Debate en el Congreso

El Gobierno y el PP contraponen sus dos modelos para salir de la crisis

Montero denuncia los recortes de los populares y Casado ve "despilfarro" en los Presupuestos

El Ejecutivo espera superar este jueves la votación de las enmiendas para intentar tumbar las Cuentas

La bancada socialista y ministros del Gobierno aplauden la intervención de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero.

La bancada socialista y ministros del Gobierno aplauden la intervención de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero. / David Castro

5
Se lee en minutos
Rosa María Sánchez
Rosa María Sánchez

Redactora jefe

Especialista en Macroeconomía, presupuestos, impuestos y pensiones.

Escribe desde Madrid

ver +
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

Si los Presupuestos del Estado para 2022 han de ser los del "adiós a una crisis y el inicio de un nuevo ciclo político", según planteó la ministra de Hacienda, María Jesús Montero en el Congreso, el debate de totalidad del proyecto de ley se convirtió este miércoles en un choque entre los dos modelos diferentes que plantean el Gobierno y el PP para dejar atrás las secuelas económicas provocadas por la pandemia.

El líder de los populares, Pablo Casado, censuró el "despilfarro" del proyecto de Presupuestos y defendió una rebaja fiscal de 10.000 millones de euros. El presidente de los conservadores criticó el aumento del déficit y de la deuda que, desde su punto de vista, siempre provocan los socialistas cuando gobiernan. "Retiren los Presupuestos porque si no tendrá que venir el PP a arreglar la ruina de un Gobierno tan nefasto", le dijo a la ministra. Por su parte, Montero preguntó a Casado por los recortes de gasto que provocaría su rebaja fiscal y le acusó de intentar resucitar la receta de "austericidio" que el Gobierno de Mariano Rajoy aplicó a partir de 2012 para encarar la crisis de deuda de entonces, abundando en la desigualdad.

"Son los Presupuestos de adiós a una crisis y de inicio de un nuevo ciclo político que hay que impulsar"

María Jesús Montero. Ministra de Hacienda

El choque entre Gobierno y oposición se produjo en la primera sesión del pleno del Congreso para debatir las siete enmiendas de totalidad que otros tantos grupos parlamentarios han presentado contra el proyecto de Presupuestos para 2022. Si no hay sorpresas de última hora, ninguna de las siete enmiendas presentadas por PP, Vox, Ciudadanos, JxCat, CC, CUP y Foro Asturias saldrán adelante en la votación de este jueves. Los pactos presupuestarios alcanzados por el Gobierno de coalición (PSOE y Unidas Podemos) con ERC y PNV y la negativa de otros socios habituales a vetar las Cuentas permitirán al Ejecutivo superar este primer trámite. Después, los Presupuestos continuarán analizándose en comisiones y los grupos podrán intentar introducir enmiendas parciales.

Gastos e ingresos

En la definición de su propio modelo para encarar la salida de la crisis, la ministra de Hacienda defendió el proyecto de ley que conlleva el mayor gasto público de la historia, con ayuda de más de 26.000 millones de euros de fondos europeos. Montero también destacó que estas Cuentas soportan "la mayor cifra de la historia" en gasto social, así como un nivel récord de inversión pública (40.000 millones de euros). Y en el capítulo de ingresos, el proyecto de ley incorpora una subida fiscal total por importe unos 500 millones de euros, en espera de que el comité de expertos entregue a partir de febrero su informe para una reforma tributaria que debe permitir elevar la presión fiscal en la recta final de la legislatura.

En particular el proyecto de Presupuestos incluye como novedades un tipo efectivo mínimo del 15% en el impuesto de sociedades para empresas con una facturación superior a 20 millones y para grupos. También se rebaja de 2.000 a 1.500 euros la aportación máxima a planes de pensiones individuales y se eleva de 8.000 a 8.500 en el caso de los planes de empleo. Además, para los autónomos, se prorrogan los límites actuales que permiten tributar por el sistema de módulos en el impuesto sobre la renta y en el IVA.

