Cónclave en las filas socialistas

El PSC ancla el diálogo y el federalismo en la nueva hoja de ruta del PSOE

  • El texto refresca la vigencia de la demanda de ir un paso más allá respecto al Estado de las autonomías

  • El exministro considera "normal" que haya sus más y sus menos entre regiones a cuenta del reparto económico

El líder de la oposición y jefe de filas del PSC en el Parlament, Salvador Illa, en el Parlament.

El líder de la oposición y jefe de filas del PSC en el Parlament, Salvador Illa, en el Parlament. / ACN / Job Vermeulen

3
Se lee en minutos
Xabi Barrena
Xabi Barrena

Periodista

Especialista en información sobre el Govern de Catalunya, de ERC y en el seguimiento de la actualidad del Parlament.

Escribe desde Barcelona

ver +

El PSC cumplió con sus objetivos. La nueva hoja de ruta del PSOE, es decir, la ponencia ideológica que será aprobada en el congreso que este fin de semana se está celebrando en Valencia, incluirá las referencias que los socialistas catalanes requerían para anclar el diálogo, el pacto y, aun más importante, la declaración de Granada y la de Barcelona en el contexto de la situación de Catalunya. En una de las enmiendas que ha sido incorporada al nuevo cuerpo doctrinal, se asevera que la "la España multinivel es la que ofrece cauces democráticos de diálogo y pacto en el marco de la ley para dar salidas" a contextos como el catalán, "en clave de mayor profundización del Estado de las autonomías".

Las Declaración de Granada, interna del propio PSOE, a la que se alude tiene su miga. Del 2013, recoge el anhelo del PSC de profundizar en la federalización de España, incluso mediante una reforma constitucional, según ha mantenido siempre el todavía primer secretario de los socialistas catalanes, Miquel Iceta. En esa declaración textualmente se asevera que "el Estado autonómico contiene desde su origen una evidente vocación federal; pero en su diseño y en su desarrollo han faltado piezas que forman parte esencial de los Estados federales que mejor funcionan".

La Declaración de Barcelona, entre las ejecutivas del PSOE y del PSC (siguen siendo partidos distintos) remacha en el mismo clavo. Escrita en julio del 2017, a tres meses del otoño caliente, el texto afirma que "para superar el enfrentamiento entre el inmovilismo del gobierno central y la deriva independentista unilateral es necesario abrir un nuevo escenario de diálogo y propuestas concretas que, como es sabido, en nuestra opinión, debe culminar en una profunda reforma federal", que reconozca la realidad plurinacional de nuestro país sin afectar a la soberanía del pueblo español". Hace cuatro años, no faltaron voces, como la del presidente de Castilla-La Mancha y 'barón' del partido, Emiliano García-Page, que circunscribieron esa declaración entre PSOE y PSC al "clima preelectoral" que, según él, se estaba viviendo en Catalunya.

Pluralidad lingüística

La enmienda aprobada también alude a la "pluralidad lingüística y cultural", en pleno debate sobre la ley del audiovisual y el encaje de cuotas paras las lenguas españolas en los contenidos de las grandes plataformas. Así, se sanciona que "el fortalecimiento del proyecto de España se sustenta en el reconocimiento de esa "pluralidad e, incluso, lanza una advertencia: "Cada vez que se han ignorado estos principios, se han sembrado problemas en cuyo encauzamiento hemos invertido extenuantes esfuerzos políticos que generan fatiga social y nos desvían de los verdaderos retos globales".

Vuelve, va volviendo pues, el 'tema catalán' , como sinónimo de problema irresuelto. Si esa omnipresencia catalana no se entendería, por ejemplo, ese cónclave organizado por el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo sobre la financiación autonómica, con invitación a presidentes socialistas, García-Page, sin ir más lejos, ante el temor de que el Ejecutivo de Sánchez pacte bilateralmente un sistema con la Generalitat.

Ante ello, el secretario de Organización del PSC, Salvador Illa, ha defendido que es "normal" que haya posiciones diferentes y que "es un debate que se tiene que afrontar", por lo que ha confiado que el cónclave del PSOE de este fin de semana en Valencia servirá para "encontrar un punto de encuentro". En cualquier caso, ha insistido en que la financiación debe ser justa sin que "nadie tenga privilegios" por el propio modelo, además de tener en cuenta el coste real de los servicios públicos. El líder de la oposición en el Parlament, además, instó al Govern a participar "activamente" en el debate sobre el nuevo modelo.

Noticias relacionadas

Contra el "neocentralismo"

Asimismo, la ponencia del PSOE ha asumido la apuesta por descentralizar las sedes de las instituciones del Estado para lograr un mayor equilibrio territorial y, a la vez, combatir "la amenaza del neocentralismo" de quienes "desprecian los logros evidentes del Estado de las autonomías".