Conflicto en las cárceles

La Policía desaloja a los sindicalistas encerrados en la sede de Instituciones Penitenciarias

  • Protestaban por las malas relaciones entre el colectivo y su mando político

2
Se lee en minutos
Juan José Fernández

Sin forcejeos pero con la dotación de dos furgones policiales movilizada, los líderes de los sindicatos de funcionarios de prisiones ACAIP-UGT y CESIF Prisiones, José Ramón López y Jorge Vilas, han sido desalojados al final de la tarde de este martes de la sede de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias, donde se habían encerrado al comienzo de la jornada.

El conflicto colectivo desencadenado en las prisiones bajo mando del Ministerio del Interior (todas menos las catalanas y las vascas) se ha encrespado más. López y Vilas se habían encerrado desde primera hora en la sexta planta de la sede de esa entidad dependiente del Ministerio del Interior, en la madrileña calle de Alcalá. Un inspector de la Policía Nacional se había personado por la tarde en la sala que ocupaban para advertirles de que serían desalojados por la fuerza si no abandonaban motu proprio su lugar de encierro.

Los dos dirigentes sindicales habían aprovechado la celebración de una mesa delegada de Prisiones al comienzo de la jornada para quedarse en las instalaciones de la secretaría ministerial que gobierna a más de 22.000 funcionarios y personal laboral adscrito a las cárceles.

José Ramón López y Jorge Vilas, líderes de Acaip-UGT y CSIF Prisiones, encerrados en la sede de Instituciones Penitenciarias.

/ J.L.

El motivo del encierro ha sido "mostrar el hartazgo ante la situación generada por esta administración, que se ha mostrado totalmente incompetente e inoperante para solucionar los problemas de la institución y mejorar las condiciones laborales de sus empleados públicos", han difundido ambos sindicatos, los mayoritarios del sector, en una nota hecha pública al poco del comienzo de esta protesta.

Con la medida han pretendido además llamar la atención del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, quien, como recuerda el comunicado, llegó al departamento con una situación parecida: los representantes de los trabajadores penitenciarios estaban también encerrados en 2018, en otra pugna laboral con el departamento. "Las relaciones entre trabajadores y administración se ha deteriorado de tal manera que hemos tenido que volver al punto de partida", explica el comunicado.

Funcionarios de prisiones se concentran a la puerta de Instituciones Penitenciarias en apoyo a sus dos dirigentes encerrados.

/ J.L.

Noticias relacionadas

Desde el pasado 20 de septiembre, los dos sindicatos mantienen con Instituciones Penitenciarias un conflicto colectivo en el que reclaman, entre otras medidas, una equiparación salarial interna entre funcionarios que hagan el mismo trabajo en distintos centros penitenciarios, una reclasificación del medio centenar de cárceles del Estado, formación universal para los miembros del colectivo y la declaración de agentes de autoridad (ya propuesta por el PSOE y Unidas-Podemos en una enmienda a la reforma de Ley de Seguridad Ciudadana, pero considerada insuficiente por las dos centrales.

A lo largo de la mañana, funcionarios de prisiones de ambos sindicatos se han concentrado en la puerta de Instituciones Penitenciarias en apoyo de sus dos presidentes.