Malestar entre los socios

Podemos se desvincula de la querella contra Batet y Rodríguez abandona el partido

  • Ambos movimientos pueden ayudar a rebajar la tensión en el Gobierno entre socialistas y morados

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en una foto de archivo.

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, en una foto de archivo. / Efe / Mariscal

6
Se lee en minutos
El Periódico

El PSOE salió en defensa de la presidenta del Congreso, Meritxell Batet, después de que sus socios en el Gobierno y en el Congreso cargaran contra ella por la decisión de retirar el escaño a Alberto Rodríguez, dirigente de Unidas Podemos. Batet procedió tras recibir la nota aclaratoria del Tribunal Supremo (TS) en la que Manuel Marchena insiste en que la pena que se le impuso por atentado a la autoridad, al pegar una patada a un policía en 2014, implica su "obligada" inhabilitación. Nada más conocer la resolución, los líderes morados acusaron a Batet y al TS de "prevaricación" y anunciaron una querella contra la dirigente socialista. Pero este sábado, en un intento de rebajar la tensión, el ministro de Consumo, Alberto Garzón, aseguró que la presentará Rodríguez "a título personal" y que no será una iniciativa de Unidas Podemos. Poco después, Rodríguez anunciaba que dejaba la formación morada.

"Se trata de una acción jurídica a título personal por parte de alguien que, como el resto del espacio político, estamos indignados por este proceso", afirmó Garzón en un acto en la estación Madrid Puerta de Atocha. Garzón dijo que "es natural", desde su punto de vista, que la persona que es "víctima de este proceso", el diputado, "haya pensado iniciar una serie de acciones legales".

"Creo que toca cerrar un ciclo", anunció Rodríguez poco después. "Tengo clara mi inocencia. Esto ha sido una cacicada a la voluntad popular y al pueblo canario y haré todo lo que esté en mi mano jurídicamente, por supuesto", señaló a su llegada al aeropuerto de Tenerife. Rodríguez acusó al PSOE de “robar” su acta de diputado. “Lo mas grave es que se ha producido una interferencia con muy pocos precedentes del Poder Judicial en el Legislativo. Y el PSOE, que es quien ostenta la presidencia de la Cámara, sin reunir a la Mesa y con un informe demoledor en contra de los letrados del congreso, acaba de robar el acta”, señaló el ya exdirigente de Podemos. Según el exparlamentario, hasta hace unos meses secretario de Organización de Podemos, la sentencia del Supremo, busca “perseguir el activismo social y criminalizar la protesta”. 

Por su parte, la ministra de Defensa, Margarita Robles, defendió que "los problemas políticos se resuelven políticamente y no interponiendo querellas", y apostó por un país con diálogo, tolerancia y convivencia. "Judicializar la vida política no es lo mejor", remachó desde Santiago de Compostela. Por su parte, el secretario de Organización del PSOE, Santos Cerdán, expresó su respaldo a Batet en su "cumplimiento riguroso de la ley", porque las sentencias "se recurren pero no se incumplen".

El comunicado del CGPJ

El pasado viernes, la ministra y líder de Podemos, Ione Belarra, acusó al TS de "presionar" a Batet para que le retirara el escaño a Rodríguez "aunque ambos saben que no es lo que dice la sentencia". La atribución de un delito a los magistrados desencadenó un comunicado de la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) en el que mostraron "su profundo malestar porque tales declaraciones hayan sido formuladas por un miembro del Gobierno de la Nación" y "recordándoles que la primera obligación de un responsable público es no contribuir al desprestigio de las instituciones democráticas y, dentro de ellas, el Poder Judicial".

El presidente del grupo parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Jaume Asens, criticó el reproche del CGPJ y afirmó que el "único comunicado legítimo" tras casi tres años con mandato caducado debe ser el de su "disolución". El portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, manifestó en la misma red social que cada vez hay "más voces jurídicas explicando que lo que se ha hecho con Alberto Rodríguez no se ajusta a derecho, por ser muy suave en los adjetivos". Y, a continuación, afirmó que el "Estado profundo está tan desatado que ya pasa completamente del derecho", lo cual "obviamente" es "muy peligroso para la democracia".

PP y Cs iden el cese de Belarra

Desde la oposición, mientras tanto, el vicesecretario de Participación del PP, Jaime Olano, reclamó el abandono de "inmediato de los ataques por parte del Gobierno contra la Justicia", y volvió a pedir al presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, el cese de Belarra tras su "inaceptable" crítica al Tribunal Supremo. "Si Pedro Sánchez no cesa hoy mismo a la señora Belarra, se está convirtiendo en cómplice de esos ataques a la separación de poderes, a la Justicia y en definitiva a nuestro estado de derecho y sistema de libertades. ¡Que ponga orden de una vez en ese gobierno que se ha convertido en una jaula de grillos!", señaló.

Por su parte, el líder de Cs en el Parlament, Carlos Carrizosa, pidió al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que "cese inmediatamente" a Belarra. "Este insulto, esta calumnia que la señora ministra ha proferido contra los miembros del Tribunal Supremo debe suponer que Sánchez la cese inmediatamente", defendió en declaraciones ante los medios tras el Comité Autonómico del partido en Sant Vicenç dels Horts (Barcelona). El líder naranja también consideró que, en un primer momento, Batet "no quiso acatar la decisión del TS", algo que ha provocado, según él, un enfrentamiento entre el poder legislativo y el judicial.

Junts y ERC se suman a las críticas

El dirigente de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, quiso "recordarle a la izquierda española que se puso de perfil cuando los jueces ya hicieron con independentistas lo que ahora han hecho con uno de los suyos", en alusión a Podemos. "Estar a su lado frente a una represión que va a por todos y todas? Más aún. Que la crítica no nos haga perder el foco", añadió en las redes sociales.

Noticias relacionadas

La portavoz de JxCat, Míriam Nogueras, afirmó que los morados "miraron a otro lado" cuando la justicia retiró el escaño a los presos independentistas en el Parlament y en la Cámara Baja y "encarceló" al Govern del 1-O. "La gente de Podemos, de los comunes, ¿dónde estaba cuando en 2017 Marchena hizo retirar el acta a Francesc Homs? Estaban mirando hacia otro lado, inmersos en su guerra para destruir nuestro espacio, y también estaban anestesiando al independentismo", dijoen un acto en Granollers (Barcelona) en el que ha dicho que el independentismo es el único movimiento que se ha levantado ante la justicia. Asimismo, la presidenta del Parlament, Laura Borràs, reprochó a la presidenta del Congreso que no haya "preservado" la "autonomía" de la Cámara baja