Presupuestos catalanes

El PSC se queda con la mano tendida en el aire

Los socialistas reciben un portazo de la Generalitat a sus propuestas de acuerdo

Aragonès e Illa durante el debate de política general en el Parlament.

Aragonès e Illa durante el debate de política general en el Parlament. / Enric Fontcuberta (EFE)

2
Se lee en minutos
Daniel G. Sastre
Daniel G. Sastre

Periodista

Especialista en política catalana y española

Escribe desde Barcelona

ver +

El PSC lleva meses con la mano tendida hacia el Govern para negociar los próximos presupuestos catalanes, pero nadie en la Generalitat se da por aludido. La apuesta estratégica del Ejecutivo sigue siendo buscar los votos de la CUP para aprobar las cuentas, y, a pesar de que por ahora no hay ningún acuerdo, no se plantean recurrir a los socialistas.

El 'conseller' de Economia, Jaume Giró, aún no ha presentado un borrador de los Presupuestos. Se comprometió a hacerlo a mediados de octubre, pero la negociación con los antisistema se está alargando. El 'president' Pere Aragonès intentó tranquilizar a los suyos el viernes, y a la vez dejar de nuevo claro su rechazo al PSC. “Vamos por el buen camino en la negociación de los presupuestos. Estamos trabajando con la CUP y para poder aplicar el acuerdo que tenemos con ellos necesitamos estos presupuestos. Yo quiero aplicar mi programa, que no es el del PSC. Con la CUP tenemos un acuerdo y algunos puntos en común”, dijo en la Ser.

Lo cierto es que el acuerdo de investidura entre todas las fuerzas independentistas de la Cámara no incluía ningún pacto para las cuentas, y el PSC explora esa rendija para presentarse como un partido con voluntad de ayudar a la gobernabilidad. Los socialistas, que con Salvador Illa al frente se han convertido en el primer partido del Parlament, confirman que nadie del Govern les ha llamado. "No hay nada", asegura la número dos de Illa, Alícia Romero.

Diferencias entre socios

El PSC sospecha que, por cuestiones estratégicas, es Esquerra quien les veta, y que "quizás" en JxCat hay más partidarios de buscar una alianza con los socialistas que de buscar el apoyo de la CUP, que ya ha dejado claro que en todo caso sus votos no serán gratis. Además, los socialistas advierten de que quedan pocas semanas para iniciar los trámites para aprobar el presupuesto si el Govern no quiere prorrogar las cuentas actuales. De ahí que Illa insistiera este domingo en ofrecerse como socio alternativo a la CUP.

Como no ha habido comunicación, los socialistas no han podido ni siquiera plantear sus peticiones al Govern. Romero deja claro que no hay "condiciones" previas, pero el PSC sigue empeñado en que se reúna una mesa de partidos catalanes en paralelo a la negociación entre la Generalitat y el Gobierno. El independentismo no quiere oír hablar de esa propuesta. Tampoco hay avances significativos por ahora en las conversaciones sobre la renovación pendiente de importantes órganos autonómicos, como la CCMA y el CAC.

Noticias relacionadas

En lo que sí coinciden los socialistas con ERC es en desvincular los presupuestos catalanes de los Presupuestos Generales del Estado. En el PSC recuerdan que los republicanos "siempre han separado las dos carpetas", y que, a diferencia de los 'comuns', ellos tampoco han insistido en unir la suerte de los dos proyectos.

En el PSC tienen claro que ERC pretende "ningunear" a los socialistas catalanes para priorizar los contactos con el PSOE y con el Gobierno. Sin embargo, están dispuestos a reivindicar la victoria de Illa en las últimas elecciones: "Aragonès ya sabe, y si no se lo recordamos, que si quieren hablar sobre algo relativo a Catalunya tiene que hablar con nosotros".