Moción de censura

La oposición desaloja a Albiol de la alcaldía de Badalona

Xavier García Albiol, durante la intervención de Rubén Guijarro.

Xavier García Albiol, durante la intervención de Rubén Guijarro. / FERRAN NADEU

3
Se lee en minutos
Júlia Regué
Júlia Regué

Periodista

Especialista en información del Parlament de Catalunya, siguiendo la actualidad política catalana

Escribe desde Barcelona

ver +
Àlex Rebollo
Àlex Rebollo

Periodista

ver +

No hubo sobresaltos ni volantazos 'in extremis' a los que ya se ha acostumbrado la política municipal de Badalona. Xavier García Albiol se despidió este lunes de la alcaldía y entregó la vara de mando al socialista Rubén Guijarro (PSC) después de que la oposición se uniera para desbancar al 'sheriff' tras destaparse los 'Papeles de Pandora' que revelan que tiene poderes en una 'off shore' en Belice. Albiol se marcha retando a los que le desbancaron en las urnas, consciente de que el gobierno en minoría orquestado por el PSC -junto al resto de grupos, salvo Guanyem- debe demostrar en un año y medio un cambio de ciclo. El popular, ahora jefe de la oposición, ya está en campaña para vencer en las urnas en las elecciones del 2023, tras encadenar tres victorias electorales consecutivas.

Guijarro asumió el liderazgo del ayuntamiento y se convirtió en el quinto alcalde de la cuarta ciudad de Catalunya en apenas una década. Sus socios no le fallaron. La moción de censura salió adelante con el apoyo mayoritario de los 16 concejales de la oposición: el PSC, tiene seis ediles; Guanyem Badalona En Comú, cuatro; ERC, tres; Badalona En Comú Podem, dos; y Junts, uno.

El Badalona Centre Internacional de Negocis (BCIN) acogió el pleno extraordinario debido a las restricciones por covid-19 y evitó así la imagen de Albiol saliendo del Ayuntamiento sin la insignia que lucía desde mayo del 2020, cuando un desacuerdo entre el PSC y Guanyem propició su segundo mandato a raíz de la detención del entonces alcalde del PSC, Álex Pastor, obligado a dimitir tras ser detenido ebrio saltándose el confinamiento.

Los socialistas lucieron el apoyo de varios alcaldes; Albiol mostró a su séquito de colaboradores y a una representación del PP catalán sin su líder, Alejandro Fernández. El popular sostuvo que la oposición ha encontrado en la 'off shore' la "excusa" para echarle y exprimió el apoyo mayoritario de los vecinos en los comicios "tanto de izquierdas como de derechas". "Esta moción está basada única y exclusivamente, como ya viene ocurriendo en esta ciudad desde 2015, en el 'todos contra Albiol', forzada por la clase política en contra de la voluntad y de un sentimiento muy mayoritario de los vecinos de Badalona", insistió.

Guijarro intentó convencer, precisamente, al electorado 'albiolista', "el que se levanta temprano y se acuesta tarde", indicando que Albiol mintió sobre la 'off shore' demostrando "una actitud poco ética y respetuosa", y comprometiéndose, en cambio, a un mandato transparente. Guanyem Badalona mantuvo lo dicho y avaló a Guijarro, pese a la disputa abierta por el gobierno, ya que si bien avalaron al ahora alcalde, reprocharon al PSC haber negociado desde el "partidismo" hasta el punto de quedarse fuera de la junta. Pese a esto, aseguraron que garantizarán la estabilidad siempre que discutan con ellos los pactos de calado.

El fin del 'modelo Albiol'

Noticias relacionadas

Los aplausos y los abucheos se alternaron en la sala. El fiel escudero de Albiol, Ramón Riera, amigo y también apoderado de la ‘off shore’ en Belice, no condujo el debate al alegar "problemas de salud" y se sentó en segunda fila cediendo su puesto en la mesa de edad a Miguel Jurado, el ‘guante de hierro’ que precintaba locales durante largas redadas nocturnas desde el primer mandato de Albiol. Jurado ordenó el debate con contundencia, requiriendo incluso a la Guardia Urbana que "controlara" a un vecino alterado y llamando al orden ante las réplicas del público. Una edil del PP tensó el debate: "¿De qué corrupción hablan? La crisis institucional ocurrió cuando detuvieron a su compañero", dijo, consciente de que su partido perdió este lunes su bastión en Catalunya.

La oposición celebró el fin del modelo Albiol, tachado por ellos de "racista, clasista y corrupto", mientras el popular se sacudía las críticas con el aval de las urnas. El próximo duelo ya tiene fecha y ya ha empezado la campaña electoral. Al salir de la sala, Albiol actualizó su descripción en Twitter: "Trabajando por la Badalona del 2023".