Audiencia Nacional

El tribunal rechaza el intento de Villarejo de frenar 'in extremis' su primer juicio

  • La vista continuará este jueves, pero luego suspenderá hasta mediados de noviembre para dar tiempo a las defensas a ver las agendas del excomisario

  • Los abogados alegaban indefensión por no haber tenido acceso al rollo de sala, mientras que la fiscalía trata de incorporar documentos sobre los registros

Comienza el primer juicio a Villarejo por el caso Tándem en la Audiencia Nacional. / AFP / ÓSCAR DEL POZO / VÍDEO: EFE

3
Se lee en minutos
Ángeles Vázquez
Ángeles Vázquez

Periodista

Especialista en Tribunales y Justicia

Escribe desde Madrid

ver +

La Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Nacional ha rechazado el intento de la defensa del excomisario José Manuel Villarejo, ejercida por él mismo y por el letrado Antonio García Cabrera, de suspender 'in extremis' el primer juicio al que se enfrenta por la contratación de sus servicios para presuntamente espiar a la competencia o resultar beneficiado en una herencia. El tribunal decidió mantener la sesión de este jueves, pero la siguiente no será hasta noviembre para así dar tiempo a las defensas a revisar las agendas del expolicía, que solo pueden examinar en el juzgado donde se instruye el caso Tándem, en el que se investigan las cloacas policiales.

García Cabrera había alegado indefensión por no haber tenido acceso al rollo de Sala con las actuaciones practicadas y desconocer las conformidades que la fiscalía ha alcanzado con gran parte de los clientes del excomisario, que han admitido los hechos a cambio de una pena inferior a los dos años de prisión. La Fiscalía Anticorrupción y la acusación que ejerce Podemos se opusieron, al entender que la instrucción se ha ido notificando a las partes. El ministerio público solicitó, además, la incorporación de las actas de los registros practicados en el procedimiento y un informe policial que acredita la veracidad de las anotaciones de las agendas del excomisario que utilizará en la vista.

La presidenta del tribunal, Ángela Murillo, rechazó incorporar la documentación y señaló que las cuestiones previas continuarán este jueves y luego, el 15 de noviembre, lo que hace que los interrogatorios de los acusados no sean hasta diciembre. Eso da tiempo a las defensas para examinar las agendas. Las sesiones previstas para finales de este mes se han suspendido y así el abogado del exjefe de la Unidad Central Adjunta Operativa de la Policía Enrique García Castaño, Aitor Martínez, podrá asistir en Londres a la vista de extradición del fundador de Wikileaks Julian Assange.

"Enemigo a aniquilar"

Al entrar en la Audiencia, Villarejo, que vistió con toga para ejercer su defensa desde estrados, se mostró confiado en la justicia y "en la independencia de jueces y fiscales", como ya hizo en el primer juicio al que se enfrentó por las injurias que le atribuyó el exdirector del CNI Félix Sanz Roldán, del que resultó absuelto. Señaló que no se le había tratado "como un presunto delincuente, sino un enemigo que hay que aniquilar", por hacer "denuncias continuas de las ilegalidades que ha habido en este país".

Villarejo está siendo juzgado en tres de la treintena de piezas en las que se investigan los contratos suscritos con el buque insignia de su entramado empresarial, Cenyt. Comparte banquillo con una treintena de acusados, entre los que están su socio, Rafael Redondo, y su esposa, Gema Alcalá, así como García Castaño y los inspectores Constancio Riaño y Antonio Bonilla y el subinspector Javier Fernández. Anticorrupción solicita para Villarejo 109 años de cárcel y para los dos primeros 115 y 86 años, respectivamente.

Iron, Land y Pintor

Las piezas que se juzgan, Iron, Land y Pintor, tienen en común que se contrató al exagente para acceder a información sensible y reservada de personas o empresas. La primera se refiere al encargo en 2012 del bufete Herrero y Asociados para espiar e incluso poder denunciar al despacho al que se habían ido sus exsocios y abogados.

Noticias relacionadas

En Land, se investiga el contrato con Cenyt de Procisa, empresa de Susana García Cereceda (hija del promotor de la urbanización La Finca, Luis García Cereceda), para conseguir "información reservada de terceros" como Jaime Ostos, marido de su hermana Yolanda, para "poder presionarle" y que se apartara de la "gestión del elevadísimo patrimonio" de su mujer; o de la viuda del promotor, Silvia Gómez Cuétara.

En Pintor, los empresarios Juan y Fernando Muñoz están acusados de contratar al excomisario para presionar a un exsocio por una deuda y conseguir que él y su abogado, el exjuez Javier de Urquía, "modificaran su estrategia procesal" en un procedimiento judicial. Villarejo les ofreció un vídeo de Urquía consumiendo cocaína.