos rivales, como Ciudadanos. El portavoz en el Congreso, Edmundo Bal, y los diputados Guillermo Díaz y María Muñoz no faltaron a la cita. También había sitios reservados para el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, y la candidata de ese partido en la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, aunque finalmente no acudieron. Sí lo hizo el padre del primero, Carlos Espinosa de los Monteros. También el fundador de Vox, Alejo Vidal-Quadras, que participó en la convención nacional del PP, y el eurodiputado

Mario Vargas Llosa compartió asiento con otros intelectuales como Andrés Trapiello. El Premio Nobel protagonizó uno de los momentos cuando tomó la palabra para hacer un comentario sobre la publicación que lleva por título ‘Políticamente indeseable’: “Las críticas al Partido Popular, o más bien al secretario general, son positivas, estimulantes y no tienen resentimiento”. Hubo risas entre el público ante el claro espaldarazo que el escritor dio a la diputada por Barcelona, que en su libro refleja a Teodoro García Egea como un dirigente “que hace política de pelotas y peloteo” y al que acusa de “no haber tenido una idea valiosa”.

En las primeras filas había otros incondicionales de Álvarez de Toledo como Alfredo Timmermans, que fue su jefe de gabinete y ahora viceconsejero en el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso, al que calificó como “lo mejor que me ha pasado en mi etapa de portavoz” y Gabriel Elorriaga, diputado y miembro de FAES. 

La diputada tuvo unas palabras de agradecimiento en el inicio de la presentación para Pablo Casado, “a quien le agradezco la oportunidad de haber encabezado la lista por Barcelona”, y “al grupo parlamentario, porque me apoyaron en la convicción de que el Congreso no se cierra ni en tiempos de guerra”.

También aprovechó para brindar su apoyo a Ayuso, a la que puso de ejemplo como líder, “para liderar hay que saber hacerlo, exponerse, como Isabel Díaz Ayuso”, que asumió “la posibilidad de defender la libertad frente al confinamiento político económico y moral”. Y continuó dándole las gracias, “no sólo por darnos la oportunidad de ser alternativa, sino por algo más profundo, que fue la alegría liberal del contacto y el reencuentro, del comercio”, zanjó.

A pesar del malestar dentro del PP y de tildar a Casado como "bienqueda", Álvarez de Toledo aseguró que el libro "está escrito para que Casado sea presidente del Gobierno", aunque insistió en que "llegar a la Moncloa no es lo mismo que gobernar". Y se explicó: "Puedes llegar a la Moncloa porque tu adversario se desplome o se volatilice. Pero gobernar significa cambiar las cosas y poner en pie una alternativa".

"No me van a echar del partido"

La diputada se volvió a referir a una de las intervenciones que más quebraderos de cabeza han dado al PP que fue el momento en el que le dijo a Pablo Iglesias que “era hijo de un terrorista”. A ese discurso se refiere en distintas ocasiones en el libro e incluso en la parte final lo transcribe entero. “Llamé al FRAP por su nombre y hasta por su título”, dijo entre aplausos del público. Hubo alguna oleada más de aplausos cuando otro de los intervinientes le reconoció el mérito de haberle hablado así a Iglesias, y citó a “otras dos mujeres” que contribuyeron a esa causa: “Rocío Monasterio, que le echó de un debate e Isabel Díaz Ayuso, que le echó de la política”. Volvieron los aplausos dentro del Círculo de Bellas Artes de Madrid donde transcurrió la presentación.

Noticias relacionadas

A las preguntas de algunos lectores sobre la relación de la escritora con la extrema derecha, la diputada aseguró que “si no te llaman facha no eres nadie en este país, si se lo dicen incluso a Serrat” y reconoció que si esas afirmaciones “vienen de los identitarismos”, “bienvenida sea” la extrema derecha.

La última pregunta fue si seguiría en política activa en caso de que la expulsaran del partido. La respuesta fue nítida y desafiante: "No me van a echar del partido". Lo que queda pendiente, eso sí, es la sanción económica que le pondrán por haber roto la disciplina de voto en la renovación institucional. Será en unos días.