Debate en el Congreso

Casado ve los Presupuestos "desfasados" y acusa a Sánchez de malgastarlos para agradar a sus socios

  • Montero afea al líder del PP que dibuje un escenario ruinoso y esté esperando "que se caiga España"

  • El jefe de la oposición pide al Ejecutivo que haga público el contrato técnico con Bruselas para poder controlar las reformas

Pablo Casado, durante su intervención en el debate sobre las enmiendas de totalidad a los Presupuestos, este miércoles en el Congreso.

Pablo Casado, durante su intervención en el debate sobre las enmiendas de totalidad a los Presupuestos, este miércoles en el Congreso. / David Castro

3
Se lee en minutos
Pilar Santos
Pilar Santos

Periodista

ver +

El Congreso lleva todo el día debatiendo las enmiendas a la totalidad a los Presupuestos Generales del Estado de 2022. Después de la intervención inicial de la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha llegado el turno de los grupos que han pedido vetar las Cuentas. El primero en tomar la palabra ha sido el líder del PP, Pablo Casado, que ha calificado los Presupuestos de "radicales", porque buscan contentar a los socios independentistas y nacionalistas, y "falsos". Casado ha recordado que varias instituciones, entre otras el Fondo Monetario Internacional (FMI) y la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (Airef), han avisado de que hay que recortar las previsiones de crecimiento por la elevada inflación y por eso cree que los números incluidos por el Ejecutivo ya están "desfasados". Por ejemplo, la Airef rebajó el crecimiento del PIB este año hasta el 5,5% y del próximo al 6,3%. En un principio las previsiones eran idénticas a las del Gobierno: 6,5% y 7%, respectivamente. En opinión del jefe de la oposición, Pedro Sánchez debería hacer "reformas estructurales" y no "dilapidar" los Presupuestos, en los que están incluidos los fondos europeos, "a comprar el voto" de los socios.

En la tribuna, Casado ha llegado a afirmar que las Cuentas de 2022 están pactados con Bildu "a cambio de la excarcelación de 200 presos de ETA" y con ERC, "a cambio de los indultos". El líder del PP ha reclamado a Sánchez que las retire porque si no "tendrá que venir el PP a arreglar la ruina de un Gobierno tan nefasto".

Después de este escenario tan negro, Montero ha subido a responderle. La ministra de Hacienda le ha dicho que se ha convertido en "una caricatura de sí mismo", por dibujar una España "negra todo el tiempo". "Le molesta que a España le vaya bien. Está usted en sus cosas. Que caiga España, que ya la levantaremos. No es nada original", le ha reprochado recordando las palabras de Cristóbal Montoro. En mayo 2010, el entonces ministro de Hacienda le dijo a la diputada Ana Oramas (Coalición Canaria) que dejara caer al Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, que después ya ganaría el PP. En aquella fecha, el entonces presidente socialista sacó adelante un tijeretazo exigido por Bruselas que pudo sacar adelante a CiU, el PNV y Coalición Canaria.

Noticias relacionadas

El jefe de la oposición ha exigido al Gobierno que dé a conocer el Acuerdo de Funcionamiento ('Operational Agreement'), que es algo así como el contrato que va a firmar con la Comisión Europea para controlar las reformas y los fondos europeos. Si no, avisó, irá a la Comisión Europea a pedirlo. En ese documento se detallarán los indicadores para poder monitorizar los compromisos hechos.

Según fuentes de Hacienda, el documento todavía no está listo (debe llevar la firma de Montero y el comisario de Economía, Paolo Gentiloni) y no está decidido si se hará público o no. El Ejecutivo fijó en junio una hoja de ruta que ya hizo pública con una serie de hitos a cumplir en ocho fases (entre los más importantes, la reforma laboral y la de pensiones). Después de que llegaran los primeros 9.000 millones este verano, sin ninguna reforma a cambio, ahora, el Ejecutivo español está pendiente de rematar ese Acuerdo de Funcionamiento para poder recibir los 11.000 millones de la primera fase a cambio de haber cumplido las 52 medidas fijadas. Según el Gobierno están todas cumplidas, porque se hicieron en 2020 y en el primer semestre de 2021. Fuentes de la dirección del PP denuncian "secretismo" y consideran que "es un derecho de los grupos parlamentarios" poder "fiscalizar" la labor del Gobierno durante la ejecución de los fondos.