Entrevista

Marta Vilalta: "Ayudar a la gente y sacar el país adelante no es autonomismo"

Marta Vilalta, secretaria general adjunta y portavoz de ERC

Marta Vilalta, secretaria general adjunta y portavoz de ERC / JORDI COTRINA

4
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

Marta Vilalta (Torregrosa, 1984) es la secretaria general adjunta, portavoz y, sobre todo, la elegida para llevar las riendas de ERC en el día a día tras la diáspora republicana del partido a la Generalitat, a lo que hay que sumar el encarcelamiento hasta julio de Oriol Junqueras y la residencia en Suiza de Marta Rovira. Persona de plena confianza de estos dos últimos y del 'president' Pere Aragonès, está siempre en la primera fila en toda negociación que involucre a los republicanos.

Entrevista a Marta Vilalta, secretaria general adjunta y portavoz de ERC.

Lunes, presupuestos de la Generalitat; martes, los del Estado; miércoles, fallo sobre el catalán. ¿El orden cronológico de los factores hubiera alterado el producto?

Probablemente, de haberse sabido antes, la sentencia habría dificultado la negociación, pero ERC tiene muy clara su apuesta: ser útil y evitar que las interferencias de los aparatos del Estado determinen nuestra acción política.

¿ERC considera vigente el pacto de investidura con la CUP?

Trabajaremos para cumplirlo, como así ha pasado en estos presupuestos, donde se concretan algunos de los acuerdos de ese pacto.

Sorprende que ni ERC ni Junts hayan criticado a la CUP por no aprobar las cuentas y, en cambio, sí haya habido reproches entre los socios de Govern

Independientemente de que las tres fuerzas de la investidura no hayamos coincidido en el voto, las tres fuerzas seguimos sumando mayoría en el Parlament y representamos al 52%. Y esto no lo cambia una votación. La mayoría sigue intacta y seguimos compartiendo el objetivo de la república. Nosotros trabajaremos para sacar adelante las cuentas, la legislatura y estar al lado de la ciudadanía. Hemos intentado evitar el pim-pam-pum político, porque eso no beneficia a nadie.

¿El objetivo es configurar una hoja de ruta conjunta?

Es un objetivo que hace tiempo que tenemos marcado. Cómo, después del 1-O, somos capaces de adaptarnos a los nuevos condicionantes y sentar unos mínimos comunes. Nos necesitamos todos si queremos ganar el embate. Hay que tener claro quién es el adversario: el Estado y sus aparatos

¿Eso significa empezar a dibujar el plan b, por si la mesa de diálogo no fructifica?

Significa conjurarnos para aprovechar todas las oportunidades. Sin descartar ningún escenario actual. ERC cree que el independentismo debería hacer piña en la negociación porque puede dar muchos resultados. No solo lo que se pueda obtener, sino también la ganancia en credibilidad y legitimidad, internamente y sobre todo, internacionalmente. Y eso no significa no prepararse para otras alternativas más allá de la negociación. Lo tenemos que hacer todo y no es incompatible. 

De esta semana, ¿el 'president' sale con la autoridad reforzada y el Govern con la cohesión más debilitada?

Lo que cabe destacar es que Catalunya tiene presupuestos. Y el 'president' y el 'conseller' Jaume Giró han sido los artífices que lo han hecho posible, con la ayuda de los 'comuns'.

Un diputado de Junts les tildó de autonomistas y aviso de que para seguir esa senda no contarán con su fuerza. ¿Teme ERC que Junts quiera salirse del Govern en algún momento?

Eso pende de Junts. Nos da igual los adjetivos que se nos puedan atribuir porque tenemos muy claro que lo que queremos hacer es sacar el país adelante. No descuidar el día a día. Y eso no es autonomismo, es ayudar a la gente.

La rectificación de ERC en los presupuestos de Barcelona es una de esas situaciones que acaba por alejar a la gente de la política?

Al revés. Tomamos las decisiones que creíamos oportunas, que pasaba por ser críticos con el ayuntamiento de Colau y Collboni. Pero si de eso dependían los presupuestos ( y lo 'comuns' así lo plantearon) fuimos capaces de rectificar, a pesar de las contradicciones, por el bien común de tener las cuentas.

¿Queda tocada la figura de Ernest Maragall?

No. Maragall hizo una muestra de grandeza. Tener presupuestos significan mejoras también para los barceloneses, porque los miles de millones que revierten en la ciudad. Y seguiremos haciendo nuestro trabajo de alternativa al gobierno actual.

Sin noticias públicas de la mesa de diálogo y con el retorno de temas de antaño, como Rodalies y el catalán, parece que hayamos vuelto a los tiempos del 'peix al cove'....

En absoluto. El escenario es muy distinto. Nuestro objetivo es la independencia, no el lograr las migajas. Lo que conviene es dar pasos adelante, lograr mejoras en el día a día, porque gobernar bien es la mejor manera para el independentismo para avanzar hacia la república. No se trata de tener el poder por el poder, sino que todo esté al servicio de avanzar hacia la independencia. Gobernar bien es la mejor manera para que la gente luego nos dé la confianza.

"La mesa de negociación con el Gobierno es la gran diferencia con la época del 'peix al cove'"

La próxima cumbre de la mesa de diálogo está prevista para inicios del 2022. ¿Se está trabajando discretamente? ¿Hay ya propuesta del Estado?

Efectivamente, se está trabajando discretamente. Y esa mesa es la principal diferencia de la situación actual con la del 'peix al cove'. Y estamos convencidos de que en enero se podrán presentar avances, pasos adelante.

Noticias relacionadas

¿Hasta dónde están dispuestos a llevar la desobediencia en el tema de la sentencia del castellano en las escuelas?

Un tribunal no puede decidir cómo se enseña. No puede introducir porcentajes cuando el modelo que aplicamos no los incluye, cuando la ley vigente, la 'ley Celáa', es distinta de la 'ley Wert' que es sobre la que se basa la sentencia. Seguiremos aplicando el modelo de normalización lingüística. Al contrario de lo que abogan los que defienden el '155 lingüístico' habrá más firmeza y más apuesta por seguir protegiendo el catalán.