"Recaudan más porque los españoles se empobrecen más con los impuestos y la inflación, como pasa siempre con el PSOE”

Pablo Casado. Líder del PP

Frente a este modelo, Casado defendió una rebaja fiscal de 10.000 millones de euros (que incluye la supresión de los impuestos autonómicos sobre patrimonio, transmisiones patrimoniales y de sucesiones y donaciones), acompañada de un recorte de gasto (que los populares vinculan con partidas de "despilfarro" y "duplicidades") y medias de apoyo a las familias. El dirigente también exigió al Gobierno que dé a conocer el Acuerdo de Funcionamiento ('Operational Agreement'), el contrato que va a firmar con Bruselas para controlar las reformas y los fondos europeos. Si no, avisó, irá a la Comisión Europea a pedirlo. En ese documento se detallarán los indicadores para poder monitorizar los compromisos hechos y el PP cree que sería útil para "fiscalizar" al Ejecutivo.

"Todavía no toca hacer planes de ajuste", le respondió Montero. "No podemos hipotecar el crecimiento", añadió. La ministra de Hacienda vio en Casado "una caricatura de sí mismo", por dibujar una España "negra todo el tiempo".

Insultos de Vox

Después de Casado le tocó el turno a Vox. Iván Espinosa de los Monteros incidió en que este Ejecutivo "deteriora el tejido productivo" y "lastra la competitividad". Durante la réplica de la ministra, un diputado ultra llamó "gilipollas" a Montero. Ana Pastor (PP), que como vicepresidenta de la Cámara ejercía de presidenta en ese momento, decidió retirar la palabra del Diario de Sesiones.

En opinión de Inés Arrimadas, presidenta de Ciudadanos, estas Cuentas no pueden tramitarse porque están pactados con "populistas" y "separatistas" con el único objetivo de mantener a Sánchez en la Moncloa. La ministra de Hacienda le respondió que sus argumentos no son "convincentes" y le invitó a reconsiderar su posición y discutir las diferentes partidas.

Por parte de Junts, que también pide la devolución, Míriam Nogueras usó parte de su turno para criticar a ERC por no presentar enmienda a la totalidad tras pactar que fijarán junto al Gobierno, en los próximos meses, el porcentaje que protegerá el catalán en la futura ley audiovisual. Según Nogueras, los republicanos, con los que cogobiernan en la Generalitat, ha dado a Sánchez un "cheque en blanco".

Ejecución escasa en Catalunya

También tomaron la palabra el resto de formaciones que están en el grupo Plural con Junts, aunque no hubieran presentado enmienda a la totalidad. Fue el caso del PdeCat. El portavoz, Ferran Bel, catalán considera que hay partidos que apuestan por el "cuanto peor, mejor" y por eso intentan tumbar los Presupuestos. En esa lista colocó al PP, Vox y también a Junts. En su alocución, Bel criticó la escasa ejecución de inversiones presupuestadas en Catalunya en las últimas cuentas, un 30%. Montero, en la réplica, le dio la razón y añadió que su "aspiración" es "velar de manera detallada por el cumplimiento de inversión".

Noticias relacionadas

En el grupo parlamentario Mixto, tres formaciones defendieron su enmienda a la totalidad: la CUP, Coalición Canaria y Foro Asturias. Las tres coincidieron en denunciar que no atendían las necesidades de sus territorios. La portavoz de los antisistema, Mireia Vehí, lamentó que las Cuentas no reviertan la desigualdad en Catalunya y advirtió a ERC de que "no es útil" pactar con Sánchez. Justificó su veto por la falta de medidas "valientes" contra el cambio climático y la redistribución de la riqueza.

El debate se cerró casi a las diez de la noche, después de ocho horas de sesión parlamentaria, entre la exposición inicial de Montero y los cara a cara con los grupos parlamentarios.