Las cuentas de la Generalitat

Pactómetro | ¿Cómo y con quién puede Aragonès salvar los presupuestos?

El proyecto de cuentas del Govern para 2022 todavía tiene que superar el primer examen en el Parlament, las enmiendas a la totalidad

Imagen del hemiciclo del Parlament de Catalunya

Imagen del hemiciclo del Parlament de Catalunya / Quique Garcia (Efe)

4
Se lee en minutos
Jose Rico
Jose Rico

Jefe de la sección de Política

Especialista en política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Ricard Gràcia
Ricard Gràcia

Responsable del departamento de Infografía

Especialista en Visualización de la información, datos, mapas, diagramas... Nuevas narrativas

Escribe desde Barcelona

ver +

Igual que le sucede al Gobierno de Pedro Sánchez en el Congreso, el Govern de Pere Aragonès tiene por delante semanas determinantes para sacar adelante los presupuestos, en este caso de la Generalitat y que serían los primeros elaborados desde el estallido de la pandemia. La estabilidad de la coalición y del pacto de legislatura con la CUP también depende del desenlace de este envite presupuestario. El proyecto de cuentas para 2022 todavía tiene que superar el primer examen en el Parlament, el de las enmiendas a la totalidad, con vistas a que pueda aprobarse en vísperas de Navidad.

La situación actual

El 22 de noviembre será el primer día clave para el futuro de los presupuestos catalanes. A las 10.30 horas concluye el plazo para presentar enmiendas a la totalidad y estas se votarán ese mismo día, en un pleno del Parlament a partir de las 14.00 horas. Es decir, los grupos parlamentarios pueden apurar hasta el último momento para confirmar sus vetos al presupuesto, e incluso tienen margen para retirarlos hasta el mismo momento de la votación.

Para superar este primer trámite y neutralizar las enmiendas a la totalidad, el Govern necesita más votos a favor que en contra. ERC (33) y Junts (32) suman 65 votos, y el toda la oposición, 70. Cinco partidos han confirmado ya su enmienda a la totalidad: PSC (33), Vox (11), CUP (9), Ciutadans (6) y PPC (3). Es decir, los grupos que enmiendan las cuentas suman ya 62 votos. No obstante, los anticapitalistas, socios de investidura de Aragonès, han aceptado seguir negociando con el Govern. Si llegaran hasta el final con su veto y el resto de grupos de la oposición apoyasen la enmienda, las cuentas de 2022 serían tumbadas en la primera votación.

EL PACTÓMETRO

La mayoría de la investidura

Noticias relacionadas

El escenario que busca Aragonès para aprobar los presupuestos es revalidar la mayoría de la investidura, esto es, asegurarse el apoyo de la CUP (9). Los anticapitalistas han sido la principal formación con la que ha negociado el Govern hasta el momento. En busca de su 'sí', Esquerra y JxCat han aceptado algunas concesiones a las exigencias de los 'cupaires', pero ambas partes chocan por el grado de cumplimiento del pacto de legislatura.

Opciones sin la CUP

Si la CUP mantiene su enmienda a la totalidad y ante el veto también del PSC, a los socios del Ejecutivo catalán solo les queda una alternativa plausible para superar el primer trámite: lograr el apoyo o la abstención de En Comú Podem (8). El Govern y los 'comuns' mantienen abiertas negociaciones para llegar a un acuerdo que salve los presupuestos.

LAS POSICIONES DE LOS PARTIDOS

CUP

La militancia de la CUP ha votado a favor de presentar una enmienda a la totalidad, pero dejando margen al Govern para que mejore su oferta. Los anticapitalistas, pues, evitan romper las negociaciones y apuestan por mantener abiertos los contactos con el Ejecutivo. La enmienda a la totalidad puede retirarse hasta el mismo momento de la votación, el próximo lunes.

PSC

Ante el portazo de Aragonès a negociar con ellos, los socialistas han confirmado su enmienda a la totalidad. El partido de Salvador Illa se quejaba, sobre todo, de carencias en "reactivación económica y políticas sociales". Además, se han mostrado muy críticos con los cambios que la CUP quiere introducir en los presupuestos, en especial con la marcha atrás en proyectos como el de los Juegos Olímpicos de invierno o el Hard Rock en Tarragona.

En Comú Podem

La formación que lidera Jéssica Albiach en el Parlament, que ya dio su apoyo a las últimas cuentas aprobadas, negocia con el Ejecutivo catalán para evitar la enmienda a la totalidad y salvar el proyecto. Se marcan cuatro objetivos de mejora en los presupuestos: infraestructuras, sanidad, vivienda y reactivación económica. Pero también han puesto sobre la mesa el veto de ERC al presupuesto de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona.

Vox

Los ultraderechistas justifican su decisión de presentar una enmienda a la totalidad al entender que son "unos malos presupuestos", suponen un "rotundo fracaso en lo económico", están "cargados de ideología" y no se centran en los problemas de los ciudadanos. El grupo de Ignacio Garriga descarta llevar las cuentas al Consell de Garanties Estautàries porque quiere recurrirlas directamente al Tribunal Constitucional.

Ciutadans

Los seis diputados naranjas presentarán enmienda a la totalidad porque, en su opinión, las cuentas siguen la línea de las anteriores de "regar" con dinero público los "chiringuitos nacionalistas" para "mantener el 'procés'". Una línea que, añaden, lleva al "desastre" en lugar de resolver problemas como "la pobreza" o "la pérdida de oportunidades de los jóvenes".

PPC

Para los populares, estos presupuestos suponen una "masacre en impuestos a la clase media y trabajadora" y, en lugar de "ayudar a superar la crisis económica" causada por la pandemia, elevan el "gasto en propaganda", apuntando directamente a TV3 y el Diplocat como destinatarios de esta partida. Con todo ello, según el PPC, Aragonès pretende "perpetuar el legado" de Quim Torra y prolongar la "parálisis" de Catalunya una década más.