Audiencia Nacional

Roban los teléfonos móviles y ordenadores incautados a la familia Pujol

  • El material informático estaban en poder de la Audiencia Nacional y viajaba a Barcelona para su devolución al expresidente y a sus hijos

Jordi Pujol y Marta Ferrusola, en una imagen de febrero de 2020

Jordi Pujol y Marta Ferrusola, en una imagen de febrero de 2020 / JOAN MATEU PARRA

3
Se lee en minutos
El Periódico

El 23 de noviembre de 2020, cuatro hombres a punta de revólver asaltaron en plena calle una furgoneta de transporte de mercancías de la empresa MRW contratada por los abogados de la familia Pujol para trasladar de Madrid a Barcelona todos los ordenadores, 'pendrives', 'tablets' y teléfonos móviles del expresidente de la Generalitat y de sus hijos que desde 2014 estaban en poder de la Audiencia Nacional, que investiga al clan por presunto blanqueo de capitales y por su fortuna oculta en Andorra, según ha avanzado La Sexta y ha confirmado EL PERIÓDICO. El juez había accedido a la devolución de este material.

El robo fue denunciado por la empresa MRW, encargada del transporte. La denuncia por robo ya ha sido archivada.

El atraco se produjo a las 19.45 horas en la avenida Entrevías de Madrid. El transportista conducía una Fiat Ducato logotipada de la empresa MRW repleta de mercancía que debía de trasladar a un almacén central desde el que la mayoría de los paquetes iban a ser enviados a Barcelona, en concreto, a las oficinas del gabinete jurídico que defiende a la familia Pujol.

En su declaración, el transportista explicó que un todoterreno de color negro y con los cristales tintados se cruzó frente a la furgoneta cuando ésta se había detenido ante un semáforo. Cuatro encapuchados armados con revólveres reventaron los cristales de una de las ventanillas del vehículo y sacaron por la fuerza al conductor al que obligaron a tumbarse en el suelo boca abajo. Uno de los asaltantes subió entonces a la Fiat Ducato y se dieron a la fuga con los dos vehículos.

Los atracadores, han añadido fuentes jurídicas, arrancaron el dispositivo de geolocalozación del furgón y lo lanzaron a la vía, tras lo que fue recuperado por un transeúnte no identificado. Horas después, la furgoneta apareció calcinada en un descampado de una población próxima.

Según consta en las diligencias judiciales abiertas en un juzgado de Madrid sobre el robo, entre el material sustraído hay 15 pendrives, 8 ordenadores, varios monitores, teléfonos móviles, tarjetas de memoria, 'tablets' y DVD incautados a todos los miembros de la familia Pujol en los registros efectuados a raíz de la investigación por la fortuna oculta en Andorra.

El material incautado a los Pujol tenía que ser entregado en las oficinas de sus abogados -Cristóbal Martell, Albert Carillo y Xavier Melero-, una vez el juez dio por cerrada la instrucción de la causa y acordó procesar a la familia del expresidente de la Generalitat por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales, entre otros.

La fortuna de Andorra

Noticias relacionadas

La Fiscalía Anticorrupción solicita nueve años de cárcel en el 'caso Pujol' para el expresidente de la Generalitat por los delitos de asociación ilícita y blanqueo de capitales que entiende que cometió junto al resto de su familia, "al menos desde el año 1991", con "la ingente cantidad de dinero" que ocultaron en Andorra, fruto del "favorecimiento a determinados empresarios para que resultaran adjudicatarios de distintos concursos públicos de la administración pública catalana".

El ministerio público solicita la mayor pena para su hijo mayor, Jordi Pujol Ferrusola, que suma 29 años de cárcel por esos mismos delitos más los de falsedad en documento mercantil, cinco contra la Hacienda Pública y frustración de la ejecución, delito que también comparte con su exesposa por el piso que vendieron a su hija. Su exmujer, Mercè Gironès, se enfrenta a la segunda pena más alta: 17 años. Para Josep Pujol, la petición de pena se queda en 14 años de cárcel por asociación ilícita, blanqueo, delito fiscal y falsedad. El resto de los hermanos, Pere, Oleguer, Oriol, Mireia y Marta, se enfrentan a ocho años, por los dos primeros delitos.